Con Salah y Van Dijk, el Liverpool busca el milagro de Kiev

El Liverpool busca una gesta en Kiev. Está acostumbrado a ser escuchado en las plegarias del cielo. Así como despertó del abismo en 2005 en el famoso “Milagro de Estambul”, al ir perdiendo 3-0 en la final de la Champions contra el Milán y terminar ganando

Mohamed Salah es el referente del Liverpool. LAPRENSA/AFP

El Liverpool busca una gesta en Kiev. Está acostumbrado a ser escuchado en las plegarias del cielo. Así como despertó del abismo en 2005 en el famoso “Milagro de Estambul”, al ir perdiendo 3-0 en la final de la Champions contra el Milán y terminar ganando en penaltis, esta vez tratarán de bajar la escalera, abrir las nubes y zarpar al cielo. Para ello, tienen dos hombres clave: el egipcio Mohamed Salah y el holandés Virgil van Dijk. El primero referente ofensivo, hombre de mucha fe, y el segundo el ancla defensivo. Al parecer, el tablero del técnico Jürgen Klopp funciona si ambas estrellas están alineadas en el firmamento.

Te puede interesar: Liverpool, el último mal recuerdo del Real Madrid en Europa

El conjunto inglés tiene todos los méritos para estar en la final. No sabía lo que era perder en la Champions hasta que fue sorprendido por la Roma en el último encuentro, en la Premier League es otra historia (llena de flaquezas); no obstante, sobrevivieron a lo que en teoría sería su funeral: el Manchester City de Pep Guardiola.

Lea: Bale o Benzema, el dolor de cabeza de Zinedine Zidane

El Liverpool depende mucho de su ofensiva abrumadora, formada por Salah (10), Roberto Firmino (10) y Sadio Mané (9). El trío marca 29 goles en Champions, además que cada uno puntualiza casi un gol cada noventa minutos, siendo el más letal que existe en la actualidad si nos desbocamos por las estadísticas. No obstante, si hay un asterisco que agregar son las dos victorias abrumadoras ante conjuntos sin mucho nivel como fueron las dos goleadas (7-0) al Maribor como al Spartak de Moscú en la fase de grupos.

El defensor más costoso

El holandés van Dijk hizo historia con solo llegar al Liverpool de un equipo colero como el Southampton al costar 85 millones de euros, y Klopp sintió que había tapado las goteras del equipo. Así fue, pero a veces solo una figura no puede contener la hemorragia discreta del equipo. Se describe como tranquilo y con la madurez, a pesar de sus 26 años, para no perder la cabeza y ser un líder junto con su compañero como central Dejan Lovren.

Te interesa: El Vissel Kobe, el nuevo club de Iniesta que aspira a ser “número uno de Asia”

Colocando el juego magistral ante el City a un lado, el Liverpool se vio endeble atrás ante conjuntos de niveles intermedios como sucedió en dos ocasiones contra el Sevilla, primero empató 2-2 y luego 3-3, llegando con mucha frecuencia al área, y posteriormente, los seis goles que le hizo la Roma en la semifinal, que quedó a un gol de eliminarlos.

Y el problema final del Liverpool es su medio campo: Milner, Chamberlain y Wijnaldum no se ven como una competencia para Modric, Kroos y Casemiro. Aún con todas las fisuras, su gente nunca los abandona así como la fe inquebrantable del equipo. Los diablos rojos tratarán de mover la montaña merengue y alcanzar el milagro en Kiev, basándose en su maquinaria goleadora y recordando al Milán.

Última final

La última vez que el Liverpool estuvo en una final de Champions fue en 2007, en la cual el Milán logró la venganza al derrotar a los ingleses 2-1.

Por otro lado, la única final de Champions que ha perdido el Real Madrid ha sido ante el Liverpool. Eso ocurrió en 1981 en el Parque de Los Príncipes en París, los rojos ganaron 1-0.