Zona de Strikes: Brasil frente al reto del Mundial en Rusia

Brasil ha sido desde siempre un candidato al título en el Mundial de futbol, pero después de su vergonzosa labor en el 2014, necesita restablecer su imagen

Yanquis y Boston

Edgard Rodríguez C.

Es lógico. Ni el mundial de futbol tendrá entre nosotros la repercusión que suele provocar un evento de esa magnitud. Por ahora todos estamos ocupados en sobrevivir a la violencia y sobreponernos al dolor, mientras anhelamos una nación con paz y justicia.

Sin embargo, dentro de nueve días el balón comenzará a rodar y el mundo lo hará en torno a él. Es la fiesta deportiva más grande que existe y aún en medio de todas las dificultades, seguro habrá el deseo de asomarse por un instante para ver cómo van las cosas.

¿Quién ganará el Mundial? es probablemente la pregunta más frecuente entre quienes le siguen las huellas al futbol. Y la respuesta no es fácil. Se trata de avanzar sobre una ruta repleta de obstáculos, con adversario de envergadura y hambrientos de gloria.

He simpatizado con Brasil desde que era un niño y recuerdo la ilusión que envolvía al plantel de 1982, dirigido por Tele Santana y encabezado por Zico, junto a astros del calibre de Junior, Leandro, Sócrates, Falcao, Eder y un joven Careca,  subutilizado.

Pocos equipos han jugado con tanta naturalidad, armonía y contundencia como aquel conjunto, que a pesar de su fracaso en España, es tomado como referencia por su fascinante forma de jugar, en la que se mezclaba la fluidez, con la versatilidad y el ingenio.

El futbol es así, no siempre gana el que juega mejor. El propio Brasil es una prueba de ello. Cuando se impuso en Estados Unidos en 1994, su desempeño fue poco generoso con su historia, pero a base de velocidad y fuerza, logró atrapar su cuarto campeonato.

Sin embargo, en estos días, Brasil está de vuelta como candidato al título. Tite, su seleccionador, enderezó a un equipo que iba hacia ningún lado y dándole más libertad a Neymar, con un mediocampo más dinámico y una defensa solvente, luce con grandes posibilidades.

Marcelo, Miranda, Thiago Silva y Danilo, en sustitución de Dani Alves, deben ser una garantía atrás, mientras Casemiro, Coutinho y Paulinho se encargan de generar oportunidades para Neymar, Firmino y William, en una probable alineación de Tite.

No será fácil apartar del camino al revitalizado España, al siempre solvente Alemania y a la prometedora Francia, pero Brasil dispone de los jugadores y del juego de conjunto para ver con ilusión su futuro en Rusia, tras un pasado tenebroso en casa durante el último Mundial.

Sigue a Edgard Rodríguez en Twitter: @EdRod16