Preocupa deterioro de relación con Estados Unidos

Sociedad civil lamenta que en ese país se suspenda el apoyo local a través de los fondos Usaid.

Desde su regreso al poder en 2007, Daniel Ortega prohibió la cooperación oficial a las organizaciones de la sociedad civil.

El presidente Daniel Ortega, según sus críticos, pone en riesgo la relación con Estados Unidos, el principal socio comercial de Nicaragua. LA PRENSA/ARCHIVO

El exdiplomático Julio Icaza Gallard manifestó este jueves que la decisión del Gobierno de Estados Unidos(EE.UU.) de suspender la ayuda que recibe el país a través de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) “es un reflejo del nivel de deterioro al que han llegado las relaciones con ese país”.

Esta semana se conoció que Nicaragua no aparece en la propuesta de presupuesto de cooperación a través de la Usaid, la cual ha venido disminuyendo gradualmente en los últimos años.

Lea además: Luciano García: Estados Unidos “inició a apretar tuercas”

La presidenta emérita del Comité de Relaciones Exteriores en la Cámara de Representantes, Ileana Ros-Lehtinen, reiteró al administrador de la Usaid, Mark Green, la solicitud a la administración del presidente Donald Trump de que reconsidere la decisión de suspender la ayuda a Nicaragua a través de esa agencia, propuesta para el próximo período fiscal 2018-2019.

Disminución

Hace tres años, Estados Unidos asignó 12 millones de dólares a través de la Usaid, mientras que en el período 2015-2016 la ayuda se redujo a 10 millones de dólares y en el período fiscal 2016-2017 a 9.68 millones. Para el actual período 2017-2018, disminuyó a solo 200 mil dólares. Para el período 2018-2019 la propuesta es cero, según lo informado en el Congreso.

Le puede interesar: Organismos de sociedad civil hostigados

Las relaciones entre Estados Unidos y Nicaragua viven un momento «muy delicado», de acuerdo con el reciente análisis del excanciller Francisco Aguirre Sacasa.

La embajadora de Estados Unidos en Nicaragua, Laura Dogu, dijo en un discurso frente a empresarios pronunciado el pasado 14 de marzo, que la situación de Nicaragua puede ser descrita como incierta, mientras cuestionó la institucionalidad en el país y la falta de reformas electorales.

El pasado 21 de diciembre, el departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó al presidente del poder electoral, Roberto Rivas, a través de la Ley Global Magnitsky, que castiga a funcionarios extranjeros corruptos y violadores de derechos humanos.

Hasta hoy el gobierno de Daniel Ortega no ha reaccionado sobre esta sanción, pero la Asamblea Nacional le quitó las funciones administrativas a Rivas en el poder electoral, aunque sigue siendo presidente de ese poder del Estado.

Democracia sin apoyo

Icaza advirtió que suspender la partida de la Usaid significará dejar de apoyar los espacios de denuncias y de investigación que han revelado la corrupción y las violaciones a los derechos humanos en el país.

“Por esta razón algunos congresistas están pidiendo que no se excluya totalmente a Nicaragua”, explicó Icaza.

En el Senado, aún está pendiente, la ley conocida como Nica que, de aprobarse, obligaría a EE.UU. a oponerse a las solicitudes de créditos del gobierno de Nicaragua si éste no realiza cambios en pro de la democracia.

Congreso decidirá

El consejero económico de la Embajada de EE.UU. en Managua, William Muntean, explicó en una conferencia de prensa que la posibilidad de que Estados Unidos suspenda la ayuda que envía a Nicaragua, a través de la Usaid, es el propósito del Ejecutivo, pero la decisión definitiva es del Congreso.

“Es un proceso de Presupuesto de los Estados Unidos que no es tan rápido o fácil, pero hay un propósito del eje del ejecutivo sobre las actividades de Nicaragua, pero el Congreso es el eje que determina el Presupuesto… yo no voy a pronosticar sobre las acciones del Congreso, entonces depende de lo que ellos decidan”, explicó Muntean.

El diplomático añadió que la carta (enviada por los legisladores estadounidenses) es importante, pero insistió en que son los congresistas los que pueden con su voto tomar una decisión.

Sería un “error”

El analista político Carlos Tünnermann Bernheim manifestó que sería un error que el Gobierno de Estados Unidos suspenda la ayuda económica a los organismos de la sociedad civil que promueven la democracia y la gobernabilidad.Tünnermann consideró que este es el momento en que más se debería de ayudar a la promoción de la democracia en un país como Nicaragua, donde las organizaciones de la sociedad civil han sido ahogadas económicamente, por políticas impulsadas por el gobierno de Daniel ortega.

Lea además: ONG acosadas por Gobierno de Daniel Ortega