Róger Murillo: ”Las reformas del INSS son masacres”

El exgerente de la Superintendencia de Pensiones, Róger Murillo, analiza las reformas del INSS que causaron manifestaciones en toda Nicaragua.

Róger Murillo, exgerente de la Súperintendencia de Pensiones. LA PRENSA / Óscar Navarrete.

Róger Murillo, exgerente de la Súperintendencia de Pensiones. LA PRENSA / Óscar Navarrete.

Róger Murillo fue gerente actuario de la Superintendencia de Pensiones y se retiró en 2009, con Daniel Ortega en el poder. Antes, en los años 80, también trabajó con Ortega y el Frente Sandinista en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS). El experto analiza duramente las recientes reformas de la institución, pues asegura que afectarán gravemente a la población y dice que podrían aumentar la pobreza de Nicaragua, de por sí entre los países más pobres del continente.

Lea también: Adolescente muere en enfrentamiento entre universitarios y antimotines

Además de matemático, Murillo es demógrafo, catedrático universitario y es actuario, es decir, un especialista en matemáticas aplicadas al campo de los seguros.

¿Con estas reformas al INSS el país entra en crisis?
Hay una crisis latente, pero podría ser un impacto económico muy grande para el país. Al haber una reforma tan drástica que viene a perjudicar a todas las familias nicaragüenses, el impacto se va a sentir cuando los empleadores comiencen a destituir o a correr a trabajadores, cuando los costos se les suben a ellos con su pago lo vayan a transferir a los productos o servicios que ellos venden. Esto va a ser un golpe durísimo para todos los trabajadores. Además del descenso de la pensión de los jubilados al quitarle un cinco por ciento mensual durante todo el año. Ese es un golpe drástico. Y para los nuevos asegurados el descenso de la forma inicial de pensión rebajarlas a un 30 por ciento inicial en vez del 37 que había antes. Por otro lado yo he sentido una gran tristeza al ver cómo tantos estudiantes han sido golpeados y también parte de la población ha sido golpeada en una marcha pacífica y han sido enfrentados contra grupos de la Juventud Sandinista o pandilleros con la Policía protegiéndolos y los antimotines protegiéndolos. Es lamentable. Eso significa que estos muchachos que atacan no se dan cuenta de la dimensión de las reformas que se dan. Son totalmente brutales.

Usted hablaba de que estas son “reformas masacres” para la gente.
¡Masacres!

¿Qué es lo peor de estas reformas?
Mirá, hay varias cosas de la reforma. Primero, es ilegal. Porque no puede haber un decreto que venga a cambiar la Ley del Seguro Social si no es por la Asamblea. Esto tuvo que haber sido un análisis de todos los artículos, un estudio actuarial. Es agarrar riesgos profesionales, hacer una proyección a 50 años y decir: “Estamos bien o estamos mal”. Hacer una proyección con cada una de las ramas. Que no hicieron, porque estoy seguro que no la hicieron, y estar evaluando cada uno de los casos para ver cuánto vas a cobrar. Yo lo que veo es que están poniendo un parche para resolver un problema de flujo de caja, se le llama. No les está dando el dinero que recogen para pagar. Entonces quieren resolver eso ahorita.

¿Medida cortoplacista?
A corto plazo. Y hacerlo a corto plazo es eso: que pague más el empleador, que pague un poquito más el empleado y darle menos al jubilado. Están haciendo un desastre. ¡Están masacrando a la gente! Eso es ilegal. No es correcto. Pero igual hablamos de una Asamblea que no funciona. Pero te quería decir sobre los pensionados: si yo voy a comenzar como pensionado a pagar cinco por ciento, al cabo de un año yo estoy pagando 12 veces. Me están quitando el equivalente casi a medio aguinaldo al final del año.

Y el aguinaldo es algo que la campaña del Gobierno celebra. El décimo tercer mes. Junto a la edad de jubilación que sigue en 60 años y el número de cotizaciones que queda en 750 colillas mínimo.
No estás haciendo que el trabajador se jubile a los 65 años, pero lo obligás a que siga trabajando porque va a ganar más en vez de irse jubilado a la calle.

Me gustaría que toquemos las afectaciones de estas reformas para que las entienda bien cualquier persona. Hablemos del cinco por ciento que será deducido a todas las pensiones. Son adultos mayores que han trabajado 30 o 40 años y tienen que seguir pagando.
Fijate que eso es para enfermedad y maternidad, si tenés derecho a maternidad. Si vos observás, el trabajador aporta el 2.25 por ciento para enfermedad y maternidad con este reajuste. El 2.25 por ciento el trabajador. Y en el 2008 estaba aportando el 2.25. ¿Cómo a un trabajador activo le quitás el 2.25 y a un pensionado le vas a quitar el 5 por ciento? Le vas a quitar el 5 por ciento. No puede ser. Yo creo que debió hacerse un cálculo meramente actuarial para determinar cuánto se debería pagar en una clínica médica al asegurado para poder cobrar. No lo hicieron, porque si lo han hecho yo estoy seguro que eso es menos del cinco por ciento. Tal vez un 3 por ciento. Tal vez ese 2.25 por ciento.

Róger Murillo, exgerente de la Súperintendencia de Pensiones. LA PRENSA / Óscar Navarrete.
Róger Murillo, exgerente de la Súperintendencia de Pensiones. LA PRENSA / Óscar Navarrete.

Lea además: El mapa que muestra cómo se propagan las protestas en contra de las reformas al INSS

¿Cuánto es el promedio de la pensión de los nicas jubilados en córdobas?
El promedio anda alrededor de unos 6,500 córdobas. Entonces por 0.05, estamos de 325 córdobas. Esto por los 150 mil asegurados, estamos hablando de 48 millones, y por 12 meses estamos hablando de 585 millones.

¿Eso le va a caer al Estado solo con el cinco por ciento que le quitarán a los jubilados?
Solo con ese cinco. Llegués o no llegués. Porque muchas personas no vamos ahí, porque la atención es mala. A mí me llamó un amigo que está jubilado que le acaban de dar cita para octubre… O sea, la gente no va ahí. Prefieren buscar otros lugares. Yo te aseguro que vos no vas a las clínicas médicas.

Además de que pagarán cinco por ciento también se le reduce a los nuevos jubilados el monto sobre su último salario, pasando del 80 por ciento al 70 por ciento.
Las pensiones van a ser más flacas porque nadie va a poder tener una pensión mayor de 70 por ciento de lo último que ganaba. Ese es un golpe durísimo. La persona que es más vulnerable cuando está en la edad de jubilación, le estás afectando más el bolsillo. Fijate que hice cálculos actuariales y yo recomendaría que al trabajador se le pida más, pero el Estado no quiere que el trabajador ponga. Fijate que si el trabajador pusiera un dos por ciento mientras está vivo, no le tocan al viejo la pensión. Aumentarle la cuota del trabajador a ocho por ciento, pero a los pensionados no tocarlos. Recibiría más dinero, porque no es lo mismo recibir uno por ciento de 970 mil trabajadores que ganan un salario promedio de 10 mil córdobas mensuales.

¿Qué porcentaje de la población económicamente activa cotiza para el INSS en Nicaragua?
El 24 por ciento. 970 mil personas. Eso no es nada. Costa Rica tiene el 80 por ciento de cobertura. Y Panamá tiene casi el ciento por ciento de cobertura total. Si nosotros seguimos subiendo más asegurados pero la cobertura sigue siendo la misma, entonces no vamos a avanzar. Tenemos que cambiar de ese 25 por ciento de cobertura a un 40. El Seguro Social es un problema financiero que se basa en cuánto recibo de cotización y cuánto pago de pensiones. Eso es todo. Cuánto recibo, cuánto pago. ¿Quiénes son los que mantienen vivo al seguro? Los cotizantes. Los trabajadores. Si no hay trabajadores no hay cotización suficiente para pagar. La vida del Seguro Social es tener más trabajadores asegurados para tener mayores ingresos para poder pagar. Yo quiero que me comprendan esto: la solución del Seguro Social es que se incremente fuertemente a los asegurados.

¿Que se creen empleos formales?
Empleos formales, una mejor inversión pública y privada para generar empleo, un sector laboral más amplio que genere más empleo y no tenemos problemas. Pero tenemos un sector laboral pequeño, pobre, que no se expande. Entonces estás echando mano a castigar al que está trabajando. Y le pedís más y le pedís más.

También hay un seguro facultativo para las personas que no están en el empleo formal. ¿Sabe cuántos nicaragüenses lo pagan?
Se ha incrementado muy fuertemente. Ellos no pagan empleador, ellos son sus empleadores, entonces pagan un poco más. El seguro facultativo está diseñado para aquellas personas que al estar aseguradas se quedan desempleadas, ellas buscan cómo seguir pagando su seguro mientras consiguen trabajo. Esa es la idea. La idea no es que tengás un seguro facultativo aparte vos. Pero la política actual es que los asegurados facultativos son aquellos que están completando cinco años para jubilarse ya y tener una pensión reducida que no debería de existir. La pensión reducida el año pasado generó 1,660 millones de córdobas al Seguro Social. La pensión reducida está en la Ley, pero dice así: “Se da la pensión reducida no menor al 40 por ciento para aquellas personas que entraron al Seguro Social siendo mayores de 45 años”. Es ilegal. Lo están haciendo por ayudar a la gente que no tiene, pero deberían hacerlo de otra manera. El Seguro Social asume un beneficio, pero a cambio tiene que recibir un pago. La pensión reducida es válida si entraste siendo mayor de 45 años al Seguro. Pero como la gente trabajó cuatro años, trabajó tres años, ya tiene 50 y pico de años y salió el decreto de la pensión reducida, todo mundo está completando sus cinco años para ir a agarrar su dinero. Eso quiebra el Seguro. Lo quiebra rapidísimo.

¿Esa es una de las razones principales por las que el INSS está en crisis?
Sí. Es una de las razones. Y la segunda razón principal es que no se respeta la Ley. El Seguro Social en su reglamento financiero dice que no se debe gastar más del seis y medio por ciento. No más de eso. Los gastos administrativos de todo el Seguro no deben de superar el seis y medio. ¿Y cuánto estaban gastando ahorita? El 14 por ciento. Y lo hacen sin importarles. Se va en viáticos, edificios, vehículos. Eso no lo aguanta nadie.

¿Qué razones tienen al INSS colapsado?
Primero los gastos administrativos. Segundo las pensiones reducidas. Tercero las inversiones que no se hacen adecuadamente. Estás invirtiendo en prestar dinero para construir un edificio que después te lo van a dar en pagos lo que prestaste a un precio menor que el que diste. Y después lo vas a vender más barato.

Muchas de esas inversiones resultaron en edificios que están vacíos, desocupados.
Es que la idea no era venderlo. La idea era sacar los billetes, construirlo, decir “te lo regreso en pagos con un valor menor del que me prestaste, yo me quedé con reales y ahora vendelo vos. Vendelo más barato a un bróder tuyo”. Hacen lo que quieren. Pasan sobre lo que sea. Roberto López no puede hacer nada sin que sepa el presidente. ¿Cómo es posible que si en el 2012 había 16 mil millones de córdobas, no trataron de mantenerlo por ahí? La seguridad social dice, la teoría: “Usted no debe de gastar nunca la reserva. La reserva es intocable”. Es para mejorar las condiciones del asegurado y en algunos casos para reponer algún gasto. Pero la reserva no se debe de tocar nunca. ¿Y cómo está hoy la reserva? Ya no tenemos. Por eso están metiendo este parche. La reserva de los 16 mil millones estaba prevista a agotarse en cinco años y se agotó en cinco años. Mirá cómo es: Yo te digo: “Prestame un millón de dólares”. Y vos tenés y me prestás. Vos sos el INSS. Entonces te pido un millón porque voy a hacer un condominio. Agarro el millón de dólares, hago el condominio que me cuesta 700 mil dólares. Me echo a la bolsa 300 mil y te digo a vos: “Mirá, no te puedo pagar. Te lo regreso”. ¡Entonces vos me lo recibís como pago! Y lo tratás de vender y lo vendés más barato. Pero yo ya me eché 300 mil. Qué buen negocio. Eso es lo que han hecho.

Como parte de las reformas los empleados pasarán a pagar siete por ciento de su salario al INSS. ¿Cómo afectará esto a los 970 mil trabajadores formales que cotizan?
Los empleados van a percibir menos dinero. Es una forma de resarcir el déficit que tenemos pero no lo resuelve. Va a aumentar la pobreza. Es como que le digás a una familia: “En vez de comer tres tiempos, vamos a comer dos”.

Pero usted me decía que le parece mejor subirles la cuota a los empleados y darle la pensión entera a los jubilados.
Es preferible. Para mí no hicieron el cálculo actuarial. Si nosotros incrementamos un 2 por ciento al trabajador, que gana en promedio 10 mil córdobas; con 970 mil asegurados, el ingreso anual adicional sería de 194 millones de córdobas.

Por otro lado los empleadores, de forma paulatina, pasarán a pagar el 22.5 por ciento de lo que ganan al INSS. ¿Cómo se verá eso en la economía?
Si yo fuera dueño de una empresa y me obligan a pasar un uno por ciento este año, un uno por ciento el otro y un uno por ciento el otro, eso yo lo voy a tirar a mis costos y vendo el producto más caro. Eso es seguro. El empresario nunca sale afectado. Y a lo mejor, dicen por debajera, están hablando para que el empresario pague menos impuestos. Si el empleador no se pronuncia ahorita con estas reformas del INSS, quiere decir que está amarrado con ellos.

José Adán Aguerri habló en nombre del Cosep (Consejo Superior de la Empresa Privada) y rechazó categóricamente las reformas.
Puede haber polémica. ¿Vos te imaginás en la calle a 50 mil personas? Habiendo 150 mil jubilados. Ponele 20 mil que salgan, la empresa privada sale toditita a la calle con sus trabajadores, que nadie los va a correr, más unos cuantos desempleados asegurados que nadie los va a correr. Aquí se reúnen 50 mil personas en un momentito.

¿Usted cree que los nicaragüenses comprenden la magnitud de estas reformas?
Yo creo que no todos. Hay un problema serio aquí.

Félix Maradiaga, director del Ieepp, dijo que estas reformas buscan que paguemos impuestos al INSS como los países nórdicos (escandinavos) pero con instituciones del siglo 19. ¿Está de acuerdo con él?
Sí. Yo estoy totalmente de acuerdo. Es cierto eso que él dice. Yo conversaba de estas reformas con Sergio Santamaría, que es un amigo mío economista, y él me decía que todas las estadísticas de este país son una mentira. Nada es cierto. Este es un impacto que no hemos medido. Es un impacto grande.


Plano personal

Róger Joaquín Murillo Sandoval nació en Managua.

Estudió Matemáticas en la UNAN, tiene un posgrado en estadística, es demógrafo y estudió Actuaría en Argentina.

Trabajó en el Seguro Social entre 1982 y 1987 y entre 2000 y 2004 trabajó en la Superintendencia de Pensiones. Del 2004 al 2009 trabajó en el Seguro Social de Nicaragua.

También ha realizado muchos estudios actuariales a instituciones públicas y privadas.

Entre sus pasatiempos está ver películas en internet. “Me gustan de todas”, dice. También es fan de las series. Y dice que le encanta la novela “La Hija del Mariachi”.

También lee muchos libros de Estadística y disfruta con la música de La Sonora Matancera


×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: