Alexander Espinoza muestra su coraje y evita el caos, Julio Laguna impacta y Blandón sorprende

Alexander Espinoza (16-1-2)  mostró su coraje para evitar el caos la noche del sábado en el Gimnasio Nicarao frente a Yader Cardoza (23-13-1). Supernova sufrió los primeros tres asaltos, recibió muchos golpes de "conejos"

Alexander Espinoza y Yader Cardoza. LAPRENSA/CORTESÍA

Alexander Espinoza (16-1-2)  mostró su coraje para evitar el caos la noche del sábado en el Gimnasio Nicarao frente a Yader Cardoza (23-13-1). Supernova sufrió los primeros tres asaltos, recibió muchos golpes de «conejos», amarres constantes y golpes limpios que le hicieron perder la paciencia. Cayó en la desesperación, había perdido el norte y estaba perdiendo la pelea. En el tercer asalto quedó tocado y al borde del nocaut, se sostuvo en las cuerdas y sobrevivió al sonido de la campana. No obstante, el mejor 118 libras del país giró el complicado combate para terminar ganando por decisión unánime.

Te puede interesar: ¡Sin reproches! Alexander Espinoza pierde por decisión dividida en Rusia

El resultado fue injusto en dos tarjetas (97-91, 97-91 y 95-93), pero victoria sin discusión. Tanto a Espinoza como a Cardoza les quitaron un punto por golpes ilegales. Supernova está listo para buscar el título interino de las 118 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) ante filipino Reymart Gaballo, el cual según su promotor, Rosendo Álvarez podría suceder en julio de este año.

En el combate semiestelar, el joven Julio Laguna (14-0) se convirtió en campeón Fecarbox de las 140 libras al derrotar por nocaut técnico en el sexto asalto a David «el Costeño» Bency (12-91). Laguna es la nueva promesa del boxeo nacional. Tiene todo para crecer, altura, técnica y pegada, además de ser zurdo, lo cual incomoda a los rivales. Bency sobrevivió valientemente a la pegada de Laguna en los primeros asaltos, pero una cortada profunda en su párpado izquierdo le impidió continuar.

Por otro lado, Ricardo Blandón (9-1-0) saliendo como no favorito noqueó  a Eliecer Quezada (21-8-3) en el sexto asalto. Envió con un cruzado de izquierda a Quezada en el segundo asalto a la lona y evidenció tener una pegada respetable. El desenlace ocurrió en un intercambio y Quezada se quejó de un golpe en el brazo e inmediatamente el réferi no tuvo otra opción que parar la reyerta porque el dolor era intenso.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: