Excanciller Francisco Aguirre Sacasa: Trujillo «no vino en plan turismo» a Nicaragua

Francisco Aguirre Sacasa, asegura que Daniel Ortega y Rosario Murillo— no tiene futuro político en la Nicaragua libre anhelada por los ciudadanos.

El diplomático asegura que «miembros del gran capital también se han sumado explícitamente al movimiento en pro de una Nicaragua democrática». LA PRENSA/ARCHIVO

Para el excanciller de Nicaragua, Francisco Aguirre Sacasa, la pareja presidencial —Daniel Ortega y Rosario Murillo— no tiene futuro político en la Nicaragua libre anhelada por los ciudadanos, tras la violenta represión desatada contra la población.

El tema es seguido de cerca por Estados Unidos, que envió a su embajador ante la Organización de Estados Americanos, Carlos Trujillo, quien terminó ayer su visita al país.

¿Cómo cree usted que impacta a nivel internacional lo que está ocurriendo en Nicaragua tras el asesinato de al menos 170 personas, víctimas de la represión?

Nuestra imagen —sobre todo como país seguro, estable y apto para la inversión— ha sido destruida por la represión del Gobierno ante la insurrección popular espontánea y nacional. En otras palabras, en los dos últimos meses hemos perdido nuestra ventaja con relación a nuestros vecinos del Triángulo Norte. Y aunque mañana termine la represión, nos tomará tiempo reconstruir esa imagen. Destruir es fácil. ¡Reconstruir es mucho más difícil!

¿Cuál es el significado que tiene la visita a Nicaragua del embajador Trujillo?

Demuestra la prioridad que Washington le está dando a la resolución de la crisis que nuestro país atraviesa.
Su visita no es un evento aislado. Es parte de una serie de acciones, incluyendo discursos importantes condenando la represión por parte del secretario de Estado (Mike) Pompeo, de los embajadores (Nikky) Haley y Trujillo, y en particular, del vicepresidente (Mike) Pence, que hace unos días sentenció que la violencia de Gobierno tenía que cesar, e inmediatamente. Finalmente, se da a una semana de la visita de Caleb McCarry, un influyente asesor del Senado estadounidense, a nuestro país.

Lea más en: Beatrice Rangel: Embajador Carlos Trujillo “trae un mensaje a Ortega”

Expertos en Estados Unidos están señalando que Trujillo no vendría, si no fuese para entregar un mensaje de la administración Trump a Ortega, ¿qué cree usted?

Está clarísimo de que el embajador Trujillo no vino en plan de turismo a Nicaragua. Su visita es para familiarizarse con nuestra realidad antes de la reunión (prevista el viernes) del Comité Permanente de la OEA para analizar el informe de derechos humanos de la CIDH. También le está dando un espaldarazo al Diálogo Nacional y a la Conferencia Episcopal. Pero, sin duda, trae un mensaje para el comandante Ortega. No sé precisamente lo que ese mensaje será, pero me imagino que el señor Trujillo le estará haciendo a Daniel una oferta de esas que no podrá rechazar. Una suerte de escalera a cambio de que Daniel se abra a una salida a la crisis de gobernabilidad que él creó, que será genuina, democrática y con justicia.

¿Cómo valora usted la condena que hizo Almagro a la masacre policial en Masaya? ¿Significa un viraje en su posición?

Definitivamente. Almagro está modulando su retórica hacia Nicaragua para comenzar a ganarse la confianza del pueblo nicaragüense y de esa manera abrir campo para que la OEA pueda jugar un papel en la redemocratización de nuestro país. Aunque el secretario general todavía no ha reconocido la culpabilidad de El Carmen en la violencia que está azotando a Nicaragua, su posición está evolucionando.

¿Cuáles son los escenarios que usted prevé cuando se presente el informe de la CIDH ante la OEA?

No habrá mayores sorpresas, en el sentido que ya conocemos las conclusiones de su informe preliminar. Lo importante es que todos los países miembros de la OEA escucharán con lujo de detalles lo que está pasando en nuestro país. Este es importante para crear un ambiente para la eventual aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua.

¿Cuál es el camino que podría a seguir Ortega ante la revolución cívica y la condena internacional que se está dando?

Espero que actúe sensatamente y conforme a su interés personal y el de su familia. Pero la verdad es que desde 2016 Daniel ha estado actuando erráticamente, como que si estuviera en una dimensión ajena a la realidad de nuestra nación. Por ejemplo, para mí es difícil entender que ganó al haber ordenado la cruenta represión en Masaya el mismo día en que aterrizó en Managua el embajador Trujillo. Esto fue contraproducente para él. No hizo sentido, a mi parecer.

¿Cuál es el futuro político de Ortega y Rosario Murillo?

Como andan las cosas —con más de doscientos muertos, miles de heridos, la ofensiva estatal para provocar la toma de tierras y una avanzada degradación de nuestra economía—, honestamente no creo que ni Daniel ni Rosario (Murillo) tengan un futuro político en la Nicaragua libre y democrática que anhela la vasta mayoría de los nicaragüenses. Y tampoco creo que Nicaragua tendrá un futuro bueno si ellos logran imponer su dictadura dinástica.

Rasgos de la represión

Desde hace dos meses, fuerzas paramilitares y antimotines de la Policía reprimen a los ciudadanos que protestan con marchas, tranques y barricadas en los diferentes departamentos del país para exigir la salida del poder del presidente designado, Daniel Ortega, y de su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

Además de estos dos grupos, en otros momentos, el orteguismo se ha valido de las fuerzas de choque integradas principalmente por miembros de la Juventud Sandinista.

Lea más en: Alianza Cívica pide a Alto Comisionado de Naciones Unidas denunciar matanza ordenada por Daniel Ortega

En los últimos meses, el Estado ha ejercido violencia contra los ciudadanos en sus barrios, donde han sido asediados por paramilitares armados, quienes han quemado casas, han secuestrado y asesinado personas, incluso niños.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: