Lo más importante en la formación de los hijos

Lo que podemos sacar de esta enseñanza es que los padres somos los únicos responsables ante el Señor por la formación de nuestros hijos

La verdadera formación de los hijos incluye el disciplinar y disciplinar es instruir, educar, guiar y formar con reglas consecuentes. Es parte del carácter que se edifica en el hijo y que regirá su estilo de vida futura.
Dios en su amor y sabiduría nos enseña cómo debemos criar a nuestros hijos. En las Escrituras nos da ampliamente sus instrucciones sobre esto, por ejemplo:

En Deuteronomio 6: 4-8, 20-24 nos dice: “Escucha, Israel: Yahveh nuestro Dios es el único Yahveh. Amarás a Yahveh tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza”. Queden en tu corazón estas palabras que yo te dicto hoy. Se las repetirás a tus hijos, les hablarás de ellas tanto si estás en casa como si vas de viaje, así acostado como levantado… Cuando el día de mañana te pregunte tu hijo: “¿Qué son estos estatutos, estos preceptos y estas normas que Yahveh nuestro Dios os ha prescrito?”, dirás a tu hijo: “Éramos esclavos…” “Y Yahveh nos mandó que pusiéramos en práctica todos estos preceptos, temiendo a Yahveh nuestro Dios, para que fuéramos felices siempre…”.

Es decir que en primer lugar en la crianza de nuestros hijos debemos enseñarles a amar a Dios sobre todas las cosas, que es lo principal en nuestra vida. Debemos enseñarles que Dios es nuestro Señor y proclamárselos siempre y en todo lugar y que él nos dejó estos mandatos para nuestra felicidad.

De lo contrario nos pasará lo que les pasó a los hijos de Elí por su comportamiento descrito en el capítulo 1 de Samuel versículos del 12 al 22, y que termina describiendo en 1 Samuel 3:12-14: “Ese día, sin falta, cumpliré a Elí todo lo que le he dicho respecto a su familia. Le he anunciado que voy a castigar a los suyos para siempre, por la maldad que él ya sabe; pues sus hijos me han maldecido y él no los ha reprendido”.

Lo que podemos sacar de esta enseñanza es que los padres somos los únicos responsables ante el Señor por la formación de nuestros hijos. Es a nosotros a quien nos pedirá cuentas. Dios nos da una norma a seguir y nosotros como padres debemos hacerla cumplir a cualquier costo, no debemos dejar desapercibida ninguna ofensa a Dios ni ninguna desobediencia a sus mandatos, por el contrario, debemos orientar y actuar con mucho celo para hacerlos cumplir y nunca ofender a Dios.

En otro pasaje de la Escritura, en este caso Efesios 6:1-4 dice: “Hijos, obedezcan a sus padres por amor al Señor, porque esto es justo. El primer mandamiento que contiene una promesa es este: ‘Honra a tu padre y a tu madre, para que seas feliz y vivas una larga vida en la tierra’. Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino más bien críenlos con disciplina e instrúyanlos en el amor al Señor”.

En estos pasajes se ve claramente que lo principal, lo más importante en la educación de los hijos es el inculcarles, enseñarles, testimoniarles el amor a Dios sobre todas las cosas y que eso es lo más importante en nuestras vidas como cristianos, es decir, que como padres debemos formar a nuestros hijos en el Señor.

Igualmente nos enseña que como padres tenemos la total responsabilidad de la conducta de los hijos y es por esa razón que Dios castiga no solo a los hijos, sino a toda la familia.

En la próxima semana profundizaremos más sobre este tema.

El autor es miembro del Consejo de Coordinadores de La Ciudad de Dios.
reflexivo33@gmail.com

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: