Expulsión de estudiantes de internados de la UNAN en León fue por no apoyar vandalismo

Autoridades del Gobierno y militantes del partido Frente Sandinista en León pretendían obligar a universitarios que salieran a apedrear casas de manifestantes

Universitarios de León denuncian ante presidenta del Cenidh, Vilma Núñez, lo que fue la represión de abril en León. LA PRENSA/E. ROMERO

Más de 700 estudiantes internos becados en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), en León, fueron dejados indefensos por la noche a inicio de las protestas en el país en abril pasado, por resistirse a acatar las órdenes de vandalismo de ciertas autoridades.

La denuncia la realizó Amaya Coppens, junto a otros estudiantes del Movimiento 19 de abril en esa ciudad, ante la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos(Cenidh), Vilma Núñez.

Lea: Vilma Núñez: “Ortega tiene ahora su propia masacre de estudiantes”

Los estudiantes fueron expulsados del internado de la universidad y mandados a las calles pese a la hora y que algunos de ellos son originarios de la Costa Caribe.

Y la expulsión fue porque se negaron a salir apedrear las casas de los primeras personas que salieron a protestar en León.

Byron Corea Estrada por su parte señaló que la ministra de Salud, Sonia Castro, acompañada de la directora del Hospital Óscar Danilo Rosales y miembros del Frente Sandinista, llegó a las aulas de ese centro donde se refugiaban estudiantes y ordenó desalojarlos.

“Ella comandaba, decía salgan, salgan si no salen traigo a los antimotines”, relató Corea.

Castro también impidió que los estudiantes de Medicina ejercieran sus funciones y que cerraran las puertas del hospital.

Núñez confirmó que ella tenía conocimiento de esto por otras fuentes y que la funcionaria le habría advertido a la decana que si no colaboraba le quitaban el apoyo del 6 por ciento.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: