Diputados aceptan la renuncia de Roberto Rivas, ahora expresidente del Poder Electoral

Rivas fue sancionado por Estados Unidos el 20 de diciembre a través de la Ley Global Magnitsky, que castiga a funcionarios extranjeros corruptos

Plenario de la Asamblea Nacional. LAPRENSA/Lucía Navas

Los diputados de la Asamblea Nacional aceptaron este martes de forma unánime, la renuncia del presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto José Rivas Reyes, presentada el pasado jueves oficialmente como parte de los acuerdos entre la OEA y el Gobierno.

Los 88 diputados que asistieron al pleno votaron a favor de la renuncia de Rivas. La diputada suplente de Yátama, Nancy Elízabeth Enríquez, reclamó que no debieron aprobar la renuncia de Rivas sino una destitución por los actos de corrupción que ha cometido.

Lea además: Roberto Rivas renunció por “razones de salud”

«Deben renunciar todos esa jauría de delincuentes del Consejo Supremo Electoral», expresó Maximino Rodríguez, de la bancada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), aliada del orteguismo. Además reclamó que el gobierno sandinista hizo renunciar a Rivas hasta que el país sufre  su peor crisis en los últimos años.

Rivas fue sancionado por Estados Unidos el 20 de diciembre a través de la Ley Global Magnitsky, que castiga a funcionarios extranjeros corruptos y violadores de derechos humanos. Sin embargo, se mantenía en el cargo gracias a la voluntad del presidente designado por el poder electoral, Daniel Ortega, después que el 7 de febrero de este año la Asamblea Nacional, bajo control del FSLN, le retiró sus funciones y se las entregó al vicepresidente del CSE, Lumberto Campbell, cercano al caudillo sandinista.

Lea también: Daniel Ortega baña de sangre el Día de las Madres en Nicaragua

Rivas ha estado vinculado a escándalos de corrupción a lo largo de su vida pública, que se desarrolló bajo la sombra del cardenal Miguel Obando, arzobispo emérito de Managua, fallecido el domingo pasado a sus 92 años.