Gobierno de Daniel Ortega deja la economía de Nicaragua al borde de la caída este año

El Banco Central aplicó un segundo recorte a las metas de crecimientos y la ubicó entre 0.5 y 1.5 por ciento, lejos del 4.9 por ciento que había proyectado a inicios de este año. Nicaragua arriba hoy a 72 días de profunda crisis sociopolítica

BCN, Banco Central de Nicaragua, FMI, cifras oficiales

Nueva meta es crecer entre 0.5 y 1.5 %, pero dependerá de que crisis no se mantenga el resto del año. LA PRENSA/ARCHIVO

El Gobierno hizo este miércoles un recuento de las afectaciones económicas que ha provocado la crisis sociopolítica que vive el país y por segunda ocasión, desde que esta inició el pasado 18 de abril, revisó la meta de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) y la fijó en un rango de entre 0.5 y 1.5 por ciento, condicionándola a que la crisis no se mantenga durante el tercer trimestre del año.

Lea además: Daniel Ortega hunde a la economía de Nicaragua en una grave crisis

Dado que el Diálogo Nacional es la única vía para resolver la situación actual y que en este aún no se logra una solución, la contracción del PIB es inminente. La estimación oficial coincidiría con la de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), que ha dicho que de mantenerse o profundizarse la crisis durante el resto del año, la economía cerraría el 2018 con una caída del 2 por ciento y pérdidas por 915.6 millones de dólares.

La meta de crecimiento fijada por el Gobierno originalmente para este año era de  entre 4.5 y 5 por ciento. El  pasado 21 de mayo, cuando solo habían transcurrido 34 días de crisis, la redujo a entre  3 y 3.5 por ciento; y ayer tras 71 días de crisis la rebajó a entre 0.5 y 1.5 por ciento.

Puede interesarle: Banco Central recurre a línea de crédito para garantizar liquidez

El miércoles en conferencias separadas y a las que LA PRENSA no fue invitada, el presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes, y el titular del Ministerio de Hacienda y Crédito  Público, Iván Acosta, presentaron un recuento de las afectaciones económicas.

Ovidio Reyes, presidente del Banco Central, presentando un informe del PIB de Nicaragua y las perspectivas económicas. LA PRENSA/ARCHIVO /Maynor Valenzuela
Ovidio Reyes, presidente del Banco Central, presentando un informe del PIB de Nicaragua y las perspectivas económicas. LA PRENSA/ARCHIVO /Maynor Valenzuela

Reyes detalló que como resultado de los “disturbios de los últimos meses” la afectación es mayor a la presentada en mayo, cuando se hizo la primera revisión.

Lea también: ¿Por qué el financiamiento del Gobierno de Ortega en las multilaterales está en riesgo?

“El crecimiento del PIB lo estamos estimando en 1.0 por ciento, un rango entre 0.5 por ciento y 1. 5 por ciento de crecimiento, como les decíamos, después de haber esperado un 4.9 por ciento. Y la pérdida asciende a 13,548 millones de córdobas, esto significa 430 millones de dólares de pérdidas a la economía. Entonces, el daño es global, que hemos estimado nosotros para el año 2018”, dijo Reyes.

Se perderán 85,100 empleos

El presidente del BCN añadió que se espera la pérdida de 85,100 empleos. “Eso significa que la tasa de desempleo va a pasar de 3.7 por ciento, que hubo en diciembre de 2017, a alrededor de 6 por ciento en este año”.

Con respecto a la inflación la nueva proyección es que se ubique entre 6.5 y 8.5 por ciento, cuando en el año pasado se ubicó alrededor del 5 por ciento. Y para el sector turístico, hoteles y restaurantes que han sido de los más afectados, el BCN estima pérdidas por 231 millones de dólares.

El despacho de abogados Mossack Fonseca fue el epicentro de los denominados papeles de Panamá. LA PRENSA/ARCHIVO

Vea además: Cosecha de primera de granos básicos está a salvo de la crisis que vive Nicaragua

“Con la expectativa de que esta pérdida sea acumulativa, es decir, que permanezca por un buen rato, dado que el turista es el que es más difícil de poder movilizar y de poder garantizar que llegue al país. Creemos que los ingresos por turismo, después que estábamos esperando 924 millones de dólares de ingresos, van a bajar a 693 millones de dólares”, señaló Reyes.

Asimismo, el Gobierno proyecta una reducción de 238 millones de dólares en Inversión Extranjera Directa (IED). La nueva meta es captar este año 1,332 millones de dólares en IED.

La menor dinámica económica también afectará el comercio exterior. El Gobierno proyecta una reducción de 440 millones de dólares en la venta de productos nicaragüenses al mercado externo; y de 465 millones de dólares en la compra de productos que se traen del exterior.

Remesas crecerán

Sin embargo, las autoridades esperan que por efecto de la crisis las remesas crezcan en al menos 48 millones de dólares y que el país cierre el año con unos 1,530 millones de dólares enviados del exterior; “ya que estas han venido incrementándose a raíz de los problemas observados, lo más probable es que sea resultado de que las familias están compensando por la situación nacional”, dijo Reyes.

Puede leer: Estrepitosa caída en llegada de viajeros a Nicaragua en mayo por profunda crisis

El funcionario lamentó los daños que la crisis causará este año a la economía y aseguró que aún es tiempo de encontrar una solución que permita que la economía siga creciendo, pero admitió que de no encontrarse esa solución incluso se podría afectar el crecimiento al mediano plazo.

“La afectación principal y lo más lamentable de todo esto es la pérdida de empleos”, indicó Reyes. Añadió que aunque “tenemos un escenario un poco más negativo, creemos que con la situación actual y con lo que hemos venido observando de actividad económica esto es rescatable, apostamos por tener una economía que al menos pueda crecer alrededor del 1 por ciento y que puedan reconstruirse las bases para tener el próximo año una recuperación económica”.

Las autoridades consideran que el buen desempeño del sector agrícola y del pecuario contribuiría a esta recuperación, y que el buen desempeño económico de los últimos años ha evitado que este crisis provoque afectaciones mayores, por lo que la recuperación será más fácil, siempre y cuando la crisis no se mantenga en el tercer trimestre del año.

Aunque Reyes y Acosta instaron a los participantes del Diálogo Nacional a hacer efectiva su participación para devolverle la estabilidad al país, ninguno de ellos se refirió a que es el Gobierno el que ha impedido avanzar en la agenda planteada en esa mesa por los obispos de la Conferencia Episcopal y los miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: