Las protestas en Nicaragua incluyeron la «tala» de «árboles de la vida»

Desde el 19 de abril de 2018, ocho “árboles de la vida” —conocidos también como “Chayopalos”— han sido derribados en diferentes puntos de Managua.

Desde el 19 de abril de 2018, día en que empezaron las protestas masivas contra las reformas del INSS, ocho “árboles de la vida” han sido derribados en diferentes puntos de la capital y con diferentes métodos y otros más han sido quemados o parcialmente destruidos.

El último de estos fue quemado la noche del sábado en Carretera a Masaya, frente al edificio Pellas.

Lea también: “Árboles de la vida”, blanco de la furia ciudadana por represión gubernamental

En un recorrido realizado por el Diario LA PRENSA se constató que los “árboles” caídos ya habían sido recogidos por trabajadores de la Alcaldía de Managua.

Los “árboles de la vida” se han convertido en un símbolo del gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo en los últimos cinco años.

El primer “árbol de la vida” fue derribado el jueves 20 de abril, un día después que la Policía Nacional y las turbas del Gobierno reprimieran violentamente las manifestaciones de jóvenes contra las reformas al INSS.

El primer “árbol de la vida” se derribó el viernes 20 de abril de 2018, cerca de la Catedral de Managua. LA PRENSA/Roberto Fonseca
El primer “árbol de la vida” se derribó el viernes 20 de abril de 2018, cerca de la Catedral de Managua. LA PRENSA/Roberto Fonseca

Estaba ubicado en el costado oeste de la Catedral Metropolitana y era de color blanco. Diferentes publicaciones en redes sociales de los testigos de la caída de la estructura, indican que varias personas se turnaron durante dos horas para cortar la base de esta con una sierra de mano.

Vea: Galería | Managua, la ciudad plagada de árboles de la vida

Desde entonces los manifestantes han derribado otros siete: uno en la rotonda Cristo Rey, uno en la Carretera Norte, uno en la rotonda La Virgen, dos en la rotonda Jean Paul Genie, uno en el kilómetro 14 de Carretera a Masaya y uno más en la rotonda de Jardines de Veracruz.

Antes de derribarlos, los “árboles” fueron quemados y rayados con consignas contra el partido de gobierno. César Cáceres, un ex-Cachorro de los años ochenta que fue herido en la pierna por un charnel y que habita a unos cuantos metros de la rotonda Jean Paul Genie, explica que los ciudadanos que derribaron los dos “árboles de la vida” que se encontraban ahí ubicados, lo hicieron con una pulidora.

En el lugar se encontraba un guarda de seguridad resguardando las dos estructuras de metal, pero cuando vieron que la multitud se acercaba se fueron del lugar, relata el vecino. Los ciudadanos conectaron una extensión al cableado de un poste cercano y a esta enchufaron una pulidora, con la que lograron que cayeran los dos “árboles”, uno azul y otro rosado.

En la rotonda Cristo Rey y la rotonda La Virgen, los “árboles de la vida” fueron derribados la noche del 23 de abril, después de la marcha convocada por la empresa privada a la que asistieron decenas de miles de personas, que salió de Metrocentro y culminó en la Upoli.

Homenaje a las víctimas

En los lugares donde han sido derribados los “árboles”, los ciudadanos han rendido homenaje a los jóvenes asesinados durante las protestas. En la rotonda Jean Paul Genie hay altares, flores, velas y fotografías de los estudiantes en los tubos que eran las bases de los “árboles de la vida”. Mientras LA PRENSA visitaba esta rotonda, tres ciudadanos se bajaron de una camioneta con al menos una docena de plantas para sembrarlas. “Una manera de protestar pacíficamente es intervenir el espacio de una manera positiva”, dijo uno de ellos.