Lucía Pineda Ubau: “Todo lo hago con pasión”

Lucía Pineda Ubau es originaria de San Carlos, en Río San Juan, pero desde los 4 años vive en la capital. Se define como una mujer apasionada por su trabajo, por las plantas y no puede rechazar una taza con sopa de frijoles.

Lucía Pineda Ubau

La periodista y jefa de prensa de 100% Noticias Lucía Pineda Ubau. LA PRENSA/ ÓSCAR NAVARRETE

Lucía Pineda Ubau tiene 45 años y 23 años de cobertura y presentación de noticias nacionales, su contacto directo con los televidentes le ha permitido ganarse el cariño de los nicaragüenses. Es originaria de San Carlos, en Río San Juan, pero desde los 4 años vive en la capital. Se define como una mujer apasionada por su trabajo, por las plantas y no puede rechazar una taza con sopa de frijoles.

Lea: Lesther Alemán: “Quiero seguir los pasos de Carlos Fonseca”

¿Un apodo?

Ya saben: Chilindrina (ríe). Desde 1997 (cuando el expresidente Arnoldo Alemán la llamó así en una entrevista).

¿Qué es lo que más la hace enojar?

Las injusticias, las mentiras y las traiciones.

¿Playas o montañas?

Me gusta más el campo. Las montañas, lo verde.

Algún hábito extraño.

Pongo el azúcar en la refrigeradora.

¿Qué quería ser cuando era niña?

Periodista y también quise ser médico.

¿Una comida que no puede rechazar?

La sopa de frijoles con crema, queso y una tortilla bien tostada.

Defínase en una palabra.

Apasionada. Todo lo hago con pasión.

¿Qué persona del mundo le gustaría ser?

Creo que yo (ríe). No me quejo de mí. Así me mandó Dios, así tengo que ser.

¿Tiene algún pasatiempo?

Cuidar mis plantas. Me gusta cultivar la tierra. En mi casa tengo muchos árboles frutales y cítricos.

¿Qué color le gustaría ser?

El rojo de la pasión.

Un día sagrado.

Los domingos. Intento dedicar un tiempo para Dios. Descanso y comparto con la familia.

Su look ideal.

Un poco sport para trabajar cómoda.

Un libro.

Una vida con propósito, de Rick Warren.

Su mayor virtud.

Mis amigos dicen que la paciencia.

Su música favorita.

La de mi prima, la Ceshia (Ubau).

¿La mayor satisfacción?

De alguna manera el reconocimiento de parte de la gente que te reconoce que con tu trabajo, incluso, podés salvarles la vida.