Pequeñas y medianas empresas de Nicaragua tienen miedo a la formalidad

El país ha facilitado los trámites para la formalización de las empresas, pero persiste la idea de que es caro y difícil legalizar los negocios

Pequeñas y medianas empresas

“Pierdan el miedo a la formalización”, dice con entusiasmo Silvia Siria Castillo, propietaria de una pequeña empresa dedicada a la producción artesanal de sangría, y agrega que “muchas veces las personas tienen miedo a legalizarse porque piensan que eso las va a perjudicar”, cuando en realidad es todo lo contrario.

“Vamos paso a paso”, dice Siria y asegura que con la formalización de su negocio, el apoyo de los medios de comunicación y la gestión en las redes sociales ha salido adelante.

José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), asegura que desde esa entidad se ha trabajado mucho para facilitar la legalización de las empresas. “Nosotros ya tenemos menos procesos, en menos tiempo, con menos costos que en muchos países de Centroamérica”, asegura.

Puede leer: Unidas, las pymes crecen

Entre los avances en este campo, Aguerri destaca la existencia en el país de la Ventanilla Única del Inversiones (VUI), que hace que las personas que van a invertir tengan la facilidad de hacer todos los procesos en un solo lugar.

Según el sitio web de la VUI, esta instancia tiene como objetivo “fomentar la inversión en el país, simplificar los procesos de formalización de las empresa y mejorar la calidad de atención al empresario”.

Agilizar gestiones

Siria asegura que los trámites son rápidos y que el hecho de estar formal le permite al país avanzar, pues se puede contabilizar el número de personas que están emprendiendo, además los clientes pueden tener mayor seguridad del producto o servicio que están adquiriendo. Siendo formal se puede “inscribir tu marca para que nadie robe tu idea”, afirma Siria.

Según Aguerri, en 2017 se contabilizaron alrededor de doscientas gestiones en la VUI, por lo que estas personas no tuvieron que ir a hacer gestiones en cada una de las instancias correspondientes para poder legalizarse, lo que reduce costos y tiempos.

Agregó que esta ventanilla además “hace transparentes los procesos y permite que se limite la corrupción”, ya que los pagos se hacen en un solo lugar.

Qué implica formalizarse

El presidente de la Asociación Nicaragüense de Inversionistas y de Desarrolladores (ANID), Sergio Corrales, explica que existen dos maneras de inscribirse. Dependiendo de los recursos y la finalidad puede ser “como persona jurídica o persona natural”.

El abogado Corrales detalla que si bien es cierto que existe la VUI y que todos los trámites se hacen en un solo lugar, es importante conocer cuáles son los pasos que requiere la formalización.

Lo más complejo es cuando se inscribe una persona jurídica o sociedad anónima, pues para hacerlo, se requiere antes constituir la misma. Es decir sentarte ante un notario para brindarle la información y objetivos de la sociedad, número de socios, junta directiva, capital social, lugar donde funcionará el negocio y luego firmar la escritura de constitución.

Luego, se inscribe tanto en la Alcaldía de su localidad como en el registro mercantil, donde también deben registrarse dos libros corporativos (libro de actas y registro de acciones) y dos libros contables (libro diario y libro mayor).

Corrales explica que para concretar la inscripción en el registro mercantil debe llevarse una solicitud junto con los cuatro libros, que al concluir el trámite son devueltos con un sello en cada una de sus páginas.

Posteriormente se solicita en la Dirección General de Ingresos (DGI) el Registro Único del Contribuyente, conocido como (RUC), y se matricula la empresa en la Alcaldía correspondiente.

La inscripción de personas naturales es más sencilla, solo se necesita la información sobre el giro del negocio y su ubicación. En la Administración de Rentas se registra la persona o empresa con la información básica y en los casos en que aplica, se reportan dos libros contables. Luego se solicita la matrícula en la Alcaldía correspondiente.

Corrales aclara que independientemente de cómo se registre la empresa, ya sea como persona natural o jurídica, deben inscribir a sus trabajadores en el Instituto Nicaragüense del Seguro Social (INSS).

Además, dependiendo de la actividad que realicen, algunos negocios requieren permisos adicionales, por ejemplo, si se manipularan alimentos se debe acudir al Ministerio de Salud o si son bebidas alcohólicas con la Policía Nacional.

Competencia más justa

Siria llama a los emprendedores a formalizarse para que constaten los beneficios y asegura que el simple hecho de llevar una contabilidad te ayuda a administrar mejor los recursos. “Uno mezcla el dinero y no se tiene que mezclar el dinero, si lo hacés nunca vas a saber cómo va el negocio”, sostiene.

Lea además: Evaluar procesos de trabajo ayuda a las pymes a crecer

Insistió en que la formalidad facilita la obtención de préstamos para hacer crecer el negocio, pues los “bancos piden formalidad y si no la tenés no te ven como un negocio serio, todo en la vida tenés que hacerlo legal”, recalca Siria.

Y advierte que por estar en la informalidad se pueden perder muchas oportunidades, puesto que hay compradores que requieren facturas y si no las tenés te “quedás con los brazos cruzados”. Además al trabajar de manera legal se hace una competencia justa, finaliza Siria.

Optimizar recursos

El presidente de la Asociación Nicaragüense de Inversionistas y de Desarrolladores (ANID), Sergio Corrales, recomienda a las empresas que están naciendo reducir sus gastos e ir creciendo conforme la operación vaya aumentando. Así mismo contratar el número de personas que se requiere, ya que cuando un negocio empieza “todos hacen todo, el gerente es secretario, mensajero todo”, dijo Corrales.

Enfatizó que se debe estar pendiente de cada detalle del negocio e involucrarse en todas las gestiones, pues “como cita un dicho popular el ojo del amo engorda el ganado” y el tiempo que se dedica a generar más negocio es clave para el crecimiento.

Lea también: ¿Por qué cuesta tanto emprender en Nicaragua?

Corrales expresó que para tener éxito en los negocios se debe conocer el sector en el que se está incursionando, además prestar mucha atención al mercadeo, la promoción a través de las redes sociales y la visita a potenciales clientes.

Causas de informalidad

La Encuesta de Empresas Sostenibles Nicaragua 2015, realizada por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), refleja que hasta ese año el 88 por ciento de los negocios en el país trabajaban en total informalidad. Estos no pagaban ningún impuesto, no están inscritos en el Registro Mercantil o el Seguro Social ni llevan contabilidad formal.

De acuerdo con los resultados de dicha encuesta, el alto nivel de informalidad es provocada entre otras cosas por la complejidad de los trámites que deben realizarse para formalizar las empresas, los altos costos de estos trámites, la falta de información y las excesivas regulaciones de parte de las instancias correspondientes, entre otras.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: