Encapuchados irrumpen con escopetas y morteros en la Iglesia de Matiguás, en Matagalpa

Los encapuchados entraron a la Parroquia San José, en Matiguás cerca de las 9:15 p.m., y dispararon con escopetas y morteros

Pobladores de Matiguás custodian la iglesia. LAPRENSA/LUIS EDUARDO MARTÍNEZ

Un grupo de encapuchados irrumpió la noche de este jueves en la Capilla del Santísimo y en el templo principal de la Parroquia San José en la cabecera municipal de Matiguás, departamento de Matagalpa. Uno de los hombres que fue retenido por los pobladores fue identificado como Bayardo Barrera y, presuntamente, es empleado del Ministerio de Salud (Minsa). Al hombre le ocuparon un arma hechiza pintada en negro y con las siglas R.A.B.

Antes de entrar con violencia al templo religioso, cerca de las 9:15 p.m., los encapuchados dispararon con escopetas y morteros, indicó una pobladora de Matiguás que prefirió omitir su nombre por temor a represalias. Los feligreses han denunciado el asedio de parte de turbas orteguistas quienes ha acusado a los sacerdotes de albergar a jóvenes que lideran las protestas contra la represión realizada en Matiguás.

En el templo sonaron las campanas pidiendo ayuda a los feligreses que acudieron de inmediato al llamado, colocándose en los alrededores de la iglesia. El párroco Luis Hernández y el vicario parroquial Erick Díaz reportaron por medio de las redes sociales que “varios encapuchados y armados” merodeaban la capilla de adoración y llamaban “a las autoridades” a que retiraran a los hombre para evitar problemas.

“Vimos el peligro porque ya estábamos amenazados, se tocaron las campanas porque no podíamos quedarnos así porque más noche incluso nos podían hasta incendiar la parroquia o saber qué”, dijo el sacerdote Díaz.

Le puede interesar: Enfrentamientos en Matagalpa deja a un bebé de 18 meses herido de gravedad

Díaz agregó que la población acudió de inmediato y “se logró capturar a este muchacho (Barerra) que es al que tenemos aquí y el que nos está dando la información que fueron enviados por el alcalde y también están detrás los del Mined (Ministerio de Educación)”.

En tanto, el párroco Luis Hernández, calificó el suceso como “un acto de intimidación de unos tipos enmascarados en actitud siempre terrorista”.