Rubén Darío, ideas y versos sobre política y paz

10 notas sobre la visión extraordinaria de Rubén Darío sobre política, unionismo, democracia, justicia y paz aún vigentes en nuestros tiempos

Rubén Darío. LA PRENSA/Archivo

En un artículo sobre Rubén Darío, escrito en 1941, Salomón de la Selva dice: “Es pasmoso, al releer a Darío atestiguar hasta qué punto estaba despierto su intelecto a las preocupaciones universales, a las inquietudes sociales, políticas y económicas, viéndolo y previéndolo todo con extraordinario acierto”.

A continuación dejo diez notas sobre el pensamiento y visión extraordinaria de Rubén Darío sobre la política, unionismo, democracia, justicia y paz, publicado en la sección Virtudes cívicas, del libro Estudios darianos, de mi autoría. Colección Cultural del Banco Nicaragüense, 1997.

1- Desde su juventud, Rubén abominó la politiquería, “ese tremendo hervidero de la pasión política” que podía contaminarlo todo, incluso el arte mismo.

2- Si bien Rubén nunca militó oficialmente en ningún partido político, ideológicamente, como hombre de su época, se identificó con el pensamiento liberal de fines del siglo pasado, que por entonces encarnaba los ideales más progresistas.

3- Rubén creció y se formó, ideológicamente, en una atmósfera dominada por el pensamiento liberal centroamericano finisecular, una de cuyas características era la vocación unionista, la pasión por reconstruir la patria centroamericana.

4- El liberalismo de Rubén, salvo en su etapa juvenil, nunca fue radical ni se contrapuso a sus creencias cristianas. Darío logró conciliar su fe cristiana con su opción ideológica liberal, algo nada raro entre los intelectuales de su época. Su liberalismo era la expresión de su fe en el progreso, la justicia, la libertad y la perfectibilidad del hombre.

5- El porvenir de América es un tema recurrente en la poesía dariana desde “Primeras Notas – Epístolas y poemas” (1888), hasta en sus últimas composiciones, pasando por el “Canto a la Argentina” (1914).

6- Darío asumió, con plena conciencia, su alta misión de poeta continental, vate por excelencia de las angustias y esperanzas de los pueblos hispanoamericanos.

7- En realidad, desde sus primeras poesías, Rubén aborda temas de carácter social. Alusiones al pueblo, a los pobres, al obrero y el trabajador, son frecuentes en sus poemas juveniles. En 1882, en su extensa “Epístola a un labriego” hace el elogio del trabajo campesino.

8- Una hermosa alegría sobre el yugo y las libertades su poema “Gesta del Coso”, incluido en “Canto a la Argentina y otros poemas”, pero escrito en Guatemala en 1890.

9- Rubén fue siempre un ferviente admirador de la democracia y sabía que solo ella puede salvarnos de las tiranías de cualquier signo:

“Temblad, temblad tiranos, en vuestras reales sillas,
Ni piedra sobre piedra de todas las Bastillas
Mañana quedará”.

“Tu hoguera en todas partes, ¡oh Democracia inflamas,
Tus anchos pabellones son nuestros oriflamas,
y al viento flotan ya”.

“Verá campos abiertos la multitud obrera,
y, quebrantando el yugo la nuca prisionera,
será Búfalo el Buey”.

“Cuando se desentense el arco puesto en comba,
Traerá en el pico al mundo la mística colomba
La oliva de la Paz”.

(“Salmo de la pluma”).

 

Rubén Darío. LA PRENSA/ARCHIVO

10- “La paz —afirma Edelberto Torres— es un leitmotiv en la poesía social de Darío”. La paz fue un tema permanente en su canto. No debe entonces sorprendernos que casi al final de su vida, y pese a lo deteriorado de su salud, Rubén emprenda una gira pacifista, y que uno de sus últimos poemas haya sido precisamente consagrado al tema de la paz (1915):

“Io vo gridando pace, pace, pace!
Así clamaba el italiano;
Así voy gritando yo ahora,
“alma en el alma, mano en la mano”
A los países de la Aurora…

“Si la Paz no es posible, que como en Isaías
Las ciudades revienten;
que sean de tinieblas las noches y los días;
que las almas que sienten
soplos de Dios, duerman sueño profundo
mientras que se desangra y se deshace el mundo…”

“¡Oh pueblos nuestros! ¡Oh pueblos nuestros!
en la esperanza y en el trabajo y la paz. (Juntaos
No busquéis las tinieblas, no persigáis el caos,
y no reguéis con sangre nuestra tierra feraz”.

(“Pax”)

 

*Escritor

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: