Regresión autoritaria

El Índice de Transformación pone a Nicaragua en la categoría de las autocracias moderadas y sobre Cuba y Venezuela indica que son “autocracias de línea dura”

presos políticos, Nicaragua, crisis, protestas

La Fundación Bertelsmann, de Alemania, divulgó el jueves 22 de marzo el estudio Índice de Transformación (BTI por su sigla en alemán), en el cual se señala que Nicaragua ha sufrido “una regresión autoritaria”.

La Fundación Bertelsmann es calificada como una “entidad independiente de derecho privado” y fue creada con el fin de “fomentar la ciencia y la investigación, la religión, la sanidad pública, la ayuda a los jóvenes y a los mayores, el arte y la cultura, la formación de adultos y la formación profesional, el bienestar, la internacionalización, el Estado democrático de Derecho y el compromiso cívico”.

En el Índice de Transformación no se menciona solo a Nicaragua. El documento analiza la calidad de la democracia, la economía de mercado y la gobernanza (o sea la eficacia, calidad y buena orientación del Gobierno) en 129 países en desarrollo y emergentes. Y se constata que Nicaragua forma parte del grupo de “perdedores de la democracia que viven una regresión a la autocracia”.

El informe del Índice de Transformación menciona que el momento culminante de la regresión autoritaria en Nicaragua tuvo lugar cuando Daniel Ortega, por medio de su Consejo Supremo Electoral (CSE) presidido por Roberto Rivas, apenas cuatro meses antes de las elecciones de 2016 despojó de la personalidad jurídica al principal partido opositor, el PLI de ese entonces, quitándole el derecho de participar en la contienda electoral. Aquella decisión autoritaria de Ortega, indica el estudio, “hizo que por primera vez desde 1990 se celebrasen unas elecciones sin candidato alternativo…”

En ese mismo sentido cabe recordar que poco tiempo después de que Ortega ordenara la disolución legal del PLI opositor, también mandó a revocar los mandatos de los diputados de dicho partido que habían sido elegidos mediante el voto popular en los comicios de 2011.

El Índice de Transformación pone a Nicaragua en la categoría de las autocracias moderadas y sobre Cuba y Venezuela indica que son “autocracias de línea dura”.

Por otra parte, el informe BTI deplora que en términos generales la represión está aumentando en todo el mundo. Señala que unas 4,200 millones de personas viven actualmente en países democráticos, pero 3,300 millones padecen bajo regímenes autocráticos, incluidos, agregamos nosotros, los más de seis millones de nicaragüenses.

De los 129 países examinados en el estudio, el informe cataloga a 58 como regímenes autocráticos y 71 como democracias. Pero advierte que en un número creciente de países democráticos se han recortado los derechos civiles y el Estado de derecho se ha erosionado. “Los dirigentes políticos deben resistir la tentación de pretender la estabilidad mediante el desmantelamiento de la democracia”, dijo al respecto Aart de Geus, presidente de la Fundación Bertelsmann. Y advirtió que “los sistemas antidemocráticos no son en modo alguno más estables y eficientes que las democracias”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: