Organismos nacionales e internacionales rechazan violencia y nuevos ataques a la población

La Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) emitió un comunicado a través del cual indica que ha seguido con “preocupación los hechos de violencia acaecidos en Nicaragua”

La represión generalizada con que ha respondido el Gobierno a los participantes de las protestas contra las reformas a la seguridad social, así como las agresiones a periodistas, ha motivado la condena y preocupación de organizaciones de derechos humanos y de la sociedad civil tanto nacionales como internacionales.

“Estamos profundamente preocupados por la muerte de al menos tres personas, y de que decenas hayan resultado heridas en Nicaragua durante las protestas que están teniendo lugar esta semana contra las reformas a la seguridad social anunciadas por el Gobierno”, expresó la portavoz de la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Liz Throssell, quien hizo un llamado a las autoridades de Nicaragua a evitar nuevos ataques contra los manifestantes y los medios de comunicación.

La Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) emitió un comunicado a través del cual indica que ha seguido con “preocupación los hechos de violencia acaecidos en Nicaragua”, y a la vez, hizo “un llamado a la paz, al respeto de la institucionalidad y a esclarecer los crímenes cometidos”.

Le puede interesar: Caos en León tras enfrentamientos entre estudiantes y turbas orteguistas

“La Secretaría General reconoce el legítimo derecho a la protesta pacífica, así como la libertad de expresión en el marco del Estado de Derecho”, expresa el comunicado de la OEA.

La Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano también emitió un comunicado a través del cual “lamenta profundamente los hechos de violencia que se están desarrollando en el vecino país de Nicaragua, en el cual la institucionalidad con potestad para el uso de la fuerza está reprimiendo y violentando a la población nicaragüense que se opone a la reforma unilateral del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) por el gobierno de Daniel Ortega”.

“La información disponible hace referencia a la violación a los derechos humanos mediante abusos de autoridad, uso de la fuerza y violencia explícita contra adultos mayores y población joven; se han identificado situaciones de muerte y muchas personas heridas, y la represión que por diversas vías también se está haciendo extensiva a los medios de comunicación no oficiales”, señala la Fundación Arias en su comunicado.

Esa organización considera que esta situación denota “un claro retroceso a treinta años de la firma de los Acuerdos de Paz de Centroamérica, la sangre de hermanos vuelve a ser protagonista en la región”.

Lea además: Incendios, heridos y represión: la protesta contra la reforma al INSS en León, en imágenes

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) también se pronunció sobre la situación en Nicaragua.

“Expresamos nuestro repudio ante los graves hechos de violencia que han ocurrido en Nicaragua y que han resultado en, hasta ahora, tres personas asesinadas y decenas de heridas.

Condenamos el uso desproporcionado de la fuerza de parte de la fuerza pública del orden, así como la tolerancia de las autoridades en relación con la violencia desplegada por parte de particulares en contra de las personas manifestantes”, indica Cejil.

Más organizaciones se suman

La Fundación Violeta B. de Chamorro también emitió un pronunciamiento “ante la respuesta represiva y violenta” del Gobierno en contra de periodistas en cumplimiento de su deber y ciudadanos manifestando su desacuerdo por las reformas unilaterales a la seguridad social, expresa.

Lea también: Antimotines reprimen a ciudadanos que marchan en carretera a Masaya contra reformas al INSS

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) se pronunció en contra de la “violencia institucionalizada” contra la población. Marcos Carmona, de la CPDH, demandó al Gobierno que cese la violencia para evitar más derramamiento de sangre, tras expresar preocupación “por la anarquía y la violencia desatada contra la comunidad universitaria”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: