Gobierno con lenguaje confuso y no quiere el diálogo

Carrión, uno de los comandantes que gobernó en los ochenta, analiza el discurso de Rosario Murillo.

Managua 11 de Mayo 2018 Medicos y estudiante de medicina realizan marcha pacifica a UNAN Managua en respaldo a estudiantes autoconvocados en las muertes y represion del gobierno de Daniel Ortega. Foto Jader Flores/ LA PRENSA

La carta enviada por el gobierno de Daniel Ortega a la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), como respuesta a la demanda de los obispos del cese a la represión, es un mensaje de cuatro páginas que finaliza con un deseo de paz y una invocación a la Virgen María para lograrlo, pero en ninguna parte se compromete a terminar con la opresión, según el excomandante de la revolución Luis Carrión Cruz, hoy distanciado del oficialismo.

Lea además: Academia de Ciencias de Nicaragua: “Ha empeorado la represión”

La misiva de Ortega fue leída el viernes por la primera dama y vicepresidenta designada Rosario Murillo, a través de los medios oficialistas, y asegura que seguirán “trabajando para que se establezcan la verdad y responsabilidades alrededor de los dolorosos y trágicos hechos de las últimas semanas”. “Nos comprometemos a fortalecer todas las libertades, como corresponde a un Gobierno responsable, serio, respetuoso de todas las expresiones de vida, cultura y humanidad”, añadió.

Sin embargo, el discurso resulta poco creíble a la luz de las denuncias sobre la represión, que suma muertos cada día que pasa desde que inició la crisis el 18 de abril pasado.

Carrión, quien fue uno de los nueve comandantes que gobernaron al país en los ochenta, junto a Ortega, analizó el mensaje gubernamental, el que sostuvo está lleno de “palabrería”, es “confuso” para dar la impresión que aceptan las peticiones de los Obispos, cuando no es así según su perspectiva.

Los Obispos pidieron públicamente, horas antes de la respuesta de Ortega el viernes, que cesara la represión, que permitieran el acceso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para investigar los crímenes, así como la supresión de los grupos paramilitares que atacan a la población.

“Ninguna de las dos frases mencionadas (por Rosario Murillo) implica aceptar los puntos planteados por los obispos. Son frases escritas para dar la impresión de que aceptan cuando en verdad los están rechazando. Es un doble lenguaje que ya conocemos, como cuando hablan de amor y al mismo tiempo mandan sus turbas y antimotines a reprimir y asesinar a los estudiantes”, manifestó Carrión.

Para Carrión, el gobierno de Ortega no tiene la menor intención de dialogar, porque el mensaje oficial contrasta con las acciones de la Policía que sigue reprimiendo a civiles y estudiantes.

Lea además: Ejército de Nicaragua se compromete a no empuñar sus armas contra los manifestantes

Un día antes de que el Gobierno diera esta respuesta a la Conferencia Episcopal, la Policía reprimió por la madrugada a la UNAN-Managua y a la Upoli, universidades que están tomadas por los estudiantes, como forma de protesta contra el gobierno.

Los Obispos son mediadores y testigos del diálogo que ha convocado Ortega, y en el que sus críticos señalan que ha hecho todo lo posible para arruinarlo, dado que el máximo reclamo es justicia para los fallecidos durante la represión, además de la democratización del país.

“Algunos han creído que el Gobierno ha aceptado los términos planteados por los obispos en su comunicación, pero nada más alejado de la verdad”, expresa Carrión en un escrito difundido en las redes sociales este sábado, cuya autoría confirmó el mismo a LA PRENSA.

“No dice el Gobierno en ninguna parte que va a disolver a sus turbas y va a cesar la represión policial, por tanto, rechaza también el punto número dos de los obispos”, opinó Carrión sobre lo expresado por los religiosos en el sentido que el Presidente debe dar signos de voluntad sobre el diálogo.

Días de represión

El país cumple este domingo 26 días de crisis social, desde el 18 de abril pasado que el gobierno de Daniel Ortega mandó a reprimir con lujo de violencia una protesta de estudiantes universitarios en el sector de Camino de Oriente, carretera a Masaya.

La represión de las fuerzas de choque (Juventud Sandinista), en coordinación con los oficiales de la Policía Nacional, ha dejado al menos 47 muertos confirmados por LA PRENSA, aunque organismos de derechos humanos tienen listas que denuncian 60 fallecidos.

Rosario Murillo sin credibilidad

Para Gabriel Álvarez, presidente del Movimiento por Nicaragua (MpN), las palabras de la vicepresidenta designada, Rosario Murillo, no tienen credibilidad y sostuvo que los sectores de la sociedad civil deben de estar preparados para reunirse, tomar sus decisiones y transmitirlas a los obispos en base a la demanda de la población, que es de democracia y justicia. Luciano García, presidente de Hagamos Democracia, también dijo que la continuidad de la represión policial significa un boicot del Gobierno al diálogo.

Managua, Nicaragua 12 de Mayo del 2018. Universitarios del movimiento 19 de Abril junto con hagamos democracia y movimiento por Nicaragua en conferencia de prensa convocan a marcha para el 19 de Mayo en la ciudad de Leon. FOTO/LA PRENSA/CARLOS VALLE.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: