Antimotines y paramilitares atacan en Jinotega horas después de que el alcalde solicitara una tregua

Hasta el momento se presumeque hay dos personas heridas de gravedad, mientras que las fuerzas antimotines y las turbas tratan de abrirse paso hasta el mercado.

Los ataques iniciaron a eso de las 5 de la mañana de este viernes. LA PRENSA/S. Ruíz

Desde la madrugada de este viernes, turbas de la Juventud Sandinista iniciaron ataques en diferentes puntos del municipio de Jinotega, entre ellos el sector de la calle ocho, que era el límite impuesto por el alcalde Leonidas Centeno para mantener una tregua que él habría solicitado con pobladores de barrios aledaños al mercado municipal, como el barrio Sandino.

Sin embargo fue hasta las 5:00 am que antimotines y paramilitares iniciaron sus ataques desde el perímetro de la iglesia Nuestra Señora de Los Ángeles y Los Pipitos, donde estuvieron abriendo fuego en contra de los jóvenes que están protegiendo las barricadas ubicadas en ese lugar.

La iglesia Nuestra Señora de Los Ángeles sonó las campanas en llamado a la paz mientras orteguistas atacaban con morteros el templo.

“El alcalde incumplió su promesa de no atacar, nosotros nos vamos a actuar en legítima defensa, nos están matando como perros”, denunciaron jóvenes del barrio Sandino.

Según los habitantes, los antimotines disparan balas y lanzan gases lacrimógenos.

Monseñor Carlos Enrique Herrera ingresó al barrio Sandino ante los llamados de auxilio por parte de los pobladores quienes pedían su presencia para que los antimotines dejaran de disparar a los jóvenes. Herrera escuchó los testimonios de pobladores quienes afirmaban que desde la madrugada ya habían iniciado los ataques de represión en las zonas donde había barricadas.

“Nosotros con su enviado hicimos un convenio donde se iba a respetar, a las 5 de la mañana vinieron, estábamos en tregua, la policía disparó, la paz se rompió”, le afirmaron a Monseñor Herrera.

En el barrio Ernesto Rosales, los jóvenes autoconvocados identificaron una camioneta, la cual era propiedad MEFCA, y aseguraron que en esta se movilizaron a las turbas orteguistas y campesinos hasta los barrios afectados.

“Nos están disparando, los antimotines nos han seguido y nos disparan, esta camioneta es una de las que lleva morteros, campesinos bolos y los de la juventud para que nos ataquen”, dijo uno de los jóvenes, quien presentó una factura a nombre del MEFCA la cual sacaron del vehículo antes que fuera incendiada. Posteriormente, los jóvenes se replegaron al observar que los antimotines y miembros de la Juventud Sandinista estaban avanzando hacia el sector.

Lea además: Se cumple un mes de protestas diarias en Nicaragua

Por su lado, el comisionado general de la Policía en Jinotega, Marvin Castro, aseguró que los pobladores llegaron hasta la delegación policial y los atacaron. “Mire fueron a atacar hasta la Policía. Vamonos hasta el barrio, vayamos a ver cómo está el barrio cercano a la Policía”, le dijo a moseñor Herrera.

Una tregua incumplida

El alcalde de Jinotega había solicitado este jueves a monseñor Herrera, que fuese mediadora en una tregua entre simpatizantes sandinistas y pobladores de barrios aledaños al mercado municipal.

La diócesis decidió acceder a esta petición haciendo un llamado a la paz en la ciudad de Jinotega, que ha sido asediada por enfrentamientos nocturnos entre turbas orteguistas y pobladores de barrios populares que se han desbordado en solidaridad con los comerciantes ante las amenazas de posibles saqueos e incendios.

“De parte del alcalde se acordó que iban a limitar la cantidad de personas que estuvieran en el zonal y la alcaldía, él me aseguró que ya estaba limitado el número de personas y que las iba a mantener dentro de estos los lugares mencionados”, notificó el diácono Juan Carlos Rivera, enviado por Monseñor Herrera a la reunión.