Sociedad civil propone adelantar elecciones ante crisis en Nicaragua

El doctor Gabriel Álvarez, del Movimiento por Nicaragua, considera que en las actuales circunstancias el presidente Daniel Ortega es un "lastre" para toda la sociedad

Verificación Ciudadana

Gabriel Álvarez, abogada constitucionalista, al momento de la verificación en su Centro de Votación. LA PRENSA/LUCÍA NAVAS

La instalación de una “mesa de salvación nacional”, en la que participen distintos sectores del país, incluidos los jóvenes, que tenga como una de sus primeras misiones la convocatoria de elecciones adelantadas con nuevas autoridades en el Consejo Supremo Electoral es la propuesta que hicieron este martes miembros de la sociedad civil.

El país vive ya una semana desde que iniciaron las protestas de la ciudadanía contra las reformas a la seguridad social, las que han sido reprimidas por el Gobierno, dejando un saldo de treinta muertos y decenas de heridos.

Las manifestaciones en las calles demandan ahora la salida del poder de Ortega, luego que el mandatario, presionado por las críticas, decidió retirar la reforma que aumentaba la cuota de los cotizantes y empresarios al sistema de seguridad social, además de imponer un “aporte” de 5 por ciento a los jubilados entre otras medidas draconianas.

“Aquí pretendemos que se permita instaurar un gobierno provisional con el mero objetivo de llevar un proceso de elecciones anticipadas en todos los niveles: presidente, diputado, de alcaldes y consejo regional de las nuevas autoridades, con el fin de iniciar la reconstrucción del estado de derecho y las instituciones de este país”, explicó Luciano García, director ejecutivo del organismo Hagamos Democracia.

El origen de la crisis

Para Gabriel Álvarez, presidente del Movimiento por Nicaragua, la situación actual de la nación se deriva del desmantelamiento institucional realizado por Ortega.

“Él (Ortega) es un factor real de poder, y tan importante, que es el causante de este derramamiento de sangre”, dijo Álvarez.

Según ambos entrevistados, solo existen dos caminos para Nicaragua ante la situación actual: el primero es que se agudice el conflicto y venga la guerra, el caos y la destrucción de la economía.

El otro es la instalación de la “mesa de salvación nacional”, dado que el gobierno de Ortega y su esposa Rosario Murillo es ahora un “lastre” para toda la sociedad.

Las claves de la idea

Según Gabriel Álvarez, del Movimiento por Nicaragua, del presidente Daniel Ortega depende que Nicaragua resuelva la crisis de la mejor manera posible.

Para ambos entrevistados, la “mesa de salvación nacional” tendría la tarea de ver cómo se va a integrar el nuevo Consejo Supremo Electoral, que haría las elecciones adelantadas y gestionar la observación.