Obispos de Nicaragua permitirán a OEA en el diálogo solo si está presente Luis Almagro

La Conferencia Episcopal envió una carta al presidente designado Daniel Ortega, en el que le urgen cumplir con las 15 recomendaciones hechas por la CIDH

El canciller de la República, Denis Moncada Colindres acompañó a los miembros de la misión de la OEA, hasta el Seminario Nuestra Señor de Fátima, sede del Diálogo Nacional. LAPRENSA/JADER FLORES

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), que son mediadores y testigos en el diálogo nacional,  condicionaron la presencia de la Organización de Estados Americanos (OEA) en la mesa del diálogo nacional,  si la delegación es presidida por el secretario general del organismo, Luis Almagro.

Permitir que la delegación de la OEA interviniera hoy en la cuarta sesión del diálogo pidió el canciller de Nicaragua, Denis Moncada. La intensión de los representantes del presidente designado, Daniel Ortega, era que la delegación de la OEA expusieran el avance de los acuerdos en materia electoral y política recogido en el Memorándum y Entendimiento firmado en 2016.

Los obispos de la CEN se reunieron ayer con la delegación de la OEA que encabezan Gonzalo Koncke y Luis Ángel Rosadilla, jefe de gabinete y el consejo-respectivamente- del secretario Almagro, y la conversación fue sobre los temas en discusión en el diálogo, como son los mecanismos constitucionales para lograr la ruta de la democratización.

Lea además: Obispos se reunirán con una delegación de la OEA

Sin embargo los obispos lo rechazaron y así se lo comunicaron a la secretaría general del organismo a través de un comunicado.

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa, leyó el comunicado donde la Conferencia Episcopal donde la Conferencia Episcopal «creemos conveniente recibir en la mesa plenaria del diálogo nacional  a la OEA, cuando la delegación esté encabezada por el secretario» Luis Almagro.

«Ese requerimiento (la presencia de Luis Almagro) ya se lo comunicamos al gobierno de la República de Nicaragua. Esperamos su respuesta», expresan los obispos en su comunicado.

Lea también: Daniel Ortega y Rosario Murillo actúan fuera de la Constitución, según jurista

En el comunicado los obispos les hacen saber a la OEA que «a partir del 18 de abril recién pasado Nicaragua ya es otra», tras la masacre de abril contra las manifestaciones ciudadanas.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en su informe preliminar indicó que 76 personas murieron asesinadas por la represión de grupos paramilitares y de fuerzas de choque del orteguismo a las protestas ciudadanas, lideradas por universitarios. Más de 800 heridos y 400 detenidos ilegalmente.

Le puede interesar: Obispos de Nicaragua denuncian descrédito y amenazas de muerte de parte del Gobierno y medios oficialistas 

«La delegación de la OEA, manifestó ser consciente de la nueva realidad de Nicaragua, con todas las implicaciones que lleva la urgente democratización del país», aseguran en el comunicado la Conferencia Episcopal.

Monseñor Álvarez expresó que hacían público la respuesta que dieron a la OEA «por nuestra responsabilidad, obligación moral y el cumplimiento de lo que siempre hemos dicho que estaremos comunicándole, no solo a la mesa plenaria en el diálogo, sino al pueblo de Nicaragua».

Sin embargo, la petición de Moncada fue rechazada por los obispos, y anteriormente lo habían hecho los representantes de los universitarios, campesinos y sociedad civil, para quienes la OEA no ha actuado con transparencia ya que las negociaciones con el Gobierno han sido a puertas cerradas y sin que se informe a la ciudadanía de los acuerdo que han llegado hasta ahora.

Urgen a Ortega cumplir recomendaciones de la CIDH

Monseñor Álvarez  también hizo pública la carta que ayer por la tarde, le mandó la Conferencia Episcopal al presidente designado Ortega, en el que le urgen cumplir con las 15 recomendaciones de la CIDH, los cuales el gobierno nicaragüense aceptaron y acogieron en el diálogo nacional el lunes pasado.

Los obispos de la Iglesia católica le expresan a Ortega que «se vuelve imperativo para la buena andanza del diálogo nacional» que hayan «resultados fecundos de libertad y paz verdadera y paz duradera para todos los nicaragüenses», por lo que «le urgimos» el cumplimiento de la recomendación tres en su informe la CIDH de crear una «crear un mecanismo de investigación» para que haya justicia a las víctimas de la masacre.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: