¡Ánimo, vamos adelante!

La masacre del Día de las Madres, además de mostrar la inhumanidad de un régimen que se proclama cristiano, fue un síntoma de desesperación: la dictadura está perdida.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: