Paramilitares atacan a pobladores que resguardan barricadas en diferentes barrios en Jinotega

La represión de grupos paramilitares entre la noche del viernes y este sábado ha dejado al menos 50 heridos

Los pobladores quemaron una camioneta la mañana de este sábado en el sector del barrio Sandino, presuntamente era de las que estaban trasladando a los paramilitares que han atacado en la ciudad. LAPRENSA/Sara Ruiz

La campanas de la iglesia de Jinotega siguen sonando. Desde el mediodía de este sábado se reportan nuevos ataques de grupos paramilitares en las barricadas ubicadas en unos once barrios. Las calles están desoladas y los pobladores están aterrorizados luego de los ataques de grupos paramilitares la noche de este viernes que dejaron un muerto y más de 20 heridos.

Este sábado se reportan al menos 30 personas heridas, entre ellos, un joven herido de gravedad en el sector del mercado de la ciudad. La Cruz Roja trasladó varios heridos de gravedad hacia los puestos de salud.

La mañana de este sábado, pobladores quemaron una camioneta en el sector del barrio Sandino, presuntamente era de las que estaban trasladando a los paramilitares que han atacado los barrios Carlos Rizo, Sandino, Ducualí, Ernesto Rosales, Colonia Pedro Estrada, Alfredo Alegría, Jocote, Camilo Ortega, San Cristóbal, 19 de Julio y Linda Vista.

En el mismo barrio Sandino, los pobladores capturaron a tres simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), quienes aseguraron que el alcalde orteguista, Leónidas Centeno, es el autor intelectual de los ataques a la población. También confirmaron que han traído pobladores de otras comunidades con el fin de aumentar la represión.

“Yo trabajo de barrendero, me mandó Leónidas Centeno. Nos amenaza el Áspero y Leónidas Centeno que si uno no anda ahí nos corren”, dijo un hombre que fue atado y desnudado con el objetivo de que diera información sobre los ataques.

 

Levantan barricadas

Pobladores de diferentes barrios han ubicando barricadas en las calles para evitar que las turbas paramilitares ingresen y ataquen. En el barrio Linda Vista, una mujer junto a un grupo de jóvenes replegaron a los antimotines que ya se habían ubicado en una de las esquinas del barrio, recriminándoles que no tenían que estar ahí.

“Les aclaramos, nosotros no vamos a atacar a la población, nosotros no vamos a quemar nada porque nos duele el pueblo, nos duele que nos disparen y que nos maten; a los que no les duele es al gobierno. Aún en esta circunstancia le pedimos al pueblo de Jinotega que se una, que no nos deje morir. No tenemos pistolas, solo valor, morteros y piedras, no andamos protegidos más que con pañuelos para que nuestras familias no les hagan nada para vengarse”, dijeron los autoconvocados.

Los jinoteganos han reportado que simpatizantes del FSLN utilizan pañoletas color verde con el objetivo de identificarse y no lastimarse entre ellos mismos.

Los heridos

Representantes de la Comisión de los Derechos Humanos y Diócesis de Jinotega se presentaron al Hospital Victoria Motta, donde se encontraban miembros de la sociedad civil, para exigir conocer el estado de los heridos en los ataques este viernes.

Ante las reiteradas negativas por parte de trabajadores del hospital, un grupo de mujeres decidió abrir por la fuerza el portón de entrada del centro, inmediatamente exigieron que en caso de no estar siendo atendidos los heridos, estos fueran trasladados y sin amenazas de detención.

LA PRENSA/SARA RUIZ

Pablo Zelaya, José Mauricio Hernández, Aarón Arauz, Luis Enrique García, Martín Valle, entre otros, son parte de los más de 50 heridos que fueron reportados y sacados del hospital. Valle fue el último que trasladaron hacia un puesto de salud para ser atendido.

La Comisión de Derechos Humanos junto al sacerdote Arsenio Medina y el diácono Juan Carlos Rivera, verificaron que los heridos estaban siendo atendidos por el personal del hospital. El obispo de Jinotega, monseñor Carlos Enrique Herrera, confirmó que hay apoyo de parte de la Misión Para Cristo.

Apoyo de Monseñor Enrique Herrera

En los ataques de la noche del viernes, monseñor Herrera fue llamado para apoyar y trasladar heridos y el cuerpo de Abraham Castro, un adolescente de los autoconvocados que falleció en los ataques de los simpatizantes sandinistas.

Monseñor Herrera se pronunció en un comunicado donde expresa que había acordado con los manifestantes de los tranques que no siguieran avanzando y mantuvieran la actitud pacífica. Minutos después que el obispo dialogó con los jóvenes se le reportó que estaban bajo ataques por parte de paramilitares controlados por el gobierno municipal.

Además: Queman parcialmente la Alcaldía de El Cuá, Jinotega

«Ante el llamado insistente de ayuda y socorro, decidí llamar tanto al comisionado Marvin Castro como al alcalde Leónidas Centeno para pedirles que cesen la violencia, ambos señores negaron su participación en los actos represivos y no me quedó de otra que salir personalmente (en compañía de otros sacerdotes y fieles) a asistir a los heridos…”, cita el comunicado firmado por Monseñor Herrera.

El obispo de Jinotega también solicitó mantener la cordura a los que han optado por protestar, y a las autoridades municipales los invitó no ejercer violencia sobre los manifestantes.

LA PRENSA/SARA RUIZ

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: