Camino hacia una nueva empresa

Hoy más que nunca, las empresas son juzgadas cada vez más sobre la base de sus relaciones con sus trabajadores, sus clientes y sus comunidades.

6/11/17. Deloitte. Dagoberto Arias.

Hoy más que nunca, las empresas son juzgadas cada vez más sobre la base de sus relaciones con sus trabajadores, sus clientes y sus comunidades, así como el impacto en la sociedad en general. En ese contexto, es casa vez más frecuente que algunas organizaciones hablen de Responsabilidad Social, otras de filantropía, y las más avanzadas hablan de Triple Bottom Line y estrategias de sostenibilidad.

El trasfondo de esas visiones de negocio tiene que ver con organizaciones que asumen su responsabilidad de ser un buen ciudadano, que combinan el crecimiento de los ingresos y la búsqueda de los beneficios económicos con el respeto y apoyo al entorno social y ambiental. Esta es la demanda. Ya no es la opción. Esta nueva empresa también avanza hacia un modelo organizacional de red de equipos que permita mayor colaboración y agilidad interna.

Lea: Nuevas normas contables sobre arrendamientos

Estos cambios a nivel global pueden atribuirse a las consecuencias de la crisis financiera mundial de 2008. Hoy, todos en el mundo, tenemos menos confianza en nuestras instituciones políticas y sociales y esperamos que otros actores, entre ellos los líderes empresariales, llenen esos vacíos.

Podría leer también: Deterioro de activos y transparencia

El poder del individuo está creciendo, esto también motivado por la generación conocida como millenials. También tiene que ver con este mundo hiperconectado donde todos podemos saber en tiempo real que hacen las empresas, y a partir de eso las juzgamos.

También puede leer: Evalúe los esfuerzos y mejore los procesos

La tecnología es una oportunidad. Los avances en la inteligencia artificial, las nuevas tecnologías de la comunicación, la robótica, están cambiando la forma en que se hace el trabajo.

El ecosistema de las empresas cambió. Se llenó de valores que tal vez ya existían pero que ahora están fortalecidos.

Justicia, Transparencia, Imparcialidad, Equidad, Bienestar, son algunos de esos íconos que debemos reconocer y asumir con mayor responsabilidad. Para que esto ocurra los equipos gerenciales deben operar como en una sinfonía, colaborar como nunca antes entre sí, formar relaciones con gobiernos y organismos reguladores, y velar por el progreso social tanto como cuidan sus responsabilidades financieras internas.

Le podría interesar también: Entidades deben atender cambios en NIIF

Los invito a conocer sobre estos y otros cambios en el más reciente informe Tendencias Globales de Capital Humano 2018. en el cual queda claro la ruta a seguir en materia de ese nuevo liderazgo sinfónico o integrador que requieren las empresas, así como las tendencias y prioridades en materia de talento que se viven a nivel mundial.

*Socio Director Deloitte Nicaragua

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: