NIIF 9 y las pérdidas de créditos esperadas

Con la entrada en vigencia de la NIIF  9  de “Instrumentos financieros”, un aspecto que requiere de mayor juicio para la administración es desarrollar un modelo para estimar el deterioro de los activos financieros

Harry Escobar Lacayo, director de auditoria Deloitte Nicaragua

Con la entrada en vigencia de la NIIF  9  de “Instrumentos financieros”, un aspecto que requiere de mayor juicio para la administración es desarrollar un modelo para estimar el deterioro de los activos financieros (préstamos, inversiones, entre otros) basado en las pérdidas de créditos esperadas ECL (Expected Credit Loss según sus siglas en inglés).

En la actualidad, han aumentado en Nicaragua las entidades a las que se les requiere emitir reportes financieros aplicando como marco contable, las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), o entidades que requieren consolidar sus estados financieros con su matriz; por lo que la adopción de la NIIF 9 constituye un gran reto,  cómo determinar y reconocer las ECL es un aspecto relevante de dicha norma.

Lea también: Impacto de la NIIF 9 en los estados financieros

Existen grupos claves de personas en una entidad que deben asegurar la implementación de calidad de la NIIF 9, estos corresponden a:

  1. Encargados de gobierno, quienes deben vigilar la implementación, la cual se concentrará en asegurar cumplir con los siguientes asuntos: gobierno y controles, sofisticación y proporcionalidad y los problemas de transición que representa el cambio para determinar las pérdidas bajo un modelo de pérdidas incurridas hacia un modelo de pérdidas esperadas (ECL).
  2. Los ejecutivos de finanzas, administración de riesgo, tecnología de información y otros encargados del proceso de implementación y los nuevos requerimientos de medición y reconocimiento de la ECL contenidos en la NIIF 9.

A continuación resumiremos los aspectos de atención para la determinación razonable de las ECL:

Gobierno y Controles: las entidades deberán asegurarse de establecer controles efectivos sobre el cumplimiento con el nuevo requerimiento de presentación de reportes financieros y protegerse del daño reputacional, regulatorio y financiero que pueda resultar de fallas materiales en el control. Por ejemplo, para la mayoría de las entidades bancarias o financieras, los estimados de la pérdida de crédito esperada (ECL) es probable que sean materiales para sus estados financieros y esta estimación resulta compleja y conlleva a la aplicación de juicio profesional importante. La estructura de gobierno y control debe garantizar un funcionamiento efectivo no solo en el proceso de implementación sino post a concluir el proceso.

También puede leer: Gobierno Corporativo: confianza y éxito en el negocio

Sofisticación y proporcionalidad: es la necesidad de adoptar metodologías sólidas para la aplicación de la ECL asegurando que sean proporcionales con el tamaño, complejidad, estructura, importancia económica y perfil de riesgo de sus exposiciones; es decir, a mayor tamaño y más complejo el portafolio o la institución, más grande y más volátil se espera sean las ECL y por consiguiente, más sofisticado resultará el enfoque que sea requerido aplicar.

Problemas de la transición: para los portafolios, sistemas de información y procesos de préstamos existentes en la actualidad, la aplicación de la NIIF 9, va a derivar en algunos retos importantes, por ejemplo: Identificar las condiciones para desreconocer un activo financiero, así como conocer a mayor profundidad los términos contractuales del activo financiero para la determinación del periodo durante el cual se requiere proyectar las ECL o cuando se debe aplicar el enfoque de ECL a 12 meses o ECL durante el tiempo de vida del instrumento.

Puede leer también: Entidades deben atender cambios en NIIF

Una metodología de (ECL) deberá ser estructurada sobre la base de probabilidad ponderada, la cual no es más que la diferencia entre los flujos de efectivo pendientes de recibir según los términos contractuales del instrumento financiero y los flujos de efectivo que se esperan recibir.  La NIIF 9 establece esto; sin embargo, no establece métodos o técnicas para lograr determinar las ECL.

Las mejores prácticas de la industria y regulatorias, en relación con el cálculo de la ECL se enmarcan en cuatro componentes o pilares importantes: probabilidad de no Pago, exposición ante el no pago, pérdida dado el no pago y la tasa de descuento.

La medición de las ECL se debe hacer sobre la base de pérdidas esperadas a doce meses y pérdidas esperadas durante el plazo de vida del instrumento financiero y también debe considerar la realización de evaluaciones del riesgo de crédito en la forma Individual o de forma colectiva.

En fin, esto solo es un resumen de algunos de los aspectos que representan retos para los encargados de gobierno y otros responsables de la implementación de la NIIF 9 que deben ser considerados para la determinación de las ECL.

El autor es director auditoría de Deloitte Nicaragua

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: