Mipymes de Nicaragua al borde del precipicio por crisis sociopolítica

A esto hay que sumarle la reducción de hasta el 40 por ciento del personal en algunos sectores como cuero-calzado y la casi paralización de actividades en este sector, que está operando al 5 por ciento de su capacidad.

Así amaneció Monimbó la mañana de este sábado tras los enfrentameintos de anoche entre manifestantes y antimotines. LA PRENSA/M.ESQUIVEL

Tras un mes de crisis sociopolítica que ha dejado decenas de muertos y cientos de heridos, las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) del país dicen estar al borde de un precipicio por las millonarias pérdidas que registran, las cuales, según cálculos preliminares, suman entre cien y doscientos millones de dólares. Gran parte de estas pérdidas han sido provocadas por los saqueos que han sufrido muchos negocios.

A esto hay que sumarle la reducción de hasta el 40 por ciento del personal en algunos sectores como cuero-calzado y la casi paralización de actividades en este sector, que está operando al 5 por ciento de su capacidad.

Lea además: Producción de granos básicos en Nicaragua en jaque

Freddy Cruz, vicepresidente del Consejo de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Nicaragüense (Conimipyme), apuntó que los negocios de diez de los socios de esta organización fueron saqueados en Masaya y Granada y que el resto ha tenido que disminuir su nivel de operaciones, por falta de materia prima y dificultades para distribuir sus productos, por lo que están trabajando en menos de la mitad de capacidad.

“Esto es una sangría económica, la mayor parte de las mipymes están en Masaya y Granada y se han visto afectadas principalmente las del sector turismo, servicios y alimentos”, destacó Cruz.

Lea además: Empresarios de Nicaragua no descartan llamar a un paro nacional

La situación en el sector calzado es más extrema, según Alejandro Delgado, presidente de la Cámara Nacional de Cuero, Calzado y afines de Nicaragua (Cancunic), ya que en los últimos 15 días toda la cadena de trabajo para la elaboración de sus productos se redujo al cinco por ciento.

Despidieron al 40%

“Los distribuidores de cuero han tenido que cerrar porque no han podido trasladarlo a las tenerías y eso les acarrea un gasto inmenso y no les da retorno al dinero, tenemos pérdidas en los negocios de todos los tamaños, sobre todo los más pequeños”, aseguró Delgado.

Además, según Delgado, el 40 por ciento del personal ya fue despedido porque las mipymes sin estar operando, no tienen capacidad para pagar salarios y prestaciones sociales a los trabajadores.

Lea también: Fitch Ratings no descarta salida anticipada de Ortega

Además de las pérdidas económicas, esta crisis bloquea el plan de formalización que el sector venía trabajando y por ende el aporte de este al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), dice Cruz, a la vez que instó a buscar una salida que frene los daños que esta crisis está provocando a la economía.

Mientras tanto Blanka Callejas, miembro de la Red de Empresarias de Nicaragua (REN), manifestó que las empresarias más afectadas son las que trabajan con distribución de rutas, principalmente de productos alimenticios, y confirmó que en este sector hasta el momento no han tomado medidas drásticas con los empleados.

“En 15 días se tendrán que tomar otras acciones en materia de manejo de los negocios. El problema es que están bajando los niveles de producción, porque esa producción solo se está vendiendo en los lugares donde se produce y no se está saliendo a entregar por rutas”, explicó Callejas.

Los dirigentes del sector mipyme coinciden en que hasta el momento los dueños de negocios que trabajan con entidades financieras han cumplido con sus compromisos, pero admiten que si la situación se mantiene, no podrán cumplir con los pagos y tendrán que pedir la reestructuración de sus créditos.

Fortalecer protestas

Freddy Cruz, vicepresidente del Consejo de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Nicaragüense (Conimipyme), considera que es necesario protestar en defensa de los derechos, pero sin afectar las actividades económicas.

Recordó que más del 80 por ciento de las empresas del país son mipymes, las cuales no tienen un fondo que les permita sostenerse por mucho tiempo.

“El sector más afectado es la mipyme por su capacidad económica, hay que hacer un alto a las protestas violentas, nosotros estamos claros de que hay que fortalecer las protestas pero que no dañen el flujo máximo de la economía”, indicó el líder gremial.

Agregó que para evitar el incremento al precio de los productos en el mercado, es necesario manifestarse de forma pacífica

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: