Freddy Corea: «Cuando le lancé a Cuba no tenía experiencia, pero tenía coraje»

Rumbo a los 46 años de edad, Freddy Corea le dio un descanso definitivo a brazo derecho, que le ayudó a construir un nombre de respeto en nuestro beisbol.

Freddy Corea terminó su carrera con Carazo y ahora es entrenador en este mismo equipo. LA PRENSA/ARCHIVO

Rumbo a cumplir 46 años de edad, el lanzador leonés Freddy Corea decidió darle un descanso definitivo a su talentoso y duradero brazo derecho, que le ayudó a construir un nombre de respeto en nuestro beisbol, retirándose como el séptimo en la lista de los más ganadores con 140 éxitos.

Cuando Corea estaba a la mitad de este recorrido en su vida, a los 23 años, demostró que tenía un brazo especial. Estuvo a tres outs de vencer 3-2 a la Selección de Cuba de Omar Linares, Orestes Kindeland, Antonio Pachecho y Lourdes Gourriel, en la Copa Intercontinental de 1995.

Lea además: Diego Sandino y Freddy Corea fueron tras marcas de picheo en 2017

“Estaba en mi mejor momento. Era joven, sin experiencia, pero tenía coraje, valor y deseos de triunfar. Es un orgullo haberle pichado a una maquinaria como era Cuba en 1995, una de las mejores selecciones que ha habido de todos los tiempos”, recuerda el espigado tirador.

Corea apareció en el noveno inning en busca de completar la hazaña, pero un hit de Germán Mesa le advirtió al mánager Julio Sánchez que era suficiente y José Luis Quiroz llegó al relevo, sin evitar que Cuba se saliera con las suyas y ganara el partido 4-3 en 10 innings.

Corea no ganó el juego, pero sí una enorme reputación. Varios scouts lo buscaron, pero no firmó esperando una mejor oferta, la que no llegó porque después se lesionó el brazo.

“Pedro Ramos me hizo una oferta, también Mike Brito de los Dodgers, pero me ofrecían muy poco. Pudo haber sido un error no firmar, pero las personas que me asesoraban me dijeron que valía más y que esperara algo mejor. Luego me lesioné. La suerte no era para mí”, cuenta Corea sin remordimiento.

Antes de la lesión, lanzó en los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996 y venció 7-2 a Italia.

Después de la lesión, dependió más de sus recursos como lanzador, especialmente un imbateable envío de tenedor, que del poder de sus disparos y le fue suficiente para construir una sólida carrera en nuestro país, tirando para 10 diferentes equipos, aunque cuando Carazo reapareció en el beisbol superior en 2009 de ahí no se volvió a mover.

También: Freddy Corea tomó un segundo aire en el beisbol en 2003 con Granada

“Comencé en León en 1993, pero no tuve muchas oportunidades y busqué nuevos horizontes en Carazo, y de ahí al San Fernando. Estuvo en 11 equipos y con la Selección. Creo que hice mi trabajo”, apunta el tirador de 1978.2 innings de recorrido en los campeonatos nacionales, que lo ubican en el quinto lugar.

“Inicié como cátcher en la Mayor A con mi hermano Santos Medina, quien ahora es árbitro. Él me motivo a ser lanzador porque vio que tenía un buen brazo y me dio las primeras indicaciones. Luego me ayudó mucho Guillermo McClean en Carazo y después otros entrenadores más experimentados como Pedro Ramos, el “Boricua” Jiménez y Luis Tiant en la Selección, y logré captar lo bueno para tener éxito en mi carrera”.

Y sin dudas, Corea lo logró.

Números

Freddy Corea se retiró del beisbol como el séptimo lanzador más ganador en la historia de los campeonatos nacionales con 140 éxitos.

Corea debutó en 1993 con León y jugó su última temporada en 2017, a los 44 años de edad,  con Carazo.

Fue el octavo lanzador en aparecer en 400 juegos (404 en total) y es el derecho con más juegos iniciados (346), solo detrás del zurdo Asdrudes Flores (392).

Se retiró con balance de 140-117, más 50 juegos completos, 11 blanqueadas y cuatro salvados. Su efectividad fue de 3.88.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: