Crisis de Nicaragua llega a las empresas de zona franca

Este martes se publicaron fotos en las redes sociales que confirman que dos empresas ubicadas en Masaya suspendieron sus labores y cerraron los portones para evitar el ingreso de los trabajadores

LA PRENSA /Archivos

Aunque representantes del sector textil-vestuario de las empresas que operan bajo el régimen preferencial de zona franca aseguran que están laborando casi con total normalidad, trabajadores de las maquilas aseguran que algunas empresas mantienen suspendidas sus operaciones, especialmente en las ciudades más afectadas por las protestas de los últimos días 28 días, que han dejado decenas de muertos y cientos de heridos. Esto podría poner en riesgo las metas de crecimiento de este sector que el año apenas logró una expansión del 1 por ciento en el valor de sus exportaciones.

Este martes se publicaron fotos en las redes sociales que confirman que dos empresas ubicadas en Masaya suspendieron sus labores y cerraron los portones para evitar el ingreso de los trabajadores.

El director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de la Confección (Anitec), Dean García, dijo que no había confirmado los motivos del cierre de esas dos empresas, pues solo maneja que los inconvenientes que hasta ahora se han presentado son las dificultades que enfrentan los trabajadores para trasladarse a sus centros de trabajo en los horarios establecidos.

Lea también: Zona franca llega a casi medio millón de nicas

“Tengo entendido que los problemas que se están dando es por la imposibilidad de transitar en esa zona (de Masaya ) y la inseguridad”, expresó García al consultarse sobre la suspensión de operaciones de la empresa Istmo Textil, ubicada en ese departamento.

Poca afluencia de trabajadores

El representante gremial admite que desde que inició la crisis sociopolítica la afluencia de trabajadores se ha reducido, porque no todos logran desplazarse por las circunstancias en las calles y porque los medios de transporte están escasos.

Lea además: Valor agregado no se convirtió en más ventas

En cuanto a la materia prima para la elaboración de las prendas de vestir aseguran estar abastecidos y descarta problemas de escasez, pese al retraso en la llegada de los insumos. “Los embarques están entrando lentamente, pero están entrando. No tengo notificación que alguna empresa se haya quedado sin materia prima”, afirmó García.

Por su parte el presidente de la Asociación de Transportistas Nicaragüenses (ATN), Marvin Altamirano, confirmó que varias empresas han cancelado los contratos de traslado de mercancías como medida de precaución para los conductores y el cargamento que se envía al exterior. “Ya dos empresas de zona franca en Masaya dicen que cerraron por toda esta situación y ya eso es problema”, indicó Altamirano.

Le puede interesar: Nicaragua producirá forros para arneses

Según datos del Banco Central de Nicaragua (BCN), hasta febrero el sector de zona franca industrial generaba 118,715 empleos, el 60 por ciento de estos pertenece a empresas del sector textil-vestuario, calzado, arneses automotrices, dispositivos médicos, ensamblaje de equipos electrónicos y otros ensambles.

Envíos al exterior son más lentos

Más del 90 por ciento de la producción de textiles bajo el régimen de zona franca se envía a Estados Unidos, y según datos de importación de la Oficina de Textiles y Ropa (Otexa, por sus siglas en inglés), hasta marzo Nicaragua había enviado 142.76 millones de metros cuadrados equivalentes, superando en 6.32 por ciento al envío del mismo período de 2017, que fue de 134.28 millones de metros cuadrados equivalentes.

Lea también: Zona Franca quiere crecer dos dígitos

Mientras tanto el valor de la exportación de textiles registra un crecimiento del 10.17 por ciento. En el primer trimestre de este año el país percibió 391.45 millones de dólares por estas ventas, frente a los 355.40 millones que obtuvo en el mismo lapso de 2017.

Con respecto a las exportaciones, según García, el sector aún no ha calculado las pérdidas que ha ocasionado esta crisis sociopolítica que enfrenta el país, ya que pese a que las empresas no han dejado de producir, los envíos de los productos al exterior son más lentos por los tranques que están instalados en las principales carreteras del país.

“Estamos en el proceso de recopilación de información por parte de todas la empresas, aún no hay datos oficiales al respecto”, aseguró García.

200
empresas operaban hasta febrero de este año bajo el régimen de zona franca industrial, según estadísticas del Banco Central, las cuales están dirigidas al sector de textil-vestuario, agroindustrialización y tercerización de servicios.

Inversión  en veremos

Para este año las empresas del sector textil-vestuario que operan bajo el régimen de zona franca tenían previsto generar 1,200 nuevos empleos con la inversión de unos 10 millones de dólares en la ampliación de áreas de producción de las empresas existentes.

El director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de la Confección (Anitec), Dean García, dijo a inicios de 2018, que el sector pretendía superar el tímido crecimiento que registró en 2017, que fue de solo el uno por ciento en valor y del 0.50 por ciento en volumen.

García aseguró que es muy prematuro estimar el impacto que tendrá la crisis sociopolítica que enfrenta el país desde hace 28 días en las proyecciones de crecimiento establecidas para este año y que se tenía previsto no superarían el 5 por ciento.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: