Denis Moncada Colindres, el “filibustero” de la diplomacia nicaragüense

Moncada Colindres se retiró con el rango de general de brigada del Ejército, pero desapareció de la escena pública, hasta el regreso de Daniel Ortega al poder en 2007

Denis Moncada, Denis Moncada Colindres, canciller Denis Moncada

Canciller nicaragüense Denis Moncada Colindres. LA PRENSA/L. Villagra

El jurista Gabriel Álvarez explicó el método retórico usado por el canciller Denis Moncada Colindres durante su participación en el diálogo nacional, que terminó ofuscando a todo el país: “Eso se llama filibusterismo. Es cuando vos, en vez de buscar un acuerdo en un diálogo o plática, de lo que te encargas, más bien, es de alargar la discusión, torpedearla para que esta no avance. Entorpecer el diálogo. Y eso fue lo que vimos que ocurrió”, explicaba el especialista.

Surgido en las estructuras del Ejército Popular Sandinista, Moncada Colindres tuvo dos períodos como encargado de la Auditoría Militar, la instancia castrense encargada de juzgar a los militares que habrían incurrido en delitos o crímenes, ya sea a lo interno del Ejército o fuera del mismo. Su primer período fue de 1983 a 1986. Luego, desde 1994 hasta el 2003. Fue en este segundo período como auditor militar, que a Moncada Colindres le tocó estar al frente del proceso que absolvió a los escoltas del general en retiro Humberto Ortega de la acusación por el asesinato del joven Jean Paul Genie Lacayo, crimen ocurrido el 28 de octubre de 1990.

En este proceso, las abundantes pruebas en el caso Genie Lacayo no sirvieron para nada. Moncada Colindres, como auditor militar, encargado de hacer segundas revisiones de los fallos en estos procesos, rechazó todos los recursos legales de la familia, la que incluso apeló a la misma Comandancia del Ejército, entonces bajo el mando del mismo Humberto Ortega, y claro, no tuvieron éxito.

Denis Moncada Colindres se retiró con el rango de general de brigada del Ejército, pero desapareció de la escena pública, hasta el regreso de Daniel Ortega al poder en 2007, quien lo integró al cuerpo diplomático como el embajador de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

En 2015 fue parte de la delegación de Nicaragua que participó en la Cumbre de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe en Costa Rica. Expertos en diplomacia y exembajadores cuestionaron que en la delegación nicaragüense se observara que Moncada Colindres, sentado junto al embajador de Nicaragua en Costa Rica, Harold Rivas, estaba relegado de la mesa principal, detrás de los cuatro hijos de la familia presidencial (Camila, Luciana, Maurice y Rafael, que fueron inscritos como asesores de la Presidencia); a la mesa estaban Rosario Murillo, que ese año no tenía un cargo oficial, el independentista puertorriqueño Rubén Berríos y el presidente designado Daniel Ortega.

De acuerdo con los especialistas, este orden establecido en la mesa de la delegación significaba un claro desaire al rol de Moncada Colindres como embajador ante la OEA. “Estos no son embajadores ni ministros, son meros secretarios que cumplen la voluntad del Ejecutivo”, dijo para LA PRENSA el sociólogo Oscar René Vargas.

En junio del 2016, el mismo Moncada Colindres pidió la renuncia del secretario general, Luis Almagro en la Asamblea General de la OEA. El mismo a quien, un año después, recibía para firmar un acuerdo secreto sobre reformas al poder electoral en Nicaragua.

Como embajador de la OEA, Moncada Colindres afinó su estilo para boicotear debates, al usar sus espacios de participación para frenar o retrasar cualquier resolución referida a Venezuela. Labor que le fue premiada en enero de 2017 cuando Ortega lo nombró canciller de la República.

“Es más que claro que él había perfeccionado el filibusterismo en la OEA, al sabotear las resoluciones sobre Venezuela. Ese mismo estilo parlamentario fue el que llevó al Diálogo Nacional”, añadió Álvarez. Si algo ha funcionado como un verdadero tranque a la posibilidad de una salida pacífica y ordenada a la crisis política que vive el país, ha sido el filibusterismo de Denis Moncada Colindres.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: