¿Por qué debes estudiar inglés? Aquí te damos cinco buenas razones

Tené en cuenta que aprender idiomas no solo enriquece tu currículo, también mejora la comprensión oral o escrita

inglés

Thinkstock

El inglés es uno de los idiomas más importantes desde el punto de vista profesional. Abre puertas en el currículum. Cualquier momento es propicio para mejorar el nivel, adquirir más vocabulario y mejorar la comprensión oral o escrita.

Tantas opciones y facilidades para aprender: puedes asistir a una escuela de Idiomas, academia o bien “en línea”. Lo cierto es que los beneficios de aprender inglés van más allá del plano profesional. ¿Cuáles son las razones para aprenderlo? Aquí te lo contamos.

1-Mejores oportunidades de empleo

Desde el punto de vista profesional, tener un buen nivel de inglés te permite acceder a mejores oportunidades de empleo. Es decir, este punto es tan importante que en caso de no tener el nivel necesario, este hecho puede cerrarte la puerta para puestos de empleo en cuya oferta se especifica que el candidato debe acreditar su competencia lingüística.

2-Tiempo de ocio

Puedes acompañar tu objetivo de aprender inglés, de actividades concretas en las que practicas el idioma. Por ejemplo, puedes asistir a las sesiones de cine que programa la filmoteca. También puedes hacer amigos nuevos, por ejemplo, puedes encontrar un compañero de conversación. También puedes leer periódicos y blogs en inglés.

3-Activa tu mente

Aprender un idioma es uno de los retos de aprendizaje más importantes para mantener tu mente activa y despierta. Por medio de la consecución de objetivos que alimentan tu autoestima y tu motivación. Al aprender inglés sales de tu zona de confort.

4-Viajar

Si te encanta viajar y quieres disfrutar de mayor autonomía durante tus escapadas de turismo, entonces el inglés te aporta los recursos fundamentales para comunicarte en muchos destinos gracias al valor internacional de esta lengua.

5- Un hobby

Muchas personas aprenden este idioma no con una motivación profesional, sino como un hobby con el que disfrutar durante el tiempo libre. Es decir, una forma de aprendizaje pedagógico que no está marcado por la presión de lograr determinado objetivo en un plazo determinado, sino por el disfrute de adquirir un conocimiento nuevo.