Humanización tecnológica

Convendría reafirmar que la tecnología no es un fin en sí misma, sino un medio extraordinario que debe estar al servicio de los más altos valores del ser humano y la sociedad

Dr. Alejandro Serrano Caldera, jurista, filósofo y escritor nicaragüense. Jader Flores/ LA PRENSA

Dr. Alejandro Serrano Caldera, jurista, filósofo y escritor nicaragüense. Jader Flores/ LA PRENSA

Un tema que concentra la atención del país desde hace varios días se refiere a la decisión anunciada por el Gobierno, de establecer medidas legales para regular el uso de la tecnología en su aplicación en las redes sociales.

Se ha dicho que es necesario establecer esa regulación para proteger a las personas, particularmente a las niñas, niños y adolescentes y a la familia en general, del uso indebido de estos instrumentos tecnológicos en perjuicio de la integridad y dignidad de la persona, pues la práctica enseña que el uso se ha transformado en abuso, por lo que resulta imprescindible establecer esas medidas de protección.

La reacción de la población ha puesto de manifiesto, por una parte, la preocupación por el abuso con las redes sociales, y por la otra, el temor de que en el fondo lo que se busca es controlar legalmente el uso de las redes y prácticamente eliminar la libertad de expresión y de comunicación.

Lo anterior, sobre todo si se toma en cuenta que ya existen disposiciones legales que sancionan injurias, calumnias y cualquier forma de afectación a la dignidad de la persona. Por lo tanto, quien usando los medios tecnológicos incurriera en una actitud delictiva, estaría sujeto a las sanciones que la ley establece.

La situación planteada, no obstante, deja cierta duda en cuanto a la necesidad de establecer el “ciberdelito”, adecuando las disposiciones legales a la nueva realidad establecida por la revolución tecnológica.

Sin perjuicio de la atención prioritaria que esta situación merece, y sobre todo sin perjuicio de la reafirmación indubitable de la defensa clara y decidida de la libertad de expresión, estimo conveniente presentar algunas breves consideraciones personales sobre lo que significa el dominio de la tecnología y de la cultura digital.

La aplicación de la tecnología más avanzada al logro del desarrollo humano sostenible, formula una ética cuyos aspectos más relevantes se encuentran contenidos en los tratados internacionales sobre derechos humanos, los que de esa forma se constituyen en la filosofía moral de nuestro tiempo.

Una serie de valores dan contenido específico a esa ética de la sociedad de la información. El primero de ellos es el de garantizar el carácter inclusivo que permita la participación de todos, pues de lo contrario la tecnología, en lugar de ser el medio integrador, se convertiría en un instrumento de acentuación de la brecha digital y, en consecuencia, de profundización de la brecha económica, social, educativa y cultural entre los pueblos, e inclusive entre los ciudadanos de un mismo país.

La información y el conocimiento constituyen un bien público y son esenciales a la educación, la cultura y la democracia, a tal extremo de que no será posible una democracia real sin una democracia digital. De ahí que la Tecnología de la Información y Comunicación (TIC), entendida como estrategia y como conjunto de medios y herramientas para el intercambio de la información que produce el conocimiento, se vuelve un instrumento imprescindible para realizar la ética del desarrollo humano sostenible y los valores que lo conforman.

Entre estos valores cabría mencionar, la libertad, la igualdad, la solidaridad, la tolerancia, el respeto a la naturaleza, la responsabilidad común, el respeto a la diferencia y el reconocimiento del otro, todos los cuales nos llevan a reafirmar que el sujeto esencial del desarrollo es el ser humano en su dignidad integral, en su libertad y en sus derechos reafirmados en la justicia y el imperio de la ley.

La nueva ética, o mejor la ética para la nueva sociedad, debe ser la ética de la unidad en la diversidad en la que todos los seres humanos, en virtud de la dignidad esencial que les corresponde, tienen el derecho pleno de participar en el disfrute de los bienes materiales, culturales y morales de la sociedad de nuestro tiempo.

Lo anterior es tanto más necesario, en la medida en la que la tecnología ha devenido una condición imprescindible en la estructura del poder mundial, y ha acentuado profundas transformaciones en las relaciones entre los centros hegemónicos del poder y el mundo periférico al sistema dominante.

La primera consecuencia es la acentuación de la brecha tecnológica en lo que se refiere a los procesos científicos y técnicos de producción, además del incremento de la transferencia de tecnología mediante una aplicación mecánica y acrítica de la misma, como resultado de ser, en el mejor de los casos, consumidores dependientes de tecnología, pero no partícipes en el proceso científico y cultural que la genera.

Junto a esa fractura entre el mundo desarrollado y el mundo dependiente, se produce también la situación en virtud de la cual se genera la superestructura tecnológica y cultural, que tiende a globalizar y a sobreponerse a las realidades sociales de los países individualmente considerados.

Es la segunda consecuencia. Si la primera es la ruptura y la ampliación de la distancia entre grupos de países, la segunda es la homogenización que produce la tecnología a despecho de la situación real existente en la base económica, social y cultural.

De acuerdo con lo expresado, convendría reafirmar que la tecnología no es un fin en sí misma, sino un medio extraordinario que debe estar al servicio de los más altos valores del ser humano y la sociedad. La humanización de la tecnología exige recobrar la unidad fracturada entre vida y razón y colocar por encima de la utilidad, la eficacia y el beneficio, los valores de solidaridad y fraternidad.

Es este un momento oportuno para promover la necesaria síntesis entre vida, razón y ética, para restaurar la unidad fracturada y devolver al hombre y a la mujer su plenitud como seres integrales y por lo mismo, a la vez, racionales e intuitivos.

Es fundamental, en consecuencia, la reafirmación del derecho a la comunicación y a la participación de las personas en las redes sociales, la defensa de la libertad de información, de expresión y de pensamiento, ejercidas a plenitud en un sistema que a la vez que respete esos derechos, debe garantizar los valores y principios de dignidad, libertad e integridad de la persona.

Junto a ello se requiere, además, una reflexión y un debate sobre el sentido histórico de la tecnología, el necesario análisis racional y la valoración adecuada de una ética y una filosofía del desarrollo tecnológico, en la que, junto al reconocimiento y utilización de sus extraordinarios avances, se establezca su valor moral, adecuado a la realización de los más altos principios y fines del ser humano, sujeto y destinatario de todo proceso histórico, tecnológico y científico.

El autor es jurista y filósofo nicaragüense.

...
Comentarios

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad, www.laprensa.com.ni modera los comentarios. Para publicar un comentario más rápidamente debe iniciar sesión con su cuenta en Google o Facebook. No se publicaran comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. Solo se publicarán aquellos comentarios cuyo contenido esté relacionado a la nota.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: edicion.digital@laprensa.com.ni para que sea removido.


Recientes
25/04/2018 12:15 AM

Portada impresa 25-04-2018

Portada Impresa
Portada impresa 25-04-2018

..

25/04/2018 12:13 AM

Monseñor Silvio Báez: El objeto “del diálogo es la democratización”

Nacionales
Monseñor Silvio Báez: El objeto “del diálogo es la democratización”

En el comunicado los jerarcas católicos expresan que para que se pueda realizar el diálogo, tanto el Gobierno como la sociedad civil deben garantizar las condiciones para el mismo..

25/04/2018 12:03 AM

Movimiento de universitarios exige la destitución y enjuiciamiento de mandos policiales por muertes en protestas

Política
Movimiento de universitarios exige la destitución y enjuiciamiento de mandos policiales por muertes en protestas

Esto luego de conocer que la Conferencia Episcopal de Nicaragua aceptó ser mediadora en un diálogo con el Gobierno..

25/04/2018 12:00 AM

Iniciativa ciudadana declara tres días de duelo por asesinados en protestas en Nicaragua

Nacionales
Iniciativa ciudadana declara tres días de duelo por asesinados en protestas en Nicaragua

En señal de duelo y luto, la bandera nacional se mantendrá a media asta en las empresas que quieran sumarse..

25/04/2018 12:00 AM

Partidos suspendidos en el Pomares en espera de reprogramación

Deportes
Partidos suspendidos en el Pomares en espera de reprogramación

Nueve partidos del Pomares previsto para el fin de semana pasado fueron cancelados, debido a la represión policial por las protestas ciudadanas..

25/04/2018 12:00 AM

Sin democracia no habrá desarrollo

Opinión
Sin democracia no habrá desarrollo

Existen claras intenciones dinásticas. En realidad, más que intenciones: ya hay una nueva dinastía. Una nueva dictadura. La Policía Nacional, ya no es nacional..

Noticias por Correo

Suscribase gratis para informarse del diario acontecer nacional e internacional.

{{ formErrors.get('formInputs.email') }}

{{ value }}