¡La caída! Alemania se despide con un amargo adiós del Mundial, México sigue con vida

Dos humillaciones, una sonrisa. Algún día tenía que pasar. “Alemania nunca muere”, “el futbol es un deporte de once contra once y siempre gana Alemania”, todo eso ya es historia

Toni Kroos con la cabeza baja tras la derrota. LAPRENSA/EFE

Dos humillaciones, una sonrisa. Algún día tenía que pasar. “Alemania nunca muere”, “el futbol es un deporte de once contra once y siempre gana Alemania”, todo eso ya es historia. Alemania ya sabe tragar ácido en un Mundial, en el cual nunca había sido eliminada en la fase de grupos. Este equipo llegó con todas las credenciales repitiendo como favorito para levantar la Copa nuevamente, sin embargo olvidó la efectividad, un conjunto con la capacidad de hacer las cosas bien por atrás, pero incapaz por delante, malograron 67 ocasiones a gol en tres partidos, metiendo solamente dos.

La derrota contra 2-0 Corea del Sur fue el reflejo de muchas circunstancias colectivas. La primera fue la inefectividad, luego la falta del control de la desesperación natural, cada vez que el reloj avanzaba los teutones se convertían en depredadores del viejo oeste, saltar sin orden simplemente a matar o morir. ¿Dónde quedó la estructura del juego hasta llegar al gol? No se puede realizar un parto sin la concepción. Y obviamente como tercer punto jugó la fortuna. No es injusta la eliminación de la Mannschaft, lo inmerecido hubiese sido permitir el avance de un equipo capaz de desperdiciar el grito de emoción del público en tantas ocasiones.

Corea sobrevivió metido en una choza mientras “caían bombas atómicas a su lado”, pero sin ser lastimada, desafiando a la lógica, así como fue su triunfo 2-0, aprovechando el desborde rival para matar en el contragolpe. No obstante, hasta el minuto 90, el futbol seguía tratando bien a Alemania o la castigaba porque México le había servido en bandeja la clasificación. Perdían 3-0 por goleada ante Suecia. Y la otra lectura, era que el destino de la pelota le servía un manjar a los teutones que no podrían degustar: el pase a octavos, envolviéndolos con la maldición del campeón.

Para esa superstición mayoritariamente quebrada, Alemania no encontró antídoto y se unió a la Italia de 1950 y 2010, Brasil de 1966, Francia 2002 y España de 2014, que llegando como campeonas mundiales se van en la fase de grupos a casa.

México vive de milagro

Se puede sonreír entre lágrimas, México tiene otra oportunidad. Entraron al encuentro buscando la cima del grupo F y casi terminan quemados por su ambición. Los aztecas goleados 3-0 por Suecia corrieron con suerte de no haber recibido más goles. Se creyeron grandes, se plantearon como grandes al tú por tú amparados en dos fantásticos duelos del pasado reciente y volvieron al suelo. No obstante, para ellos no es demasiado tarde.

Suecia jugó al único modo que lo sabe hacer, nada de inventos ni cambios radicales. Arriesgando poco y fortaleciendo el cerrojo por atrás. Pasaron como aplanadoras sobre los espacios dejados por los aztecas y saborean con buenas sensaciones su pase a los octavos como los mejores del grupo F.