CIDH y ONU instalan sus misiones en Nicaragua

Esta comisión no solo podrá retomar el informe de la CIDH, sino que deberá acompañar el desarme de las fuerzas irregulares, conocidas como paramilitares

María Claudia Pulido, secretaria ejecutiva adjunta para el Monitoreo, Promoción y Cooperación Técnica en Derechos Humanos de la CIDH. LA PRENSA/J.FLORES

Las misiones de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas (ONU Derechos Humanos), así como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a través de su Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), ya se han instalado en el país para apoyar en la búsqueda de una solución al problema de la violencia, a causa de la represión gubernamental.

Lea también: Daniel Ortega a escrutinio ante Naciones Unidas y CIDH

La Unión Europea (UE) aún no determina el envío de una misión, según explica en una nota de prensa la delegación en Managua, “está consultando con sus Estados miembros la mejor forma de apoyar el diálogo nacional”. Mientras, han ampliado sus programas en materia de derechos humanos y ayuda humanitaria.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas (ONU Derechos Humanos) inició este martes su misión oficial a Nicaragua, informó con una nota de prensa su oficina en Panamá.

La misión, calificada “de alto nivel”, la encabeza la representante regional para América Central de ONU Derechos Humanos, Marlene Alejos, quien sostendrá reuniones en Managua y en Masaya con autoridades del Estado, madres de víctimas y diferentes sectores de la sociedad.

Lea Además: Alianza Cívica pide a Alto Comisionado de Naciones Unidas denunciar matanza ordenada por Daniel Ortega.

Hasta este lunes se desconocía la agenda de esta delegación. Pero Juanita Jiménez, de la Iniciativa de Defensoras, la calificó de “fundamental” porque se trata del organismo universal de defensa de derechos humanos.

Esta comisión no solo podrá retomar el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), sino que deberá acompañar el desarme de las fuerzas irregulares, conocidas como paramilitares, que han causado la mayoría de crímenes en el país, manifestó Jiménez.

En tanto, María Claudia Pulido, secretaria ejecutiva adjunta de la CIDH, dijo este martes que la violencia en Nicaragua “es grave” y que los testimonios de las víctimas hacen indicar que el agresor es el Estado, a quien le han hecho un llamado urgente a que cese la represión contra la población.

Puede leer: Secretario general de la CIDH, Paulo Abrao, hace un llamado “a no naturalizar la barbarie”

La funcionaria de la CIDH dijo que los miles de testimonios de familiares de las víctimas de la represión gubernamental dan prueba que los actores de la represión “son agentes del Estado”.

No obstante, Pulido aseguró que en el encuentro este lunes con el canciller Denis Moncada, el Ejecutivo les reportó “actos vandálicos” y violencia contra policías. “Las autoridades nos dieron cuenta de 12 policías asesinados”, expresó.

“La Comisión ha estado verificando la situación compleja que está enfrentando hoy en día la sociedad nicaragüense”, dijo.

Lea además: CIDH insiste en detener graves violaciones de derechos humanos en Nicaragua

Los miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia le pidieron al equipo técnico de Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) de la CIDH, con quienes se reunieron este martes, que insista al Gobierno de Nicaragua detener la represión y desarme al grupo de paramilitares.

El equipo del Meseni se reunió, por separado, con los delegados de la Alianza Cívica y del Gobierno que integran la Comisión de Verificación y Seguridad, en el Seminario Nuestra Señora de Fátima, en Managua, sede del diálogo nacional. Los funcionarios no dieron declaraciones.

Al salir de esa reunión, José Adán Aguerri y Sandra Ramos, de la Alianza Cívica, explicaron que le plantearon al Meseni la urgencia de que el Gobierno cese todo tipo de represión y que implemente cada una de las 15 recomendaciones que hizo la CIDH en su informe sobre la violencia.

Vea también: Fiscalía imputa nuevos delitos a joven en estado crítico en hospital de Managua

Aguerri dijo que se insistió en “el desarme” de los paramilitares porque “la prioridad es que no haya más muertos y que en Nicaragua pase a ser un país donde impere una realidad que no sea el salvajismo que estamos viendo”.

Para la Alianza Cívica, que integran universitarios, campesinos, empresarios y la sociedad civil, es un logro del diálogo la presencia de la CIDH, que con sus equipos del Meseni, que será reforzado con el del GIEI, pues validarán in situ quiénes de los sectores incumplen los acuerdos y a los responsables de la violencia.

EL Gobierno sigue trabando diálogo

El gobierno de Daniel Ortega sigue trabando el diálogo, ya que este martes y por segundo día no se reunieron las mesas electoral y de justicia, evitando que se aborde el tema de la democratización.

Ortega tampoco responde si acepta el adelanto de las elecciones a marzo del 2019, como lo plantearon los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

Lea también: Gobierno en feroz persecución a defensores de derechos humanos

Juan Sebastián Chamorro, de la Alianza Cívica, criticó la falta de voluntad política del gobierno de Ortega al no hablar de los temas importantes en el país, siendo su estrategia de querer ganar tiempo al atrasar el diálogo mientras intenta desmontar la protesta por la fuerza.

“Eso no significa que la protesta se acabó, los principales tranques continúan. El Gobierno pretende seguir vendiendo otra realidad, pero vemos que las condiciones del país se están deteriorando, la actividad económica está semiparalizada, se están perdiendo miles de empleos y por eso seguimos creyendo que el diálogo es la vía pacífica para encontrar una salida a la crisis”, dijo Chamorro.