Urge instalar mesa de revisión de reforma al INSS

El Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) necesita su medicina de recuperación financiera con carácter de urgencia. Por esa razón, instalar la mesa para impulsar una reforma integral, que abarque el cambio de administración de dicha entidad, es urgente, coincidieron el martes especialistas en la materia.

INSS

LA PRENSA/ARCHIVO

El Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) necesita su medicina de recuperación financiera con carácter de urgencia. Por esa razón, instalar la mesa para impulsar una reforma integral, que abarque el cambio de administración de dicha entidad, es urgente, coincidieron el martes especialistas en la materia.

El especialista en finanzas José Dolores Gómez recuerda que el reporte sobre el estado de la finanzas del INSS hasta diciembre del año pasado mostraba que la disponibilidad de efectivo era limitada para cumplir con las obligaciones financieras en los próximos meses y que gran parte del dinero se encontraba en inversiones de largo plazo.

Lea además: Violencia en Nicaragua pasará factura a turismo

“El efectivo y valores de corto plazo descendieron un 46.2 por ciento, representan tan solo 20.5 millones de dólares, no cubren ni un mes de los costos y gastos. En 2010 ascendían a 222.8 millones de dólares. El grueso de las inversiones están colocadas a largo plazo”, afirma Gómez.

Otro de los especialistas, que prefirió no ser citado, indicó que tal es la necesidad de las reformas que en caso de no hacerse este año, el déficit con facilidad podría alcanzar los tres mil millones de córdobas.

“Si los ingresos se han continuado desacelerando, el déficit sería mucho mayor. Las cifras publicadas sobre la evolución del número de afiliados activos son alarmantes y apuntan a que esto es, precisamente, lo que podría estar ocurriendo, pero no se puede saber con certeza, porque el Banco Central ni siquiera ha publicado los datos sobre las finanzas del INSS al mes de enero, cosa que debió hacer desde el mes pasado (lo cual me lleva a pensar que las noticias no pueden ser nada halagüeñas)”, explica el especialista que pidió anonimato.

Lea también: Daniel Ortega publica en La Gaceta la derogación de la reforma al INSS

Además señala que para hacer frente a la actual situación financiera del instituto, el Gobierno tendría como opción trasladar a las arcas del INSS parte de los 3,895 millones de córdobas que hasta el segundo trimestre del año pasado había transferido al Banco Central.

Aplicar esa operación financiera tendría un costo para el Ejecutivo. El especialista admite que “esto implicaría una valoración negativa de las agencias calificadoras de riesgo, lo mismo que una nueva emisión de deuda que incremente demasiado la misma. Podría restringir más el Programa de Inversión Pública u otros rubros del gasto lo cual, junto a las medidas monetarias restrictivas, empeoraría la desaceleración económica. Por otra parte, otras medidas (tributarias y otras) para recaudar recursos con el propósito de poder transferirlos al INSS enfrentarían resistencia”.

El Gobierno impuso la semana pasada un paquete de reformas que implicó aumentar el aporte de los contribuyentes, aplicar una deducción a los pensionados y rebajar las nuevas pensiones, para alargarle la vida al INSS al menos cinco años. El paquetazo de reformas desató la ira de la población, que se lanzó a las calles durante una semana, lo que hizo retroceder al Ejecutivo, que ahora prometió regresar a la mesa de negociación.

Lea más en: Cosep, Amcham y Conimipyme llaman a trabajadores a marchar el lunes

“Lo que no se puede explicar es cómo, después de dos años de advertencias, se permitió que la situación alcanzase semejante nivel de gravedad”, dijo el especialista, que solicitó no ser citado, quien indica que ahora tocar las pensiones es una opción difícil de contemplar.

Números claros

Ahora es momento de retomar las negociaciones, considera el especialista, quien al igual que Gómez plantea que para volver a la mesa se debe hacer pública toda la información disponible sobre el estado de las finanzas del INSS y las proyecciones actuariales.

Gómez indica que la administración del INSS debe presentar la información suficiente para realizar un buen diagnóstico. Tales como estados financieros auditados a diciembre del 2016 y último estudio actuarial. Anexos de las principales cuentas, tales como préstamos a la construcción, participaciones, antigüedad y análisis de las cuentas por cobrar, etc. Estados financieros de las empresas del INSS al 31 de diciembre del 2017.

Lea:Empresarios mantienen exigencias para aceptar diálogo con el Gobierno

También hay que revisar la situación de pagos atrasados del gobierno central y de las alcaldías, entes autónomos, y empresas previsionales, propias y privadas, agrega Gómez, al tiempo que recomienda incorporar especialistas en esta materia, si es posible catedráticos del Incae.

“Sin información detallada y suficiente, resulta difícil analizar y discutir opciones”, dice por su lado el especialista que solicitó no ser nombrado.

El INSS lleva cinco años cerrando con crecientes déficits, pese a que en 2013 se aprobó una reforma fiscal para sacarlo de esa condición.

A criterio de Gómez, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) debe elaborar un diagnóstico, una vez reciba la información del INSS. A partir de ello, elaborar una propuesta debidamente sustentada y presentarla públicamente para debatirla y alimentarla de propuestas.

“Esta deberá acompañar una proyección financiera para los próximos cinco años. Esta propuesta debe ser pública para darle oportunidad a los no participantes a sustentar sugerencias y comentarios”, indica Gómez.

Ambos especialistas coinciden en que encaminar a la confianza y transparencia del INSS es fundamental para comenzar este diálogo en materia de seguridad social. “Se precisa romper la falta de transparencia que permita generar confianza en el diálogo”, enfatiza Gómez.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: