Autoridades niegan el ingreso de la CIDH a las celdas de El Chipote

Las autoridades no les dieron el permiso a los delegados de la CIDH para inspeccionar las condiciones de los detenidos

Funcionarios de la CIDH esperan una autorización para dejarlos entrar.

La delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), integrada por Álvaro Botero y Fiorella Melzi, decidió retirarse, luego de esperar dos horas, de las afueras de la cárcel El Chipote ya que las autoridades no les dieron el permiso para inspeccionar las condiciones de los detenidos.

Pablo Abrao, secretario ejecutivo de la CIDH dijo que el equipo no pudo adentrar «porque estaban resolviendo problemas administrativos».

Según la Comisión, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) registra aproximadamente 78 denuncias de detenciones ilegales en las diferentes delegaciones policiales, cárceles y sistemas penitenciarios.

Familias de detenidos exponen los abusos a la CIDH.

Las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial, mejor conocido con la cárcel de El Chipote, son constantemente denunciadas de no prestar condiciones humanas para albergar a sospechosos de delitos.

El equipo de la CIDH está recibiendo las denuncias de madres, hermanas y otros familiares de jóvenes que están detenidos en El Chipote, quienes aseguran que las capturas han sido ilegales y por represalias políticas, únicamente por protestar en contra del régimen orteguista.

Decenas de familiares de detenidos en El Chipote esperan una respuesta de las autoridades represivas sobre la suerte de sus parientes.

Varios incluso fueron secuestrados en sus casas o en las calles por paramilitares enmascarados, como ocurrió con las redadas en Nagarote y varios barrios orientales de Managua

Al menos siete menores de edad están detenidos también. Tres del barrio Hilario Sánchez, uno de Nagarote y tres de otros barrios de Managua, explicó Braulio Abarca, abogado del CENIDH, quien acompaña al equipo de la CIDH.