José Antonio Baltodano: “Urge adelantar elecciones y cambiar magistrados del CSE”

Reitera su confianza en el Diálogo Nacional y en la Iglesia Católica en su rol de mediador y testigo del mismo.

José Antonio Baltodano

Jose Antonio Baltodano, líder del grupo Baltodano. LAPRENSA/ ARCHIVO.

José Antonio Baltodano encabeza el Grupo Baltodano con presencia en Nicaragua desde hace más de sesenta y cinco años. Además de su rol de empresario fue Presidente de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico (FUNIDES), desde donde hizo énfasis en la importancia de la democracia en el país.

“Estabilidad macroeconómica es indudablemente fundamental, pero no suficiente para lograr el desarrollo de Nicaragua y, como consecuencia, en la reducción de la pobreza”, dijo en el 2014. Además enfatizó sobre la importancia de la Democracia y la institucionalidad en el país como eje clave para el desarrollo sostenible.

LA PRENSA conversó con él sobre la crisis que enfrenta el país actualmente. Al igual que otros líderes de la empresa privada, coincide en la urgencia de adelantar las elecciones y reitera su confianza en el Diálogo Nacional y en la iglesia Católica en su rol de mediador y testigo del mismo.

Lea: Empresariado pide adelantar elecciones y renovar el poder electoral

¿Qué tan pronto se debería dar el adelanto de las elecciones tomando en cuenta que después de más de 80 asesinatos este gobierno ha perdido toda legitimidad?

Desde el pasado mes de abril, Nicaragua y los nicaragüenses cambiamos. Lamentamos que este cambio se haya dado como consecuencia de una masacre de civiles, de censura a medios de comunicación y de otros actos de intimidación y acoso que resultaron en numerosas violaciones a los Derechos Humanos, constatadas en alarmantes informes emitidos por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y por Amnistía Internacional (AI). Estamos hablando de la peor masacre en tiempos de paz, masacre que ha dejado más de 80 muertos, casi mil heridos, cientos de detenidos (gran parte han sido liberados) y desaparecidos. Sin duda alguna, urge adelantar elecciones y cambiar magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE), pero también se deben crear opciones para poder elegir en libertad. Estos son solo los primeros cambios, se tiene que reconstruir la institucionalidad de este país y esto no podemos hacerlo de un día para otro. Debemos priorizar adelantar las elecciones, cambiar a sus magistrados y contar con observadores electorales nacionales e internacionales. Los nicas debemos encontrar una salida ordenada a la crisis que tenemos actualmente, debemos cuidar el país y el empleo. No por correr vamos a avanzar. Recordemos que debemos cambiar a los siete magistrados del CSE y a sus tres suplentes; debemos darle tiempo a la ciudadanía para que se organice políticamente y pueda presentar candidatos y opciones. Creo que la Alianza Cívica por la Democracia y la Justicia, de la que es parte el sector privado debe trabajar una propuesta responsable consensuada entre todos sus miembros que nos de pautas. Todos queremos una salida apegada a la ley que traiga justicia y democracia.

Lea Además: Solución a crisis de Nicaragua pasa «por adelanto de elecciones».

Si el diálogo fracasa y la represión continúa a este nivel, ¿llamaría la empresa privada a un paro total?

Por ahora, debemos enfocarnos en el Diálogo Nacional. El paro no es una varita mágica que traerá la paz y la democracia. El paro tiene implicaciones serias que afectan, principalmente a el empleo de miles de nicaragüenses por lo que esta medida es una opción y debemos usarla en el momento adecuado.Lo mejor para Nicaragua hoy es enfocarnos en el Diálogo Nacional y las protestas pacíficas, tener confianza en los participantes de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y en la Conferencia Episcopal. Es vital para generar un cambio mantener la unidad de todos los sectores y utilizar todos los mecanismos de presión cívica para generar los cambios necesarios que todos los nicaragüenses queremos.

¿Ha hablado o intentado hablar con Ortega después del 18 de abril?

En este momento, nuestro diálogo es con los miembros de la Alianza Cívica que nos representan en el Diálogo Nacional. Las reuniones con el Presidente Ortega o sus representantes deben ser vía el Diálogo Nacional. Este diálogo, resultado de una lucha encabezada por el pueblo de Nicaragua y que lamentablemente dejó la pérdida de varias decenas de vidas, es el camino para poder llegar a la Nicaragua que deseamos y en la que todos debemos vivir (sandinistas y no sandinistas) y cuando digo todos, me refiero a todos en el más amplio sentido de la palabra, no podemos seguir dividiéndonos, ni crear más caos y dolor. Este país es de todos y todos debemos unirnos para su reconstrucción. Hemos visto el coraje de la Conferencia Episcopal de Nicaragua y de sus sacerdotes que están al lado del pueblo, y a quienes no solo agradecemos sus posiciones, sino también que sean testigos del Diálogo Nacional que hoy en día es más importante que nunca.
Como sector privado, dentro de la Alianza seguiremos insistiendo en este diálogo que el gobierno, a través de sus representantes, ha bloqueado mediante una estrategia dilatoria, criminalizando las protestas, e ignorando las causas profundas que las provocan. A pesar de las constantes violaciones, nosotros volvimos a dicha mesa porque consideramos que sobre esa mesa está la democracia y la justicia y el Diálogo es el camino hacia la justicia. Como hemos dicho en reiteradas ocasiones, el modelo de trabajo impuesto por el gobierno se agotó, que consistía en consensuar leyes económicas dirigidas a crear inversión y empleo para todos los nicaragüenses. Pero para crecer sosteniblemente debemos tener libertad, justicia y democracia. Nosotros en repetidas veces y yo en lo personal, abogé por la institucionalidad e independencia de los poderes del Estado, sin embargo, lamentablemente, esto no se implementó. Hoy escuchamos al pueblo, al cual nos debemos por su ejemplo y valentía. La senda a la nueva Nicaragua ya está abierta, ahora es responsabilidad de todos seguir por ese camino. Los sacrificios, la valentía y el coraje de los estudiantes han hecho posible que hoy estemos a las puertas de crear una nueva Nicaragua justa, democrática y con libertad para todos. El diálogo y la unión son el camino.

Le Puede Interesar: Roberto Zamora, presidente de LaFise, cree en elecciones anticipadas en Nicaragua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: