Ampliar cobertura de INSS es tarea pendiente en Nicaragua

Más del 50 por ciento de los asegurados trabajan en Managua, Chinandega, León, Masaya y Matagalpa, en ese mismo orden se ubican los pensionados, según el Anuario Estadístico 2017, del INSS.

INSS, Nicaragua

LA PRENSA/ARCHIVO

Que la cobertura de asegurados sea más equitativa y no se concentre en cinco departamentos, como ha ocurrido en los últimos años, es un reto que tiene que superar el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), pero, para lograrlo esto debe ir acompañado con una estrategia de diversificación de la matriz productiva y formalización de la economía, dicen especialistas.

Más del 50 por ciento de los asegurados trabajan en Managua, Chinandega, León, Masaya y Matagalpa, en ese mismo orden se ubican los pensionados, según el Anuario Estadístico 2017, del INSS.

La alta concentración de habitantes en estos departamentos propician ese desequilibrio del mercado laboral.

La concentración altísima de los asegurados y pensionados en dichos departamentos explicarían en parte el porqué en esas zonas se generó el mayor rechazo de las reformas al Seguro Social que había aprobado el Gobierno y lo derogó hace una semana, donde pretendía deducir el 5 por ciento de la pensión y aumentar las cotizaciones a empleadores y trabajadores.

Lea: Urge instalar mesa de revisión de reforma al INSS

El especialista en Seguridad Social, José Dolores Gómez, indicó que esa disparidad es una evidencia de la informalidad en lo que está sumergida la economía del país y a eso se le suma que la mayoría de las actividades de los nicaragüenses se basan en la agricultura.

“El 22.1 por ciento de la Población Económicamente Activa es la que tenemos en el Seguro Social (…), el grueso (de los trabajadores) está en el sector informal, en las pequeñas empresas que no quieren asegurarse, incluso en las medianas empresas que hacen todo lo posible para no estar en el Seguro, ha habido una falta de responsabilidad de muchos empresarios de que no cumplen con el Seguro Obligatorio”, aseveró Gómez.

Del total de asegurados, el 83 por ciento está en el régimen obligatorio y el resto en el facultativo, detalla el INSS.

El también especialista en Seguridad Social, Manuel Israel Ruiz, dijo a LA PRENSA hace unos meses, que si bien existe presencia de centros de atención en todo el país el crecimiento ha sido casi nulo.

“Nosotros no crecemos ni el 1 por ciento anual en cobertura en relación con la Población Económicamente Activa (PEA), hemos estado anclados”, destacó Ruiz.

Gómez apuntó que para que haya mayor penetración de la Seguridad Social en los departamentos es necesario el “compromiso” de parte de los administradores de las filiales para incentivar a los empresarios de la zona a afiliarse.

“Aunque sea la misma institución no todas funcionan igual, porque depende de la eficiencia de cada quién para que se pongan las pilas y si hubiera una buena supervisión del Seguro Social para darle seguimiento a todo el personal que está en el Seguro Social, seria diferente, pero no lo hace, además es obligación ser eficiente. Pero cuando la cabeza está mala y la cabeza no está trabajando bien, hay un desarrollo desigual, lo ves a nivel nacional”, cuestionó Gómez.

Lea también: Daniel Ortega publica en La Gaceta la derogación de la reforma al INSS

Y es que entre más alejados sean los departamentos de la capital, así mismo el acceso al Seguro Social, si bien en 2017 el sector agropecuario, caza y pesca registró un crecimiento del 9.32 por ciento en el número de asegurados, sigue siendo el sector que menos aporta al INSS, porque del total de la población asegurada representa el 8.58 por ciento, según datos publicados por el Banco Central de Nicaragua.

Sin embargo, Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), aseguró que formalizar a ese sector es uno de los ejes de trabajo en los últimos años.

“A medida que se va creciendo, vamos metiendo tecnología y nos vamos agroindustrializando en nuestras fincas, así mismo vamos generando empleos formales y va a haber más afiliados”, mencionó Healy.

Lea:Empresarios mantienen exigencias para aceptar diálogo con el Gobierno

Gómez insiste en que esa desigualdad en la distribución de asegurados influye en la falta de beligerancia de las autoridades para obligar a los pequeños negocios a que cumplan con la Ley, “además como el Seguro no genera confianza, es un costo pesado para los pequeños empresarios, hay una deserción a partir del costo que representa y del mal servicio, cada departamento es diferente al otro, por razones de mala distribución que tenemos a las áreas de producción y que el sector agrícola es el que menos paga Seguro Social”.

En el caso de la participación de asegurados en el Caribe es mínima por la naturaleza de la principal actividad económica, que es la pesca artesanal; Gómez apuntó que ese es un sector que ha sido abandonado de por vida.

Por su parte el presidente de la Cámara de la Pesca de Nicaragua (Capenic), Xavier Sánchez, planteó que en la parte industrial se ha realizado un plan de trabajo para aumentar el número de trabajadores formales desde la captura, proceso y comercialización de los productos pesqueros.

“Todos los industriales cumplimos con las leyes establecidas, porque recordá que trabajamos con empresas extranjeras que demandan el cumplimiento de las leyes”, dijo Sánchez.

En el caso de la zona del Caribe Sur además de la pesca la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), ha planteado en la Estrategia de la Transformación de la Matriz Productiva, el potencial para ampliar las zonas de plantaciones de palma africana, lo cual dinamizaría la generación de empleo.

En reiteradas ocasiones el economista Adolfo Acevedo ha señalado la necesidad de generar empleos de mayor productividad para alcanzar mejores salarios, porque si se continua afiliando a trabajadores con ingresos precarios o mínimos a corto plazo se convierten en un peso que difícilmente podrá sostener el INSS.

Otros economistas han apuntado que a medida que se va formalizando la economía, así mismo se impulsará la meta de alcanzar el crecimiento económico del 8 por ciento al que debe aspirar el país.

0.2%
fue el crecimiento en afiliación en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), en febrero de este año electricidad, gas y agua, industria manufacturera, sector financiero, fueron las actividades que mayor aporte registraron.

Los primeros asegurados

Según el especialista en Seguridad Social, Manuel Israel Ruiz, “el Seguro Social comenzó en Managua en 1957, el 10 de febrero; en León, en 1967; en 1966 Siuna, Bonanza y Rosita, en Corinto y en el ingenio San Antonio en el 1972 se implementó en el departamento de Chinandega”.

Ya en 1989 la cobertura se extendió a los departamentos de Masaya, Carazo y Rivas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: