Frágil atención sanitaria en las universidades

Por su parte, la especialista en Salud Pública Ana Quirós explicó que en estos improvisados puestos médicos se está brindando “atención en condiciones de guerra”

En la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) los estudiantes procuraron la limpieza del recinto para brindar atención a los heridos durante los ataques. LA PRENSA

Desde que comenzó la represión gubernamental, el pasado 18 de abril, y ante la negativa del Ministerio de Salud (Minsa) a brindar atención médica a los manifestantes, algunas aulas de clase en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) se han convertido en improvisados puestos de salud. Aunque estos lugares tienen condiciones básicas, expertos en Salud Pública advierten que si continúan las protestas podría generarse una crisis sanitaria.

Según el doctor Néstor González, quien está a cargo del puesto médico en la Upoli, él junto con un grupo de estudiantes de Medicina se han encargado de curar heridas, realizar suturas y extraer balas. Los casos de gravedad son remitidos a centros privados, pero muchos pacientes tienen miedo de ir al hospital por temor a ser detenidos, por lo que además tienen que persuadirlos para que vayan por atención.

Lea además: Estudiantes de la Upoli sufren un nuevo ataque nocturno

Por su parte, la especialista en Salud Pública Ana Quirós explicó que en estos improvisados puestos médicos se está brindando “atención en condiciones de guerra”, advirtió que las medidas de higiene son fundamentales, ya que el riesgo de infección es muy alto y por otro lado urge que todas las víctimas reciban atención psicológica.

“El problema de salud para todas las víctimas de la violencia cada día que pasa se hace más grave, porque las secuelas no están siendo atendidas adecuadamente en términos generales, porque las instituciones públicas no les atienden cuando van a urgencias, no entregan los diagnósticos médicos o tergiversan los diagnósticos. El sistema de salud está seriamente afectado con toda esta situación”, expresó Quirós.

Lea también: Universitarios atrincherados en Upoli entre zozobra, hambre y patriotismo

“El principal riesgo es el de infecciones. El segundo riesgo es que haya consecuencia por una mala atención médica… El tema de la higiene es lo fundamental, las infecciones pueden tener efectos muy serios y a veces por tratar de parar la hemorragia no reparamos en la higiene, ese tema es fundamental”, agregó la especialista.

UNAN-Managua está limpia

En la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) el acceso al puesto médico es controlado. En la entrada del lugar hay una pizarra que indica las necesidades básicas de los estudiantes y nadie ingresa sin autorización.

Mientras tanto, los estudiantes atrincherados, desde el pasado 7 de mayo, han realizado varias jornadas de limpieza en esa casa de estudios, por lo que el recinto permanece limpio y vecinos del lugar han sacado la basura.

Le puede interesar: Estudiantes atrincherados en la Upoli: “No tenemos armas, ni andamos saqueando”

Victoria Obando, una estudiante atrincherada en la UNAN-Managua, manifestó que: “Todos los puestos tienen personas encargadas y cada uno tiene la responsabilidad de mantener limpia el área de trabajo y las áreas verdes”.

Las bancas que antes ocupaban los pasillos de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) ahora son utilizadas como camas hospitalarias.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: