Una multitud despide a familia quemada por turbas orteguistas en Managua

Familiares y amigos en la fe cristiana evangélica les prepararon un acto religioso en la iglesia Ministerio Apostolar Centro Cristiano, en Bello Horizonte

familia

Momento en que entierran uno de los seis cuerpos en el cementerio Milagro de Dios, Managua. FOTO: Wilih Narváez/ LA PRENSA

La familia que este sábado fue quemada viva dentro de su vivienda, en el barrio Carlos Marx de Managua, fue despedida la mañana de este domingo por familiares y amigos en la fe cristiana evangélica, quienes prepararon un acto religioso en la iglesia Ministerio Apostolar Centro Cristiano, en Bello Horizonte.

Puede leer: Turbas orteguistas queman y matan a una familia en Managua

Las honras fúnebre de los seis cuerpos, presuntamente víctimas de turbas orteguistas, se realizaron la noche de este sábado en una iglesia evangélica frente a la casa siniestrada del pastor evangélico Oscar Velásquez Pavón, donde también murieron su pareja Maritza López, su hijo Alfredo Pavón López, su nuera Mercedes de los Ángeles Raudez, y sus nietos Mathías, de tres meses, y Daryeli, de tres años.

Lea además: La represión orteguista deja una legión de torturados en Nicaragua

Al finalizar el oficio religioso los cuerpos fueron trasladados al cementerio Milagro de Dios, donde antes de mediodía los seis quedaron sepultados en tres fosas compartidas: en una, los dos niños; en la otra, los padres de los niños; y en la última, el pastor y su esposa.

En medio oraciones, llanto, lamentos, exclamaciones de fe y esperanzas que inundaron el cementerio, los familiares pidieron a gritos: «Justicia». Seguidamente entonaron el himno nacional. Estos seis ciudadanos se suman a la larga lista de más de 150 personas muertas en estos últimos dos meses de masacre.

Familia
Las tres fosas en que fueron enterrados los 6 miembros de esta familia que murió calcinada. FOTO: Wilih Narváez/ LA PRENSA

Paramilitares provocaron llamas

Los paramilitares golpearon primero los portones, luego hicieron disparos a la vivienda del pastor, donde estaba con toda su familia, hasta que la incendiaron. La casa ardió rápidamente porque tenían un negocio de colchones lo que propicio que las llamas se propagaran con mayor facilidad.

Le puede interesar: Orlando Córdoba, el mártir risueño de 15 años

Según testigos y familiares de las víctimas, la casa se convirtió en el objetivo cuando sus dueños se negaron a prestarla para ubicar en el tercer piso de la misma a francotiradores que dispararían a los manifestantes autoconvocados que protestan contra el Gobierno.

Apolíticos

“Nosotros nunca hemos simpatizado con ningún partido político, peor sandinista, y quien mató a mi padre, a mi madre, a mi hermano, y a mis sobrinos, fueron las turbas sandinistas y la Policía. Nosotros somos testigos donde ellos le pegaron fuego a la casa, ellos (víctimas) querían salir y ellos (turbas) apuntaban con AK-47 disparando para que no se salieran, hasta esperaron que se quemara la casa para irse”, señaló llorando otro hijo del pastor, Óscar Pavón, quien relató la versión familiar de la tragedia.

familia
El incendio en el barrio Carlos Marx inició en horas de la mañana de este sábado. LA PRENSA/ WILIH NARVAEZ

También lea: Matan y queman a un ciudadano en el barrio 8 de Marzo

Javier Pavón, uno de los sobrevivientes, escuchó los morteros y cuenta que la familia se reunió en un cuarto del segundo piso al verse amenazada. Sintieron miedo. Oraron a Dios. Cuando sintió que el humo lo asfixiaba, el sobreviviente salió con dos familiares. Lograron ponerse a salvo al salir al balcón. El resto no pudo lograrlo.

“La JS (Juventud Sandinista) y la Policía mató a toda mi familia, ¡malditos perros!”, denunció Óscar Pavón. Sus palabras fueron en respuesta al jefe de la bancada sandinista, Edwin Castro, quien en la sesión del diálogo nacional aseguró que eran simpatizantes del Gobierno.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: