Brasil recupera brillo poco a poco al ritmo de Coutinho y Neymar

Camuflado de los focos mediáticos el ariete del Barsa maneja los hilos y cede a Neymar el protagonismo dentro y fuera de la cancha

Coutinho maneja Brasil. LAPRENSA/ EFE

Partido a partido Brasil recupera sensaciones en el Mundial al ritmo de Coutinho —siempre ha sido incidente— y ahora Neymar que poco a poco recupera su nivel, a pesar de lo errático en la victoria 2-1 sobre Serbia. Coutinho congela los tiempos para dar un pase oportuno entre líneas a Paulinho o trazar jugadas y pases complejos a gol una y otra vez. El ariete del Barsa maneja a placer los hilos del juego y fabrica ocasiones para todos, principalmente a Neymar, en Rusia donde Coutinho resultó decisivo camino a octavos y el 10 de la Canarinha está llamado a optimizar los servicios de su compañeros a partir de esta etapa.

Lea:El campeón Alemania queda eliminado en fase de grupo por primera vez en la historia

La Selecao conquistó (siete puntos) el grupo E con una clara victoria 2-0 sobre Serbia, que tuvo oportunidad de complicar el liderato brasileño, pero desperdició sus opciones. Otro victoria de la Canarinha sin impactar como ha sido su actuación en la fase de grupo en la cual Neymar registra más fallos a gol que aciertos, un desajuste que debe afinar contra México en los octavos pactados para este lunes 2 de julio.

Brasil llevó la voz cantante por decreto. La defensa encaminó el esférico hasta círculo central a la espera de  William, Neymar o Coutinho. Los atacantes retrocedían constantemente para acarrear el esférico y provocar desajustes en la ordena defensa serbia que lució impenetrable. Por arriba colonizaron casi todas las jugadas y por abajo Neymar ni William quedaron en posición ventajosa para encarar por las rápidas ayudas defensivas.

Movimientos inteligentes

La temprana lesión de Marcelo no cambió el guion porque Filipe Luiz resuelve sobre todo porque aporta más eficacia defensiva que proyección. Las opciones serbias nacieron en las jugadas a balón parado, fueran en tiros libres o de esquinas, en las cuales el portero Allison anticipó con propiedad mostrando dominio de su área.

Neymar falla ante Stojkovic. LAPRENSA/ AFP

Ante tanta precisión defensiva había que improvisar y Gabriel Jesús lo entendió. El delantero cayó a la banda, Neymar apareció en el pasillo interior combinando rápido entre ambos. Neymar (25′) encontró el hueco y disparó débil, lo suficiente para que el arquero Stojkovic se agigantara desviando, algo que no pudo repetir con el tanto de Paulinho (35′) a pase de Neymar.

Serbia controlaba el dos contra uno por banda y el pase al pie buscando el mano a mano. Brasil debía explorar otras vías como los espacios a las espaldas de los centrales y ahí apareció Paulinho, un especialista a moverse sin el balón e identificar el hueco entre defensas sin ser detectado. Coutinho, el hilo conductor del juego brasileño, entendió el movimiento y el contención del Barsa tocó lo justo a la salida de Stojkovic.

Sentencia final

La segunda parte tuvo acción hasta que apareció nuevamente el iluminado Coutinho. Desde su área acarreó el esférico llevándoselo de espuela y asistiendo a Neymar (57′) con un pase  raso por delante de los centrales. El 10 de Brasil aguantó y remató de frente a Stojkovic, quien despejó a tiro de esquina. Curiosamente después de acción Serbia encimó y coqueteó el empate con dos cabezazos que Motrovic (60 y 65) que Allison neutralizó.

Cuando mejor jugaba Serbia llega la sentencia de la Selecao. Un tiro de esquina cobrado por Neymar a la cabeza de Thiago Silva (68′) mermó el ímpetu serbio, que bajó los brazos y por poco recibió el tercer con el potente remate desde fuera del área de Filipe Luiz (70′).  El control brasileño era categórico y Neymar casi consigue su gol que se le escapó repetidamente hasta en la ocasión más clara: habilitado en un rechace inesperado, intentó superar por arriba a Stojkovic, quien de un manotazó impidió el tanto que pudo colocarlo a la par de Coutinho, quien brilla más que Brasil.