Daniel Ortega calla ante el ejemplo electoral de Costa Rica

La posición del Ejecutivo contrasta con su conducta habitual, dado que la primera dama y vicepresidenta designada por el poder electoral, Rosario Murillo, saluda y felicita a los países que celebran elecciones

Costa Rica, Daniel Ortega, elecciones

Daniel Ortega, el presidente designado por el Consejo Supremo Electoral. LA PRENSA/ARCHIVO

El gobierno de Daniel Ortega no felicitó públicamente al presidente electo de Costa Rica, Carlos Alvarado, por su triunfo en la segunda vuelta de elecciones presidenciales que se celebró el domingo reciente.

La posición del Ejecutivo contrasta con su conducta habitual, dado que la primera dama y vicepresidenta designada por el poder electoral, Rosario Murillo, saluda y felicita a los países que celebran elecciones, aunque estén al otro lado del mundo.

Le puede interesar: El oficialista Carlos Alvarado arrasa en segunda vuelta de Costa Rica

Recién el sábado, el gobierno de Ortega envió un mensaje de saludo y felicitación al presidente árabe de Egipto, Abdelfatah Al-Sisi, por su reelección. Sin embargo, en su alocución del mediodía de este lunes, Murillo no mencionó a sus vecinos del sur.

El exdiputado opositor Víctor Hugo Tinoco consideró “extraño” que el gobierno de Ortega no haya saludado el triunfo de Carlos Alvarado en Costa Rica, pero considera que, para la familia Ortega Murillo, saludar las elecciones de Costa Rica sería reconocer que es un ejemplo democrático, mientras en Nicaragua las elecciones no tienen credibilidad.

«A la familia Ortega Murillo no le gusta que los nicaragüenses nos veamos en el espejo de Costa Rica, ni que aspiremos a esos derechos y a esas libertades”.

Víctor Hugo Tinoco, exdiputado opositor.

Aunque se encuentran unidos por su historia, por un flujo migratorio de nicaragüenses, históricamente ambos países han estado enfrentados por conflictos territoriales. Recientemente el 13 de marzo, terminaron de resolver sus diferencias limítrofes en La Haya, Holanda.

“Envidia de la buena”

Los políticos opositores de Nicaragua reconocieron que sienten “envidia de la buena” por la transparencia del proceso electoral de Costa Rica, cuyos primeros resultados empezaron a darse desde tempranas horas de las noche.

El excandidato a alcalde del partido opositor Ciudadanos por la Libertad (CxL) y exembajador de Nicaragua en Costa Rica, Mauricio Díaz, manifestó que la situación de Costa Rica es tan privilegiada que incluso los que le niegan elecciones libres a Nicaragua se van a vivir a ese país, en clara alusión al magistrado Roberto Rivas, presidente del poder electoral de Nicaragua.

Lea también: Más de 31,000 costarricenses podrán votar en el exterior en las elecciones de este domingo

Rivas tiene mansiones lujosas, en un residencial exclusivo del país vecino, donde según publicaciones del diario La Nación se hospedaron hijos de Ortega.

En Nicaragua, el magistrado es acusado por los opositores de ser el responsable de los fraudes electorales que han mantenido diez años en el poder a Ortega. Rivas fue sancionado en diciembre pasado por Estados Unidos y el caudillo sandinista lo mantuvo en su cargo, con lo que garantizó inmunidad y salario, aunque la Asamblea Nacional, de mayoría sandinista, le quitó funciones para entregársela a Lumberto Campbell, leal al caudillo sandinista.

La coordinadora del Frente Amplio por la Democracia (FAD), Violeta Granera, dijo que la democracia en Costa Rica es producto de años de promoción de una cultura democrática. “Nosotros tenemos que lograr que en Nicaragua se vuelva a respetar el voto popular y tomar como ejemplo al hermano y cercanísimo pueblo de Costa Rica”, dijo Granera.

FAD y CxL son organizaciones políticas independientes, integradas por opositores, excluidos de las votaciones de 2016, en las que Ortega se reeligió sin rival.

Sin violencia ni muerte

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Costa Rica se llevó a cabo el domingo con total calma y sin cuestionamientos al sistema electoral. Resultó electo Carlos Alvarado, con el reconocimiento del candidato rival, el evangélico Fabricio Alvarado.

En Nicaragua, Daniel Ortega lleva diez años en el poder y en las últimas votaciones municipales, de noviembre del año pasado, hubo al menos cinco muertos por violencia electoral y los partidos opositores demostraron que hubo fraude en siete municipios.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: