Crisis política de Nicaragua golpea con fuerza capacidad de resistencia de las mipymes

Leonardo Torres, presidente de Conimipyme, estima que el Producto Interno Bruto repuntará tres por ciento y no cinco por ciento como lo proyectaba inicialmente el Gobierno de Nicaragua.

Las protestas en Nicaragua empezaron contra las reformas a la seguridad social impuestas por el gobierno de Daniel Ortega. LA PRENSA/EFE/

La baja reserva monetaria de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) está provocando que estas comiencen a enfrentar dificultades para honrar a tiempo sus deudas con el Sistema Financiero Nacional, tras casi tres semanas de crisis socioeconómica y política en Nicaragua. Esta situación, que estalló el pasado 18 de abril, está ocasionando que el sector esté trabajando a “medio gas”, situación que las tiene en vilo.

Leonardo Torres, presidente del Consejo de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Nicaragüense (Conimipyme), señaló que las afectaciones del sector “por la actual situación de inestabilidad del país son mayores (en las mipymes) que para las grandes empresas. Las pequeñas empresas tiene menores reservas monetarias, lo cual les crea menor capacidad en el tiempo de cubrir todos sus costos con una disminución de sus ingresos”.

“Las mipymes están empezando a tener problemas para cumplir en los tiempos establecidos con sus compromisos de pagos en el Sistema Financiero. Lo cual incrementaría la mora financiara”, afirmó Torres, quien representa un importante tendido de las mipymes formalizadas del país.

Lea: Empresarios piden destituir a las autoridades del INSS y una auditoría de la institución

Desde que estalló la crisis, el pasado 18 de abril luego que el Gobierno anunciara un paquetazo de reformas a la Seguridad Social y luego reprimiera a la población con ataques mortíferos, la actividad económica se encuentra en jaque, particularmente el turismo y comercio, golpeados por la masiva fuga de viajeros internacionales.

Dada las bajas reservas monetarias con las que trabajan las mipymes, Torres afirma que en caso de que en Nicaragua se declare un paro nacional la capacidad de resistencia del sector es mínima.

Actualmente, según Torres, “los sectores que exportan productos y artículos están enfrentando algunos problemas para cumplir con sus compromisos”, principalmente las vinculadas a actividades como artesanías, productos alimenticios, cuero y calzado, madera mueble, entre otras.

No obstante aclaró que “no se ha podido cuantificar en todos los sectores económicos las pérdidas o reducciones de los ingresos derivados por la baja de sus operaciones, pero se están haciendo cálculos al respecto”, los cuales esperan estén listos en los próximos días.

Distintos sectores económicos están convocados para participar en los próximos días en un diálogo nacional, donde asistirá la Iglesia católica como testigo, en una crisis no vista en los últimos diez años que se ha cobrado la vida de más de cuarenta civiles, atacados por grupos paramilitares y la Policía.

Puede leer también: Reforma al INSS será en vano si no hay transparencia, según especialistas

La situación ha ocasionado que gran parte de los hoteles y restaurantes queden vacíos por la fuga de turistas y se han cancelado reservaciones en los próximos tres meses.

Turismo prevé pérdidas millonarias

Torres, quien también es presidente de la Cámara de Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística (Cantur), indica que actualmente están trabajando como sector del ocio y el descanso bajo dos escenarios.

El primero es que se logre sacar adelante el diálogo y la economía se estabilice. Con ello, entre abril y junio se habrá generado en ingresos 221 millones de dólares, entre treinta y 45 millones de dólares menos con respecto a la meta inicial.

“Escenario pesimista moderado (el diálogo no tiene éxito, no detiene esta situación y se continúa con una mayor inestabilidad política) las pérdidas se mantienen a un ritmo creciente generando pérdidas en el segundo, tercero y cuarto trimestre de aproximadamente ochenta millones de dólares trimestrales o sea 240 millones en lo que resta del año”, explica.

Lo anterior implica que en lugar de lograr 950 millones de dólares, apenas se captarían setecientos millones de dólares, por debajo de los 840 millones de dólares del año pasado. “Fuera de que ya la Imagen y Riesgo País están lesionados. Hemos retrocedido a lo ya logrado en estos temas”, advierte.

También puede leer: Ahorro privado de pensión, ¿una opción inviable para salvar la Seguridad Social en Nicaragua?

Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), estimó en días recientes que la crisis actual dejará pérdidas por cien millones de dólares este año.

Zona franca: todo  dependerá del diálogo

También zona franca está a la expectativa de lo que sucederá en el diálogo, de cuyos resultados dependerá si se logran o no las metas para este año.

Dean García, director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de la Confección (Anitec), afirmó que cuando el Gobierno anunció la aplicación de la reforma al INSS las empresas de zona franca de su sector suspendieron sus planes de expansión para este año, pero que desconocía si estas se iban a retomar tras la derogación del decreto del ajuste a la Seguridad Social.

García señaló que la principal afectación que ha sufrido el sector desde que estalló la crisis fue el aumento del ausentismo en las empresas, debido a que los trabajadores tienen miedo a ser afectados por las protestas en las calles.

“Nosotros estamos siendo afectados básicamente por el ausentismo de los trabajadores. Usted comprenderá que cuando hay esas protestas en las calles, principalmente cuando no se sabe si estas van a ser violentas o no, los trabajadores lo que hacían es que no llegaban a trabajar o llegaban tarde porque no encontraban transporte”, indicó.
En los días más álgidos de las protestas, García estima que el ausentismo se elevó entre un veinte y treinta por ciento, lo que es anormal si se compara con el diez por ciento que suele ser generalmente, principalmente los lunes.

Según el representante gremial, solo para este año se tienen previstos tres planes de expansión fuerte de empresas textiles, uno de los cuales incluso planea generar hasta siete mil puestos de trabajo.

También lea: ¿Por qué el INSS está en crisis? Su situación es peor de lo que parece

Actualmente en zona franca operan doscientas empresas y se generan un poco más de 118 mil empleos.

García, quien confía que el país se estabilice tras el diálogo, admite que ha recibido llamadas de las casa matriz de las empresas de confección que operan en Nicaragua, preguntando sobre cómo está la situación.

Diálogo debe dar frutos

Por su lado, Mario Zelaya, presidente de la Federación Cámara Nicaragüense de Zonas Francas Privadas, afirmó que desconocía de empresas que hayan decidido no instalarse en el país, pero afirmó que todo el sector sigue de cerca lo que pasará con el diálogo.

“Creemos que el diálogo es necesario, como Cosep (Consejo Superior de la Empresa Privada) lo pedimos, creemos que el diálogo es el camino para encontrar la solución de los problemas en Nicaragua. De momento no tenemos proyecciones de que las empresas de zona franca vayan a bajar este año sus niveles de producción”, afirmó Zelaya.
Indicó que todos los nicaragüenses esperan que el diálogo dé frutos. “En el momento que el diálogo vaya dando resultados, que es la expectativa que tenemos todos, se hará una evaluación más completa (del sector) porque el país necesita seguir creciendo”, afirmó.

Lea: Crisis pone en aprietos meta de crecimiento económico de Nicaragua

PIB crecerá menos

Desde ahora el sector de la micro, pequeña y mediana empresa vislumbra una menor tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto este año.

Leonardo Torres, presidente de Conimipyme, estima que el Producto Interno Bruto repuntará tres por ciento y no cinco por ciento como lo proyectaba inicialmente el Gobierno de Nicaragua.

“Se detiene la formalización de las empresas micro y pequeñas y aumenta por lo tanto la informalidad en la economía, esto afectaría la base de asegurados al INSS y la base Impositiva”, teme Torres.

Además en “términos de competitividad se vería afectado, observándose menor inversión en tecnología y en calidad de productos y servicios. Se erosiona la capacidad exportadora y se limitarían las ventanas de aprovechamiento de los tratados de comercio. Se genera una desaceleración en la generación de empleo y se espera una reducción de planillas o sea aumenta el desempleo abierto”, afirmó.

Lea: El presidente de Upanic no descarta paro nacional si diálogo con Ortega no funciona