La Policía Nacional traiciona su misión constitucional de «proteger la vida»

El artículo 97 de la Constitución Política de Nicaragua dice que la misión de la Policía es garantizar la seguridad de los ciudadanos

El abogado José Pallais dice que “la Policía ha dejado las calles para que sus grupos parapoliciales actúen bajo la impunidad y protección de ellos”. LA PRENSA / J. Flores

La actuación de la Policía Nacional de Nicaragua se ha “desnaturalizado” porque hace lo contrario a su misión constitucional y su propia Ley, que es “proteger la vida, la integridad y la seguridad de las personas y sus bienes”; y se ha vuelto enemiga de la población y siembra el terror junto a fuerzas parapoliciales, afirmó José Pallais, expresidente de la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional.

El artículo 97 de la Constitución Política de Nicaragua dice que la misión de la Policía es garantizar la seguridad de los ciudadanos. También dice que es apartidista y apolítica, pero esta misión fue “abandonada hace rato”, porque ahora defiende los intereses políticos del gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, agregó Pallais, quien también fue canciller de la República.

Lea además: Un muerto y una veintena de heridos por represión de antimotines a universitarios

A pesar de las múltiples denuncias de la población, de la presencia de fuerzas paramilitares que se movilizan en motos y camionetas doble cabina, cargadas con hombres vestidos de civil y botas militares, armados disparando, robando y secuestrando jóvenes, “la Policía simplemente no hace nada y miente al decir que están en sus cuarteles”, dijo Pallais.

“No es cierto que la Policía no salga. Van vestidos de civil, encabezan y dan seguridad a caravanas de la muerte que asedian por los barrios de Managua y los demás departamentos del país. La población es testigo de esto y ha quedado en evidencia en fotos y videos caseros, de cómo estos grupos parapoliciales siembran el terror en las calles”, refirió el abogado.
cínica “explicación”

Lea también: Delegación del gobierno acepta “retomar” tema de democratización de Nicaragua

La Policía a través de notas de prensa donde denuncia el incendio al edificio de la Fiscalía en Masaya la madrugada del 28 de mayo, argumenta que “las fuerzas policiales no actuaron frente a estas agresiones en cumplimiento al acuerdo del Diálogo Nacional de mantener acuartelados al personal policial”.

Sin embargo, este argumento es “absurdo”, para Roberto Cajina, especialista en temas de seguridad pública, porque lo que se dijo en el Diálogo Nacional es que la Policía no siguiera reprimiendo ni matando a los manifestantes ni en marchas, plantones y tranques.

Lea más en: Amnistía Internacional transmite en vivo el ataque de las turbas paramilitares a la UNI

El doble discurso de la Policía fue evidente el lunes en el ataque a los universitarios atrincherados en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), porque “mientras los paramilitares atacaban a los jóvenes, solo la población acudió y la Policía llegó hasta que había fuego en la Radio Ya y llegó a atacar a los universitarios de forma desproporcionada”, sostuvo Cajina.

Sin credibilidad

Con el nuevo papel de la Policía, de actuar al margen de la ley y permitir que grupos paramilitares agredan a la población al amparo de ellos, ha llevado a que la población en vez de sentirse protegida por ellos les dé miedo, agregó José Pallais.

También puede leer: Antimotines agreden a una periodista de LA PRENSA y a un equipo gráfico de la Agencia EFE

“La Policía no genera confianza en los ciudadanos sino temor, preocupación. Cuando uno los ve se alerta y piensa que puede sufrir captura, violencia. Es la peor amenaza contra el ciudadano”, confió el ex diputado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: