Cristiano Ronaldo rescata a Portugal y amarga la fiesta de España

España no está desequilibrada, está más junta que nunca. Sin Lopetegui o con Hierro, la madurez de los jugadores está por encima de cualquier resbalón administrativo

Cristiano Ronaldo anotó tres goles. LAPRENSA/AFP

España no está desequilibrada, está más junta que nunca. Sin Lopetegui o con Hierro, la madurez de los jugadores está por encima de cualquier resbalón administrativo. Ante Portugal mantuvieron la línea del toque, del juego sutil y a la misma vez mortal, pero la fiesta no fue total por culpa de Cristiano. Y es que Ronaldo con sus tres goles se convirtió en la figura del juego, el rey de Europa rescataba a los lusos de la furia Roja y empataba el encuentro 3-3.


Te puede interesar: España y su encanto candidata a levantar la Copa del Mundo Rusia 2018

Se vieron dos caras diferentes. Por un lado está Portugal que reflejó su dependencia a Cristiano Ronaldo. Este equipo se reclinó por completo al astro del Real Madrid. Primero buscó un penalti bien cantado tras el choque con Nacho, luego anotó ( 4′), posteriormente colocó arriba otra vez en el marcador a los suyos al minuto 43 con una complicidad absurda de De Gea al no poder recepcionar una pelota sencilla, y finalmente, puso a celebrar a los lusos (87′) con un empate con tintes de triunfo. ¿Cuál será el límite de Portugal? Hasta donde su majestad diga.

España no se desorientó con el primer gol en contra en los minutos iniciales.  Mantuvo la calma, no perdió la cordura, dominó la pelota y aunque le costaba entrar poco a poco se abrió los espacios. Al 23′ Costa recibió un pase largo de Sergio Busquet y peleando solo contra el mundo, amagó un par de veces para abrir el cerrojo con un disparo cruzado. El mismo Costa se encargó del segundo gol (55′) tras cabezazo de Busquet. El delantero del Atlético de Madrid metió su pierna letal para igualar en ese momento las acciones.

Le recomendamos: Agónica victoria de Uruguay sobre un laborioso Egipto sin su estrella Salah

La Roja ya a esas alturas de la segunda mitad dominaba en su totalidad. Portugal era un conjunto dormido, no presionaba,  dejaba que el rival se acomodara y tocara a su antojo generando ocasiones peligrosas constantemente. Ahí fue cuando Nacho golpeó de volea una pelota que tenía a la altura precisa para anotarse un gol antológico al 58′.  ¿Y qué pasó con Portugal? se colocaron en el hombro de Ronaldo. La estrella una vez más gritó a los cuatro vientos: ¡Siuuuuuuuu!.. La diferencia de España con Portugal, es que este equipo con o sin entrenador invita a creer en ser un potencial finalista de la Copa del Mundo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: