Daniel Ortega perdió su capacidad de gobernar, advierten analistas

"Lo único que le queda es la fuerza bruta y el fanatismo de sus seguidores que cada vez son menos", dice Félix Maradiaga, politólogo y director del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp)

Daniel Ortega y Rosario Murillo en el inicio del diálogo nacional en el seminario de Fátima en Managua. LA PRENSA/ CARLOS VALLE. Dipilto

La pareja presidencial, Daniel Ortega y Rosario Murillo. LA PRENSA/ CARLOS VALLE

Casi un mes después de iniciadas las protestas antigubernamentales, que han sido reprimidas brutalmente por el Estado, con un saldo de al menos 55 muertos, el politólogo Félix Maradiaga y la defensora de derechos humanos Vilma Núñez coincidieron en que el presidente designado Daniel Ortega perdió su capacidad de gobernar.

A esa conclusión llegaron ambos expertos, después de analizar el discurso del mandatario durante la instalación del diálogo nacional el pasado 16 de mayo. Ortega fue encarado por los estudiantes universitarios, que le llamaron asesino, le pidieron el cese de la represión y su dimisión inmediata en las conversaciones entre el ejecutivo y la sociedad, que tienen como testigo y mediadores a la Conferencia Episcopal.

«Esa imagen del hombre poderoso ha caído estrepitosamente ante la voz firme de los estudiantes que portaron el reclamo del pueblo. El orteguismo ahora trata apresuradamente de vender la imagen de su comandante como un hombre moderado que fue irrespetado por los estudiantes. No fue así. Lo que Nicaragua y el mundo vio fue a un Daniel Ortega reducido, incoherente, desconectado de la realidad y sin la más mínima capacidad de ejercer liderazgo alguno. Vimos a un Ortega minúsculo ante la voz gigante de los estudiantes», valora Maradiaga.

Lea: Los inolvidables de la masacre de orteguista de abril

Durante su intervención, el caudillo sandinista evitó dar la orden de parar la represión, tal como se lo demandaron los estudiantes, la Conferencia Episcopal y los representantes de la sociedad civil y sostuvo más bien que la Policía tenía órdenes de no disparar a los manifestantes, pese a las reiteradas denuncias de la ciudadanía.

Ortega dijo que el pueblo quería paz y estabilidad, mientras señalaba que hay bandas paramilitares en la Universidad Politécnica de Nicaragua (UPOLI), la casa de estudios donde los estudiantes resisten ante las presiones gubernamentales, sin armas y ante un poder que nunca había sido cuestionado en los últimos 11 años.

País profundamente herido, según mandatario

«La Nicaragua que crecía, la Nicaragua que traía inversiones, la Nicaragua que respiraba tranquilidad y paz, en medio lógicamente de las contradicciones que se viven en toda sociedad, esa Nicaragua está profundamente herida. Y yo quiero hacer el llamado a que se facilite el tránsito de las familias en los pueblos, en las ciudades; a que se permita el tránsito de los trabajadores hacia las Zonas Francas», insistió el caudillo.

Para Maradiaga, quien es director del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), al analizar con detalle cada una de las intervenciones de Ortega, se puede concluir su incapacidad para gobernar. Sobre ese tema tampoco se expresó y únicamente el mandatario dijo que tenía una mesa de conversación con la Organización de Estados Americanos (OEA) para abordar el tema institucional, «que tengamos instituciones cada día más sólidas, más fuertes».

Además: Las frases del inicio del diálogo nacional en Nicaragua

«Lo único que le queda es la fuerza bruta y el fanatismo de sus seguidores que cada vez son menos. Sabíamos que no habría humildad ni sabiduría, pero al menos se esperaba un poco de retórica. Ya ni eso le queda», sostiene el analista político.

Maradiaga asegura que Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, representan el verdadero obstáculo para la democracia en Nicaragua, pero que éstos se niegan aceptarlo.

«Pensar en el exterminio del FSLN no es lógico ni deseable. Dentro de el FSLN hay aún miles de sus militantes que quieren la paz y que ansían que como pueblo unido nos sumemos pronto a la construcción de una nueva Nicaragua. Una Nicaragua posible donde todas las expresiones de la nación puedan convivir en armonía y tolerancia. Pero ese mismo partido, el mismo FSLN, debe abrir los ojos y comprender lo que toda Nicaragua ya sabe: Daniel y Rosario son el verdadero obstáculo para la paz y para la democracia», apuntó Maradiaga.

Lea más: Universitarios encaran a Daniel Ortega con la verdad y el dolor por sus muertos

La lista que los estudiantes le gritaron

Según Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), se vio el cinismo de Ortega y su total irrespeto a los derechos humanos.

«Con su discurso demostró soberbia, mintió, descalificó e incluso hizo imputaciones delictivas o sea manteniendo su misma posición de represión, de intransigencia y quedó evidenciada su decisión a no ceder. Prácticamente se ha convertido en el obstáculo principal para que el diálogo se encamine o pueda ser un coadyuvante en la solución del problema de Nicaragua», criticó la defensora de los derechos humanos.

Derroche de cinismo

Cuando tomó la palabra, Ortega llegó a demandarle a los estudiantes que le entregaran una lista de los desaparecidos en las protestas, lo que fue respondido por los estudiantes que le gritaron nombre a nombre las identidades de los mártires de abril y mayo.

«Ortega fue un cínico culpando también de delitos a la gente que protesta cívicamente; eso indica que no acepta sus errores graves, que no piensa escuchar al pueblo, que no piensa abandonar el poder y esto lo convierte en una persona muy peligrosa», señaló Núñez.

La defensora de los derechos humanos aseguró que Ortega debe abandonar el poder para que no se siga el derramamiento de sangre en Nicaragua. «No está en la capacidad de gobernar y debe irse del poder para que no se continúe derramando la sangre en nuestro país», planteó Núnez.

Lea mas: Intelectuales del mundo condenan “los asesinatos de los estudiantes” de Nicaragua

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: