Degradación de ecosistemas aumenta vulnerabilidad ante El Niño o La Niña

La deforestación provoca mayor erosión del suelo, lo que no permite que el agua se infiltre y se recarguen los acuíferos, aseguran ambientalistas

ecosistemas

El río Wasma está perdiendo su caudal producto del despale que, según los indígenas, es provocado por colonos. LA PRENSA/J. GARTH

En el último mes de la estación seca aún no se cuenta con un pronóstico cercano sobre el establecimiento del fenómeno de El Niño o La Niña; sin embargo, el impacto de cualquiera de los dos también depende de las condiciones ambientales del país.

La última sequía que vivió Nicaragua provocó la extinción de ríos y generó que muchas comunidades que se abastecen de aguas superficiales y subterráneas padecieran sed.

Abdel García, responsable de la oficina de cambio climático del Centro Humboldt, tomando en consideración el análisis que han realizado sobre la precipitaciones en el período lluvioso, considera una disminución del 20 por ciento de lluvias en el 2019.

El último pronóstico, emitido por el Centro de Predicción del Clima de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), a inicios de marzo, establece que para el último trimestre del 2018, El Niño tiene una probabilidad de incidencia del 40 por ciento y en igual condiciones se mantiene El Niño Neutro y La Niña en un 20 por ciento.

Lea además: Bosque de mangle, el protector natural contra desastres

Según el monitoreo que desarrolla el Centro Humboldt, se espera que el primer subperíodo lluvioso transcurra con normalidad mientras que en el segundo subperíodo las precipitaciones pueden mermar. Asimismo, se debe considerar el impacto de eventos súbitos que puedan generarse como parte de la temporada de huracanes, tal como sucedió en la estación lluviosa 2017.

García explica que pese a la prevalencia de cualquier fenómeno, en especial de El Niño que provoca disminución de precipitaciones, este siempre encontrará ecosistemas que tienen un proceso de degradación, suelos que están cada vez más erosionados debido a la tala y los incendios forestales que se han masificado. A eso se debe sumar, que los procesos de recuperación ambiental no se han impulsado, explicó.

Lea también: Lluvias en el Caribe en pleno verano 

Por otro lado, Mario Montoya, oficial de cambio climático del Centro Humboldt, señaló que es necesario que los pequeños productores realicen obras de captación de agua para aprovechar las precipitaciones del primer subperíodo lluvioso 2018.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: