Cristofer González: “Me gustaría ser arquitecto”

Cristofer González es el décimo tercer campeón mundial de boxeo en la historia de Nicaragua. Le gusta bailar y dice que es bueno cocinando.

Cristofer Rosales, campeón de las 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo. LA PRENSA/ Oscar Navarrete

Cristofer Rosales, campeón de las 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo. LA PRENSA/ Oscar Navarrete

Recientemente Cristofer “El Látigo” González se convirtió en campeón del mundo de las 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Ha practicado futbol, le gustaría ser arquitecto y confiesa que es bueno cocinando y sabe bailar salsa.

¿Tiene algún apodo?
Látigo me dicen. Me pusieron así por el jab que tengo. Es bastante rápida mi mano izquierda.

¿Qué es lo peor que le puede suceder en el trabajo?
Ahorita perder mi título.

¿Qué es lo más vergonzoso que le ha pasado?
Una vez en secundaria se me rompió el pantalón. Tuve que ir a la dirección y la señora del portón
me lo tuvo que coser.

Lea también: Cristofer “el Látigo” González alzado como el nuevo “rey” nica del boxeo

¿Cuántos tatuajes tiene?
Cinco.

¿Qué olor le recuerda su infancia?
El olor a mi mamá. Siempre me ha gustado cómo huelen sus mejillas.

¿Ha tenido experiencias con fantasmas?
He visto niños, mujeres. Cuando vivía donde mi mamá y me despertaba a medianoche veía detrás del abanico a una mujer. Por la descripción dicen que era la mamá de mi bisabuelo o la mamá de mi mamá.

¿A quién no le gustaría contestarle el celular?
A mi papá.

¿Es llorón?
En ocasiones.

¿Qué lo pone nervioso?
Antes de subir al ring.

¿Qué lo hace enojar?
Que no me pongan atención.

¿Practica o practicó algún deporte?
Futbol sala y futbol campo.

Si no fuera boxeador ¿qué le gustaría ser?
Arquitecto.

Si pudiera invitar a cenar a cualquier persona del mundo, viva o muerta, ¿a quién invitaría? Alexis Argüello.

Lea también: Junior Chef Sofía: “No me gusta darme por vencida”