Dudan de pesquisas en casa incendiada en barrio Carlos Marx

Organizaciones defensoras de derechos humanos en Nicaragua temen que allanamiento a casa siniestrada por parte de la Policía Nacional busque borrar las evidencias del caso.

La casa fue quemada por paramilitares y policías en el barrio Carlos Marx de Managua según los sobrevivientes y vecinos. LA PRENSA/ CARLOS VALLE

La casa del barrio Carlos Marx fue quemada por paramilitares y policías, según los sobrevivientes y vecinos. LA PRENSA/ CARLOS VALLE

Una mujer vestida de civil que dijo ser policía, pero que no se identificó ante Mario Calero, dueño de la vivienda donde se habían refugiado los tres sobrevivientes de la masacre en el barrio Carlos Marx, incursionó la tarde del lunes a la misma para interrogarles.

Una de las sobrevivientes hija del matrimonio Velásquez, aseguró que entre las preguntas que le hizo la supuesta agente fue que si fue la policía la que les asesinó y manifestó que teme por su vida. La Policía también incursionó este lunes a la casa donde fue ejecutada la masacre sin el consentimiento de la familia por lo que la sobreviviente piensa que fue “para lavar evidencias”.

Lea además: Turbas orteguistas queman y matan a una familia en Managua

Luis Calero, quien resguardaba la casa alegó que le permitió el ingreso a los policías porque le presentaron la orden judicial. Luis Calero también fue quien condujo a la casa donde se refugiaban los sobrevivientes a la casa de Mario, quien en presencia de los periodistas reclamó a la supuesta policía por haber entrado a su casa sin ninguna autorización lo que pone en riesgo a toda la familia.

El allanamiento es causa de preocupación del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), según expresó el abogado Braulio Abarca, quien dijo que buscarán cómo mantener a buen resguardo a los sobrevivientes.

En el incendio murieron al menos seis personas. LA PRENSA/Wilih Narváez

Tanto el Cenidh como la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), coincidieron en que la intención del allanamiento a la vivienda donde ocurrió la masacre sea para borrar evidencias.

Desde la tarde del domingo hasta el medio día de este lunes las fuerzas policiales, permanecían en la casa que la familia mantenía protegida con una malla metálica, la que fue cortada por la Policía para penetrar sin aviso previo a los sobrevivientes de la tragedia.

El abogado de la CPDH, Pablo Cuevas y el abogado del Cenidh, Juan Carlos Arce, coincidieron en su preocupación porque esta incursión de la Policía sin la participación de la familia de las víctimas sea para borrar evidencias.

Puede interesarle: Queman casa municipal del FSLN en Sébaco, Matagalpa

Las víctimas deben ser parte del proceso investigativo, en este caso la Policía atribuyéndose competencias que no tiene ingresa en la vivienda quemada, no sabemos cuáles son las intenciones, desconocemos si las intenciones son buscar evidencias, pero en este contexto, pareciera que no, podemos deducir que es lo contrario”, sostuvo Arce.

La casa fue quemada por paramilitares y policías en el barrio Carlos Marx de Managua según los sobrevivientes y vecinos.
Los sobrevivientes del incendio, provocado por paramilitares del Gobierno y la Policía, denunciaron que estos no los dejaron salir de la casa. LA PRENSA/ WILIH NARVAEZ

“Es más bien ocultar lo que paso, es más bien lanzar una lápida sobre lo que pasó, de tal manera que los verdaderos responsables de este hecho no sean sometidos a la justicia, pareciera que es eso”, dijo Arce.

Lea también: Una sobreviviente del incendio: «Los quemaron vivos»

A criterio de Cuevas con esto la Policía buscan tratar de adaptar sus investigaciones con lo que dijo el canciller Denis Moncada, ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), de que la familia fue masacrada por ser orteguista.

O sea, con esto intentarán “desvirtuar la versión que se ha manejado”, de que fueron paramilitares acompañados de la Policía Nacional quienes perpetraron el crimen, indicó Cuevas, quien este lunes corroboró con habitantes del sector que al medio día seguían los peritos de criminalística en el interior de la vivienda siniestrada.

Temen a la Policía

El asesor legal de la CPDH, Pablo Cuevas, aseguró que él personalmente ha mantenido comunicación con familiares de las víctimas que están escondidos, porque más bien le tienen miedo a la Policía Nacional. “Danilo Velásquez López fue categórico en decir que no quieren nada con la Policía, porque ellos saben que la Policía en combinación con los parapoliciales es la que hizo eso (quemar la casa con la familia en el interior), sostuvo Cuevas. El defensor de derechos humanos reiteró que la vivienda ha permanecido cerrada desde el día del siniestro.

Lea además: Una multitud despide a familia quemada por turbas orteguistas 

«La acción policial es absolutamente sospechosa y absolutamente cuestionable, toda acción que se desarrolle por parte de la Policía en el proceso investigativo debe de realizarse en conjunto con las víctimas”, Juan Carlos Arce,abogado del Cenidh