CIDH recibe más de tres mil denuncias en tres días en Nicaragua

La misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) atendió hasta el domingo las denuncias de más de tres mil ciudadanos.

Los denunciantes llevan fotos y videos en sus teléfonos como pruebas. En la foto don Oscar Danilo Hernández . LA PRENSA/Uriel Molina

Los denunciantes llevan fotos y videos en sus teléfonos como pruebas. En la foto don Oscar Danilo Hernández . LA PRENSA/Uriel Molina

La misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), conformada por 15 personas, atendió hasta anoche las denuncias de más de tres mil ciudadanos, aseguró Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, según el recuento de ese organismo.

La misión, además de Managua, visitó otros tres departamentos donde hubo enfrentamientos, represión policial y ataques de turbas orteguistas: León, Matagalpa y Masaya.

La CIDH también estuvo en la tristemente célebre cárcel El Chipote, La Modelo y dos hospitales: el Lenín Fonseca y el Alemán Nicaragüense. Tenían programado visitar el Hospital Manolo Morales pero por cuestiones de tiempo no pudo realizarse.

Lea también – Terremoto en el orteguismo: así se originó todo

A pesar que se conoció que el hospital Cruz Azul negó la atención médica al niño Álvaro Conrado, asesinado el pasado 20 de abril, no estaba en la agenda del CIDH una visita a este centro. Un representante de la misión explicó que era por “estrechez de tiempo”. Vilma Núñez, por otro lado, dijo que “ya sabemos que ese fue el causante de la muerte de Alvarito”.
A las 7:30 de la noche la directora del Cenidh confirmó que la misión seguía recepcionando denuncias en el Hotel Intercontinental de Metrocentro.

Núñez explicó que la CIDH nunca esperó encontrarse con dos aspectos importantes en el país: primero, las expectativas que el pueblo nicaragüense tenía en ellos y la petición auténtica que las víctimas les han manifestado. Y en segundo lugar, dice Núñez, la dimensión cuantitativa y cualitativamente grande de los niveles de agresión y de tipos de denuncias, de violaciones de derechos humanos graves. “Han tratado de cubrir todos los aspectos que nosotros esperábamos. Queda mucho por investigar, pero nosotros hemos demandado que esta misión no termine hoy, que sea permanente, acompañada de un mecanismo de seguimiento”, solicitó la presidenta del Cenidh.

Núñez destacó que la cifra de más de tres mil denuncias recibidas cada vez se acerca más a las 3,920 denuncias que la CIDH reportó cuando hizo su visita al país en 1978, después que se dio la primera insurrección contra Somoza, en septiembre.

Delegados de la CIDH entran a la emblemática cárcel El Chipote ayer. No se sabe aún qué encontraron. La Prensa/Wilmer López.
Delegados de la CIDH entran a la emblemática cárcel El Chipote ayer. No se sabe aún qué encontraron.
La Prensa/Wilmer López.

CIDH visita Auxilio Judicial

A las 12:15 del mediodía de este domingo una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) realizó una visita a la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), El Chipote, centro de detención conocido históricamente por aplicar torturas a los detenidos.

Paulo Abrão, secretario ejecutivo de la CIDH, publicó en su cuenta oficial de Twitter que la misión en El Chipote tenía el objetivo de recibir información sobre la situación de derechos humanos de personas privadas de libertad en el contexto de las protestas iniciadas en abril en Nicaragua.

La visita de la CIDH en El Chipote terminó hasta las tres de la tarde, cuando salió la misión con rumbo al Hotel Intercontinental donde está reconcentrada y sigue recibiendo denuncias al público.

En las afueras de El Chipote no se presentaron familiares buscando desaparecidos en las protestas. Los alrededores internos del DAJ estaban resguardados por varios agentes de Policía mientras duró la visita de la misión de la CIDH.

Puede interesarle: Nicaragüenses botan cinco “árboles de la vida” en un solo día

Médicos denuncian

Trabajadores que laboran en el Ministerio de Salud (Minsa) se presentaron al Hotel Intercontinental de manera muy discreta para informar ante la CIDH que después que la gente denunció a través de redes sociales y medios de comunicación que los centros asistenciales no querían recibir a los jóvenes heridos durante las protestas, se les dio la orden de atender a las víctimas, pero retrasar las operaciones si eran necesarias o bien no suministrar el medicamento adecuado.

«El fin de todo era dejar morir a los protestantes y librarse de culpa al decir que ellos los recibieron, y decir se les atendió pero al final no resistieron», reveló un miembro de la sociedad civil que brindó acompañamiento a los denunciantes.

Las personas por temor a represalias en su contra no quisieron dar a conocer su identidad, pero sí se pudieron observar las fotografías que llevaban como pruebas ante la CIDH.

Durante la mañana de ayer grupos de personas afines al Gobierno y medios de comunicación oficialistas se acercaron para poner sus denuncias ante la CIDH; mientras los medios del Gobierno solo cubrían los casos de las personas vinculadas al Frente Sandinista.

Lea además: El drama de las madres que perdieron a sus hijos por la represión orteguista


Boicot sandinista

Al final de la tarde los denunciantes acusaron a los medios oficialistas de estar grabando a las víctimas, cuando un delegado de la CIDH había dicho que quedaba prohibido grabar a las personas que llegaran a poner su denuncia.

“Hay obstáculos que el Gobierno ha querido poner al trabajo de la comisión. Aquí mismo hubo forcejeos porque infiltró gente a espiar, a tomar fotos y a hacerse pasar como víctimas”, dice Núñez.

En Matagalpa el alcalde sandinista Sadrach Zeledón recibió a la misión de la CIDH y quiso dirigir las reuniones, pero los pobladores lo rechazaron.