Protestas en universidades públicas se fortalecen

La represión gubernamental ha dejado al menos 45 muertos, confirmados por LA PRENSA, aunque organismos de derechos humanos tienen listas que pasan los 60 fallecidos

Nicaragua

Universitarios marcharon este viernes de forma pacífica desde la UCA hacia la UNAN-Managua en repudio a las represiones orteguistas. LA PRENSA/J. FLORES

“Vamos más fuertes que nunca. Esto no se queda así. Ni matándonos a todos van a poder callar a este pueblo que se hartó de este Gobierno corrupto que ha derramado sangre de nuestros hermanos”, dijo un universitario mientras esperaba frente a Medicina Legal la entrega del cuerpo de Jimmy Parajón Gutiérrez.

Este joven de 35 años fue asesinado de un disparo en la tetilla izquierda.

El crimen perpetrado por los paramilitares apoyados por el régimen de Daniel Ortega ocurrió a las 2:20 de la madrugada de este viernes 11 de mayo mientras apoyaba a los universitarios atrincherados en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) que eran reprimidos por la Policía.

Lea además: Pobladores resguardan a estudiantes que protestan en la UNAN-Managua

Los enfrentamientos empezaron la noche del 10 de mayo cuando varias camionetas cargadas de paramilitares (Juventud Sandinista y otros), según vecinos del lugar y universitarios, pasaron disparando en ráfaga a los universitarios, por el sector de la entrada al barrio Carlos Marx.

Dos muertos y más de 40 heridos

“Utilizaban armas militares con láser porque solo miramos un puntito rojo y luego caían los compañeros”, dijo uno de los sobrevivientes al ataque.

Otro de los jóvenes que falleció fue Kevin Valle, de 18 años, quien estaba junto con dos amigos por la esquina del colegio República de Argentina y vieron salir tres camionetas del Distrito VI de la Alcaldía de Managua llenas de policías. Una de las camionetas dio vuelta y empezó a disparar en ráfaga contra los jóvenes.

“Miramos que la camioneta se regresa y nos agarró a ráfaga. Lo que hicimos fue ponernos detrás de un poste, cuando escuché que Kevin dijo: ‘Me pegaron’; a mí también me rozó una bala y a mi otro amigo le dieron en la espalda”, contó uno de los jóvenes sobrevivientes, de 20 años.

Puede leer: Dos jóvenes murieron en ataque nocturno en la Upoli, confirman familiares

Valle fue trasladado a Chontales por sus familiares, no quisieron poner la denuncia porque consideran que nadie les revivirá a su hijo. “Lo trasladaron con hielo hasta Chontales”, contaron vecinos.Los vecinos del lugar aseguran que las camionetas que andan trasladando a los paramilitares y a los agentes policiales son de la Alcaldía y del Ministerio de Salud (Minsa).

La represión continuó hasta las 4:00 de la mañana de este viernes. Otros universitarios y pobladores se encuentran heridos de bala y charnel en las salas hospitalarias improvisadas en la Upoli, como resultado de los mismos ataques.

Ataques simultáneos

Por otra parte, a las 3:00 a.m., los paramilitares también dispararon contra el Recinto Universitario Rubén Darío, UNAN-Managua, con armas de fuego y armas artesanales, según relataron estudiantes. Los habitantes de las cercanías de la universidad y un grupo de ciudadanos del barrio Monimbó de Masaya, que se ha levantado contra el gobierno de Ortega desde abril pasado, evitó que los miembros de la estructura partidaria del FSLN siguieran acosando a los estudiantes, aunque cinco personas resultaron heridas.

Hasta este viernes, desde el 18 de abril pasado, la represión gubernamental ha dejado al menos 45 muertos, confirmados por LA PRENSA, aunque organismos de derechos humanos tienen listas que pasan los 60 fallecidos.

Desde hace cinco días, los estudiantes piden la destitución de los principales dirigentes de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), a quienes consideran corruptos y afines al gobierno de Ortega.

Lea además: Estudiantes y pobladores paralizan el tráfico en la carretera Panamericana en León

A las 9:00 de la mañana de este viernes, estudiantes de la Universidad Centroamericana (UCA) marcharon hacia la UNAN-Managua, en apoyo a los estudiantes por el asedio sufrido toda la madrugada.
Todos los estudiantes unidos en una sola voz aseguran que no dejarán de manifestarse contra Ortega, hasta que se vaya, porque ha mandado a matar al pueblo.

Los universitarios levantaron una barricada con adoquines para protegerse de la hostilidad de la Policía y los paramilitares.

Movimiento en los barrios

Ante la represión y asesinatos de universitarios y pobladores en general, los jóvenes de diferentes barrios se organizaron y formaron el Movimiento de barrio 19 de Abril, porque consideran que están matando a los chavalos de los barrios que se están sumando a la protesta contra el Gobierno.

También: El día que Monimbó se levantó contra Daniel Ortega

“Esta lucha es del pueblo y nos están matando a nuestros jóvenes y no se puede quedar así. Estamos organizándonos y sentirán nuestra presencia. Sabemos cómo operan los JS. Fidel Moreno está dirigiendo a las vagos desde el plantel Batahola, donde los abastecen de gasolina, comida, armas, morteros, pero nosotros también estamos organizados”, dijo uno de los jóvenes, amigo de Parajón, ese muchacho que dejó cinco hijos en la orfandad.

Vigilia en Upoli

Durante una vigilia que organizó la población cercana a la Upoli en apoyo a la protesta, los universitarios recalcaron que seguirán en la lucha porque la sangre de los muchachos no fue derramada en vano, afirman. A la concentración nocturna asistieron pobladores, motorizados, estudiantes, bomberos voluntarios, todos con sus banderas de Nicaragua. Los asistentes recalcaron que la lucha es del pueblo y que no descansarán hasta que el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo se vaya del poder, porque han mandado a matar al pueblo, como una más de sus ilegalidades.

Policía se infiltra

Población y universitarios denuncian que los agentes policiales se visten de civil para estar presente en el Hospital Alemán Nicaragüense y llevarse presos a los muchachos que llegan heridos. “Andan con chaquetas y por debajo el uniforme y las botas”, dijeron los muchachos.

Universitarios en la UNAN-Managua lograron desarmar a un policía que se llegó a meter mientras realizaban la barricada. Una de las estudiantes, que solicitó el anonimato, relató que el oficial vestía una chaqueta y debajo llevaba el uniforme, cuando se acercó a las barricadas. Al ser descubierto por los muchachos, el oficial fue cuestionado por los estudiantes. En un momento de la discusión, se molestó y buscó su arma, una pistola 9 milímetros, pero fue desarmado y su pistola se entregó a Marcos Carmona, presidente de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), quien la devolvió en Plaza el Sol.

45 jóvenes asesinados, confirmados por LA PRENSA, van hasta este momento en menos de un mes de protestas contra el gobierno de Daniel Ortega.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: